Inicio / Profesionales / Naturopatía: los médicos no la reconocen como disciplina científica

Naturopatía: los médicos no la reconocen como disciplina científica

La asamblea general de la Organización Médica Colegial (OMC) aprueba en su reunión de Alicante, este fin de semana, una Declaración en la que afirma que la naturopatía “no constituye legalmente una disciplina médica, aunque contenga en sus fundamentos elementos propios del acto médico”

Este pronunciamiento es la respuesta que la OMC ha dado a la petición que le formuló en su día la Asociación Española de Médicos Naturistas (AEMN).

En su escrito, la AEMN solicitaba que “la Medicina Naturista sea considerada una disciplina o rama médica” y que, además, tuviera el “reconocimiento de Acto Médico”.

En la Declaración, la Organización Médica Colegial establece que la aplicación de algunos procedimientos de Terapias Complementarias/Alternativas No Convencionales (TCA) que no precisan de tratamientos curativos “es un acto sanitario y no, en sensu estricto, un acto médico”.

La naturopatía, una terapia basada en el tratamiento natural, la fuerza autocurativa del organismo y disciplinas ya preexistentes (prevención, psicología, nutrición, consejos de salud, higiene física y psíquica, masaje y reflexoterapia), “no constituye una disciplina médica”, según la OMC, y mientras no exista una titulación oficial reconocida “no se puede reconocer la denominación de Medicina Naturista ni es posible otorgar licencia para su ejercicio”.

Según la representación de los médicos españoles, la naturopatía “tendrá la consideración de acto médico cuando esté realizado por un médico, siempre que esté sometido dicho acto a los mismos criterios éticos y científicos de las otras actividades médicas reguladas”.

Cuando una actuación del ámbito de la terapia naturista se realice por personas no sanitarias, sin competencia y sin habilitación alguna tendrán la consideración de “intrusos, curanderos o charlatanes”.

El informe de la OMC considera que las administraciones central y autonómicas deberán determinar las repercusiones sobre el uso y la aplicación de estas terapias en el ámbito de los cuidados sanitarios y de la salud pública, así como la regulación de los centros sanitarios donde debe aplicarse y la identificación de quienes lo hacen, cómo lo hacen y la veracidad de la publicidad que realicen.

Por su parte, será responsabilidad de la Organización Médica Colegial “colaborar a regular todas estas prácticas, proceder a su adecuado registro e identificar a los que realizan intrusismo”, según se especifica en la Declaración.

(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…