Inicio / Enfermedades / ¿Qué tratamiento hay para los dolores de columna?

¿Qué tratamiento hay para los dolores de columna?

La columna es el pilar del cuerpo humano cuya modificación permitió andar erguidos a los primeros homínidos y de cuya salud depende que aún se pueda hoy en día. Ante los dolores que generan las enfermedades de columna nos quejamos y nos encorvamos pero ¿sabemos cuáles son y qué dolores generan?

¿Qué tratamiento hay para los dolores de columna?
Maqueta de una columna vertebral con el sistema daytona para el tratamiento de la escoliosis. EFE-Foto facilitada por el Hospital Sanitas La Moraleja

El análisis de las enfermedades de columna vertebral ha dado lugar a un compendio científico “Cirugía raquimedular”,  cuya intención es “dar a conocer el elevado nivel de los especialistas en columna vertebral y médula espinal”, afirma el catedrático de la Universidad Autónoma y jefe de servicio de Neurocirugía del hospital de La Princesa de Madrid, Rafael García de Sola, quién ha sido unos de los coordinadores de este trabajo.

“Este compendio es un contribución excelente, cuyos resultados creo que vale la pena sacar a la luz”, afirma.

Las conclusiones de la colaboración de los 136 especialistas que han participado en el análisis de las enfermedades de la columna vertebral, llegan a los pacientes a través de las nuevas tecnología de los quirófanos y a través del aprendizaje con difuntos, lo que permite aumentar la certidumbre y reducir las cicatrices mediante una cirugía mínimamente agresiva.

Patologías de la columna vertebral

Rafael García de Sola, uno de los tres coordinadores de “Cirugía raquimedular”. EFE-Foto cedida por el doctor García de Sola

Dentro de cada una de las formas que puede adoptar una enfermedad relacionada con la columna, la cirugía se establece como el último recurso, puesto que primero se espera a que la naturaleza se regenere y después se llevan a cabo medidas conservadoras con cuidados específicos o antibióticos.

Sin embargo, la mejor forma de no llegar a este punto es el sentido común puesto que “si uno se cuida la columna de joven, pues va a durar más”, explica el doctor García de Sola.

“La cirugía es el último paso, pero no hay que llegar demasiado tarde”, advierte.

Patologías malformativas. Mientras que el feto se desarrolla en el útero de la madre se pueden producir problemas congénitos que den lugar a una curvatura anormal de la columna, lo que recibe el nombre de escoliosis.

La segunda malformación más frecuente es la conocida como espondilolistesis, que son aquellos dolores que se producen cuando una vértebra resbala con respecto a la que se encuentra debajo, atrapando los nervios del interior de las vértebras.

La escoliosis puede producirse por enfermedades que reducen la musculatura sustentadora de la columna, mientras que  la espondiloslistesis se genera por un mal desarrollo de las vértebras.

Patologías degenerativas. El desgaste de las articulaciones por la edad puede hacer que se reduzca la separación que hay entre los huesos de la columna vertebral, atrapando los nervios y generando un dolor agudo. Esta dolencia es lo que se llama estenosis lumbar o artrosis de columna.

Dentro de los procesos degenerativos, una de las patologías más conocidas es la llamada hernia de disco, que se produce cuando se rompe una especie de esponja que permite el movimiento de una vértebra sobre la otra. Esta rotura hace que dicha esponja se desplace con respecto a su posición inicial, generando un fuerte dolor al presionar el nervio de la médula.

Forman parte de esta patología la lumbalgia, que es la primera parte de la hernia, y la lumbociática, que es ya una hernia de disco establecida.

Patologías traumáticas. Cuando se produce una fractura como consecuencia de un traumatismo, fruto sobre todo de los accidente de tráfico, el hueso que sufre el impacto genera una mayor presión sobre la médula.

En estos casos se suele recurrir a la cirugía para quitar el hueso que comprime la médula espinal, alinear la columna y fijarla con la intención de volver a liberar la médula aplastada.

“Tratamos el paciente en el hospital, lo inmovilizamos, le hacemos las pruebas, descomprimimos la columna, la fijamos y tras el posoperatorio lo derivamos a los centros de rehabilitación”, resume el catedrático Rafael García de Sola.

Patologías tumorales. Dentro de los tumores de hueso destaca la metástasis o expansión de un tumor primitivo, lo que puede generar una compresión de la médula o debilitar la musculatura que sostiene la columna, provocandofracturas espontáneas.

También se pueden generar tumores dentro de la médula, los conocidos como intramedulares, cuya dificultad es abordada hoy en día mediante la alta tecnología de los quirófanos, que permiten realizar la extirpación del tumor mientras se controla la función medular.

El impacto social del dolor

Una persona prueba un cinturón para pacientes que han sufrido lumbalgia.EFE/Toni Albir

Las enfermedades de la columna vertebral suelen ser muy visibles por el sufrimiento físico que generan y por la postura anormal de quien lo padece. Hoy en día, los avances médicos permiten controlar estos dolores a través de técnicas diversas:

  1. Mediante infiltraciones en el espacio epidural, entre el hueso y la dura
  2. Mediante la inyección de un derivado de la morfina dentro de la dura madre.
  3. Mediante la implantación de electrodos entre la envoltura y la parte posterior de la médula que emiten una información al cerebro haciendo que el dolor sea mucho más llevadero.

El control o la eliminación de estas patologías mediante la cirugía permite a los pacientes desarrollar un grado de independencia que no sería posible sin la intervención médica.

Este aspecto es fundamental en las personas mayores ya que como explica el doctor García de Sola “las personas de 80 años viven solas y quieren ir al supermercado todos los días, de tal manera que si les duele algo se quedan en casa, pero si se operan pueden seguir siendo independientes”.

(No Ratings Yet)
Loading...
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies