Inicio / Blog Salud y Prevención / Manual de instrucciones para padres primerizos

Manual de instrucciones para padres primerizos

Como recién estrenado padre estarás lleno de dudas sobre cómo cuidar a tu bebé. Te damos 10 consejos básicos que, junto con tu sentido común e instinto, te ayudarán a disfrutar de esta nueva etapa con normalidad.

Manual de instrucciones para padres primerizos
Foto: Grupo Hospitalario Quirón

La llegada de un hijo si bien es un motivo de inmensa felicidad para los nuevos padres, sin lugar a dudas también supone un cambio importante en la vida de la pareja.

En medio del propio proceso de adaptación, poco favorecido por los cambios hormonales y la falta de descanso, surgen miles de dudas que pueden hacer incluso que nos cuestionemos nuestra capacidad para asumir la nueva responsabilidad.

Es en este punto en el que muchos echan de menos un manual de instrucciones, algo que les pueda ayudar en este inicio de su nueva condición, difícil en cualquier caso, pero que -con unos mínimos conocimientos y un poco de sentido común- pueden hacer que todo pueda volver fácilmente a la normalidad.

1. La alimentación 

En cuanto a la alimentación del recién nacido hay que decir que, a día de hoy, la leche materna sigue siendo la alimentación ideal del lactante sano durante los 6 primeros meses de la vida. Sus ventajas fundamentalmente en la vertiente inmunológica la hacen inimitable.

El éxito de la lactancia materna radica en el convencimiento de la madre de querer dar el pecho, junto a un correcto conocimiento de la técnica. En este enlace podéis encontrar las recomendaciones de la AEP sobre la lactancia materna.

El contacto piel con piel precoz madre-recién nacido favorece el inicio de la lactancia materna.

La leche materna evoluciona y cambia continuamente, adaptándose a las necesidades de cada niño a lo largo de la lactancia y mantiene unas diferencias básicas respecto a la leche de vaca que es de la que partimos para la elaboración de las fórmulas infantiles.

Las fórmulas lácteas surgen como una alternativa cuando la lactancia materna no es posible. Su objetivo es acercarse al “patrón oro”, la leche materna, no sólo copiando sus componentes sino intentando reproducir una funcionalidad similar, medible por sus efectos en el lactante.

La composición de las fórmulas se ha ido modificando a medida que se han ido conociendo las necesidades nutricionales del lactante.

En el caso de tener que recurrir a la lactancia artificial es necesario tener en cuenta que no todas las leches son iguales y que es importante la correcta preparación del biberón utilizando en la medida de los posible agua con bajo contenido en sales, apta para la alimentación infantil.

Las tomas inicialmente variarán entre cada 2-4h

2. El sueño 

El recién nacido duerme de 16 a 18 horas diarias, aunque es muy variable y no tiene un ritmo establecido. Debe aprender a regular el ciclo sueño-vigilia y para ello se puede ayudar manteniéndole por el día con la luz y el ruido normal de la casa y por la noche con silencio y oscuridad. Puede ser útil mantenerle en distintos espacios de la casa durante el día y la noche.

Se recomienda ponerle a dormir boca arriba sobre un colchón firme, sin almohada y sin exceso de ropa ó calor. La cabeza debe cambiarse regularmente de postura para evitar que se deforme. Debe aprender a dormirse sólo.

3. La higiene 

La higiene del recién nacido es un aspecto importante. El baño debe ser diario, incluso, aunque no se le haya caído el cordón umbilical, con un jabón suave, mejor sin esponja y la temperatura ideal del agua debe de ser de 36º. Esto además les ayuda a establecer una rutina diaria.

Si la piel está muy seca puede ser útil echar aceite en el agua del baño.

La limpieza de los genitales es importante. En las niñas debe de ser desde la vulva hacia atrás y en los niños no hay que forzar el prepucio. La fimosis es fisiológica en el recién nacido.

La limpieza del ombligo debe ser cuidadosa, sobre todo en los primeros días, cuando aún no se ha caído, intentando mantenerlo siempre seco. Se lavará con agua y jabón y se aplicarán soluciones con clorhexidina 1 vez al día.

La nariz y los ojos se limpiarán suavemente con suero salino fisiológico si tienen secreciones.

A partir de los 15 días de vida pueden cortarse las uñas, con una tijera redonda. Previamente pueden limárselas si las tienen muy largas, para evitar que se erosionen la cara.

Es importante también el lavado de manos del adulto antes de manipular al recién nacido, teniendo especial cuidado con las visitas de adultos o niños que puedan tener procesos agudos (catarros…).

4. El peso 

Durante los primeros días los niños pierden peso con respecto al nacimiento <10% y a partir de entonces comienzan a ganar a razón de 150g/ semana aproximadamente, durante los 3 primeros meses de vida.

5. El llanto

Una forma especial de llanto consiste en el cólico del lactante; son molestias intestinales debidas a múltiples causas que aparecen en la 2-3 semana de vida y desaparecen alrededor de los 3 meses de edad, suelen ser por la tarde.

El llanto por cólico del lactante es algo benigno, no se desespere. Puede aliviarlo balanceándolo, poniéndole cerca de sonidos rítmicos (lavadora, TV), pasearlo en brazos, coche. Deben estar tranquilos para infundirle tranquilidad. No existen medicamentos eficaces. Asegúrese de que no existe otro motivo por el que llora (consulte con el especialista).

6. Los gases

El eructo es necesario para eliminar la gran cantidad de aire que el bebé deglute con la toma; puede facilitarle cogiendo al bebé en brazos, con la cabeza apoyada sobre el hombro y dándole suaves palmaditas en la espalda; también si lo sienta sobre su falda con la espalda recta; o si lo pone boca abajo sobre su falda dándole suaves golpecitos en la espalda. Si a pesar de ello no lo consigue, acuéstelo sobre su lado derecho.

Es frecuente que tras la toma y coincidiendo con el eructo el bebé eche una pequeña cantidad de leche: es la regurgitación: sale despacio, a bocanadas, sin fuerza. Si es muy llamativa o tiene dudas consulte a su pediatra.

7. Las deposiciones 

Las primeras deposiciones que realiza el recién nacido, meconio, son negras pegajosas y sin olor (como alquitrán); se eliminan en las primeras 24h de vida y pueden seguir durante algún días más; luego ya pasan a las deposiciones de lactantes, amarillas generalmente con grumos y de consistencia variable (más compactas con biberón). Vigile las deposiciones blanquecinas en el primer mes de vida. El nº es muy variable ( de 1-8/ día) y aunque los niños con lactancia materna suelen hacer 1 deposición tras las tomas no siempre es así y no implica que haya ningún problema.

El niño puede tener un color amarillo los primeros días de vida: ictericia; vigile que no vaya en aumento; puede exponerlo a luz solar indirecta a través de cristal en horas que no haga mucho calor; si se prolonga más de 15 días o se acompaña de deposiciones blancas, consulte.

8. El paseo 

Si el tiempo lo permite es adecuado de manera diaria, evitando la exposición directa al sol y protegiendo al recién nacido con un foto-protector adecuado.

9. El hipo 

Es muy frecuente en el RN, no se asuste: puede durarle un rato; se puede aliviar cambiando al niño de posición, colocándole baca abajo ó dándole suaves palmaditas sobre su espalda.

10. El cariño

Recuerda que desde el nacimiento, el niño necesita del cariño de sus padres, caricias y palabras de afecto, para favorecer su maduración psico- neurológica.

 

(No Ratings Yet)
Loading...
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies