Inicio / Actualidad / Presidenta de Médicos del Mundo España: Salir de esta pandemia juntos, o no salir de ella

Presidenta de Médicos del Mundo España: Salir de esta pandemia juntos, o no salir de ella

La presidenta de Médicos del Mundo España, Nieves Turienzo, escribe para EFEsalud un articulo en el marco del primer año desde que estalló la pandemia, una crisis sanitaria, social y económica que todavía no hemos dejado atrás

Nieves Turienzo, presidenta de Médicos del Mundo España
La presidenta de Médicos del Mundo España, Nieves Turienzo/Foto cedida

Salir de esta pandemia juntos, o no salir de ella

Nieves Turienzo

En 2020 Médicos del Mundo España cumplía 30 años, tres décadas de trabajo, lucha y aprendizaje.

Teníamos preparado el confeti cuando estalló una epidemia mundial: la covid-19, y entonces dejamos apartadas las celebraciones y nos arremangamos para hacer lo que mejor sabemos hacer: reforzar el sistema sanitario y proteger la salud de las personas.

Nuestro lema, “combatimos todas las enfermedades, incluida la injusticia” se hizo más real y necesario que nunca.

Al final aprendimos, como tantas personas hemos aprendido este año, que celebrar era más sencillo de lo que creíamos: consistía simple y llanamente en estar cerca de las personas que nos importan, apoyándonos y sosteniéndonos en momentos duros. Esa era nuestra misión hace 30 años y esa sigue siendo hoy.

Durante estas tres décadas hemos trabajado en España con las personas más vulnerables de nuestra sociedad: personas sin hogar, migrantes en situación irregular, consumidores de drogas, mujeres en situación de prostitución, etc; y fuera de nuestras fronteras en crisis humanitarias, desastres naturales y epidemias como el Ébola, donde aprendimos las técnicas de prevención y control de la infección que hoy tanto nos ha servido.

Todo ello, siempre, codo con codo con el personal sanitario local, verdaderos protagonistas de las realidades que han tenido que lidiar.

2020 nos ha cambiado, o quizás no tanto. En España, nos tocó enfrentar una epidemia mundial con un Sistema Nacional de Salud malherido, tras años de recortes en su financiación y con una merma de recursos humanos y materiales y un personal sanitario sobrepasado que trató de remendar unas costuras que ya habían dado de sí.

residencias mayores
El equipo de Médicos del Mundo en las residencias de mayores/ Fotografía de Ignacio Marín

Por ello, ofrecimos nuestras manos a las autoridades sanitarias para colaborar con el personal de salud, para compartir nuestro conocimiento en epidemias y mejorar los protocolos de prevención y control de la infección (PCI), estableciendo circuitos seguros para los pacientes y profesionales en varios hospitales públicos, así como en numerosas residencias de ancianos.

Para Médicos del Mundo es clave una atención más segura y humana. Para todas las personas que formamos esta asociación, haber podido estar al lado de nuestros mayores, las personas que más han sufrido esta epidemia -no solo por la infección, sino por la soledad y el aislamiento-, ha sido un privilegio y aprendizaje.

Hoy, un año después, cuando ya vacunados comienzan a retomar su libertad, nos acordamos de esas casi 30.000 personas mayores que nos han dejado. Ojalá la próxima vez seamos capaces de tener un Sistema Nacional de Salud fuerte, que soporte y se ocupe de todas las personas, sin dejar a nadie atrás.

En este año la vida de las personas con las que normalmente trabajamos ha cambiado mucho: las más vulnerables son las más golpeadas por las crisis, así que por primera vez nos hemos visto en la necesidad de proveerlos de lo más esencial ante sus extremas dificultades para sobrevivir: alimento y alojamiento.

Hemos repartido más de 125.000 kg de alimentos, más de 1.000 ayudas económicas y de alojamiento, atención telefónica en 10 idiomas, más de 80.000 mascarillas y kits de higiene entregados, más de 7.500 atenciones psicológicas, etc.

En este último año, hemos contribuido a resistir en España, pero también fuera de nuestras fronteras.

En coordinación con la Red Internacional de Médicos del Mundo, hemos estado y estamos presentes en 53 países, trabajando para limitar la propagación del virus y reducir su impacto. Apoyamos a sus profesionales de salud, que tienen grandes dificultades debido a la escasez de material de prevención, la disminución extrema de los desplazamientos y la debilidad de sus sistemas sanitarios.

Médicos del Mundo trabaja en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid donde se ha instalado un zona de campaña para ayudar a la lucha sanitaria contra el coronavirus. EFE/ Juanjo Martín

Si los países con sistemas de salud débil -o casi inexistente- y sin recursos económicos no tienen acceso a las técnicas de diagnóstico, prevención y tratamiento, incluida la vacuna, la transmisión del virus y sus temidas mutaciones continuará,  ocasionando un sufrimiento que podemos evitar.

Estos bienes deben ser considerados un derecho de todos. Tenemos que tratar un problema global con soluciones globales, para lograr vencer a esta epidemia en un futuro no muy lejano.

¿Ahora nos entendéis? Siempre hemos defendido que no dejar a nadie atrás es la clave para salvarnos a todas y todos.

No acceder de igual manera a la vacuna será una condena para toda la sociedad, ya que los países que no tengan acceso a ella pueden convertirse en un reservorio de coronavirus en este mundo global y en movimiento en el que vivimos.

La pandemia continúa y continuará si en las lecciones aprendidas no está reforzar la ayuda internacional y la protección a las personas refugiadas, desplazadas y migrantes, extremadamente expuestas.

En esta pandemia los sistemas sanitarios más equitativos, los que no dejan a nadie atrás, son los que mejor han resistido la peor crisis sanitaria del último siglo.

Esa es la mejor estrategia de salud pública, y así lo hemos expuesto en la Comisión de Reconstrucción del Congreso, donde también trabajamos para incidir en cambios políticos que logren mejorar la vida y la dignidad de las personas.

Con esperanza. Con la esperanza de volver a las relaciones cercanas. Con la esperanza de construir un mundo más justo.

(No Ratings Yet)
Cargando…