Inicio / Actualidad / Un manifiesto de periodistas contra el alzhéimer

Un manifiesto de periodistas contra el alzhéimer

La Declaración de Salamanca rubricó la semana pasada el apoyo de numerosos medios de información a la lucha contra el alzhéimer a través de un Manifiesto suscrito en el I Encuentro “Periodismo y Alzhéimer”, organizado en esta ciudad con motivo del X Aniversario del Centro de Referencia Estatal

Un manifiesto de periodistas contra el alzhéimer
Imagen de las reuniones el I Encuentro "Periodismo y Alzhéimer", que fructificó en la Declaración de Salamanca/Foto facilitada por los organizadores de este encuentro

En este acto, el vicepresidente de la Federación de Asociaciones de la Prensa (FAPE), Aurelio Martín, mostró el compromiso de los informadores en la lucha contra el alzhéimer, mientras el rector de la Universidad de Salamanca, Ricardo Rivero, aseguró que “lo más importante es la dignidad de la persona”, al tiempo que reconoció la importante labor de los medios de comunicación.

También incidieron en el papel que juegan el periodismo tanto en la información como en la divulgación y la sensibilización, la secretaria de Estado de Bienestar Social, María Pilar Díaz López, como la directora general del IMSERSO, Carmen Orte.

La Declaración, redactada por y para periodistas, tiene la voluntad de hacer llegar a la sociedad los avances y la evolución de las investigaciones, para poder mejorar la calidad de vida de las personas con alzhéimer.

Asimismo, este documento busca huir del victimismo, dar voz a los afectados y prestar apoyo y atención a los cuidadores. También pide a la instituciones y entidades que trabajan contra el alzhéimer que contraten a profesionales del periodismo para sus gabinetes de Comunicación.

Periodistas y medios de ámbito nacional, regional y local de todos los puntos de España, así como la FAPE, la Asociación Salmantina de Periodistas, la de Valladolid y el Colegio de Periodistas de Castilla y León se han unido a este manifiesto histórico.

La Declaración de Salamanca  

“En reunión celebrada el día 13 de septiembre de 2018 en Salamanca, representantes de la profesión periodística expresamos en esta Declaración nuestra visión de la enfermedad de Alzheimer y la voluntad de contribuir desde nuestra responsabilidad a dar a conocer su realidad. En este sentido, consideramos la importancia de hacer llegar a la sociedad los avances y la evolución de las investigaciones, terapias e iniciativas que contribuyan a mejorar la calidad de vida de las personas con alzhéimer y su entorno. Hacemos constar que el punto número 7 del Código Ético y Deontológico del Periodismo recoge que “el periodista extremará su celo profesional en el respeto a los derechos de los más débiles y los discriminados”.

alzhéimer
El vicepresidente de la FAPE, Aurelio Martín, firma la Declaración de Salamanca/Foto facilitada por los organizadores del encuentro

Preámbulo

1.- Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia: se calcula que representa entre un 60% y un 70% de los casos, convirtiéndose en una de las lacras del siglo XXI. Para que esta realidad quede patente es recomendable que los medios de comunicación, creadores de imágenes y conformadores de identidades colectivas, contribuyan a un cambio de visión, imagen y estereotipos de la sociedad sobre esta enfermedad.

2.- La enfermedad de Alzheimer es un problema social y sanitario de dimensión pública que no afecta tan sólo a los enfermos y a su círculo familiar, sino que además produce un impacto sobre el conjunto de la sociedad. Es preciso que las administraciones, los agentes económicos y sociales y la ciudadanía en general se involucren en el diseño de planes de atención específicos para las personas afectadas y también destinen recursos con el fin de realizar proyectos para paliar las necesidades de pacientes y sus cuidadores.

3.- Más de un millón de personas en España padecen la enfermedad de Alzheimer y se cree que 46,8 millones en el mundo la sufren. Estas personas, sus familiares y cuidadores conforman un grupo heterogéneo que se enfrenta a problemas muy diversos en su día a día. Deberíamos, por tanto, evitar encasillarlos y generalizar conceptos a la hora de hablar sobre esta enfermedad.

4.- Las estadísticas ponen de manifiesto que este tipo de demencia continuará con una tendencia ascendente y se prevé que llegue a afectar a 135 millones de personas en el año 2050, por lo que se convertiría en una de las enfermedades más importantes del siglo XXI. Por tanto, es necesario acercar la realidad del alzhéimer a la sociedad para que conozca, valore y comprenda su desarrollo y esté al día de todos los avances que se van produciendo.

5.- Solicitamos a editores y medios de comunicación, responsables últimos de las publicaciones o emisiones de radio y televisión -con especial referencia a los medios públicos- que amplíen sus coberturas informativas, y reflejen la realidad y los avances que se van produciendo y ofrezcan enfoques que eviten la estigmatización de la enfermedad.

alzhéimer
El alzhéimer afecta capacidades como la orientación espacial, temporal y personal. Por eso es fundamental la señalización en los espacios. EFE/Luis Tejido-jr

Nuestro compromiso

Como periodistas asumimos este planteamiento y proponemos una serie de recomendaciones que favorezcan la visión y el trato que se da a la enfermedad de Alzheimer en los medios de comunicación.

Recomendamos:

1.- Evitar en las informaciones posibles enfoques caritativos o victimistas, y tratar de mostrar en toda su dimensión la realidad de las personas con alzhéimer y sus familiares.

2.- Dar voz a las personas con enfermedad de Alzheimer y a sus familias, así como a investigadores y profesionales, cuando se aborde cualquier información de este ámbito, partiendo de nuestro compromiso básico de acudir a las fuentes y contrastar las informaciones.

3.- Prestar atención especial a profesionales e investigadores de la enfermedad, de tal forma que la sociedad conozca las líneas de investigación y los datos que aporten nuevos conocimientos sobre el futuro de la enfermedad. En este sentido, consideramos fundamental ser rigurosos a la hora de informar para no generar falsas expectativas en la ciudadanía.

4.- Abordar desde un enfoque contextualizado la información sobre la enfermedad, para ayudar al público a comprender y acercarse al mundo de las demencias y el alzhéimer con mayor conocimiento, como es norma básica en el periodismo.

5.- Fomentar la presencia de periodistas como responsables de la comunicación en las entidades relacionadas con el alzhéimer, como centros de investigación y asociaciones, entre otras. La profesionalización es esencial en la relación con los medios de comunicación.

6.- Impulsar la formación en este ámbito, por parte de las entidades relacionadas con el alzhéimer, para que los periodistas podamos mejorar nuestros conocimientos al respecto y utilizar el lenguaje preciso, siguiendo las recomendaciones de los profesionales.

(No Ratings Yet)
Cargando…