Inicio / Coronavirus / El llanto de los sanitarios por la COVID-19

El llanto de los sanitarios por la COVID-19

“Y lloré amargamente. La noche del 22 de marzo estaba de guardia y no tenía consuelo. Los pacientes fallecían sin saber por qué. Fracaso, miedo, incertidumbre, ansiedad, frustración, tristeza…No quiero volver a vivir aquel día. Por favor sé responsable”

situación límite sistema sanitario
FOTO EFE/Susanna Sáez/Archivo

Dos meses después de aquella noche, Cristian Gómez, médico internista de un hospital público de Valencia y profesor universitario, decidió compartir sus emociones de aquella amarga vivencia en su cuenta de Twitter,  y nos rogaba responsabilidad en el desconfinamiento.

En una entrevista con EFEsalud cuenta como en aquella jornada “muchos pacientes fallecían y no sabíamos por qué, así de cruel y de  real”.

“Han sido fechas muy duras, con guardias demoledoras, humana y psicológicamente”.

Cuando ve los bares y terrazas llenas de gente que no respetan nada, Cristian alude al temor a un rebrote que les haga pasar por lo mismo a ellos y a los enfermos, especialmente todos los que murieron solos sin ningún familiar a su lado.

Confiesa que tiene pesadillas, que duerme mal, que se despierta sobresaltado.

Problemas de sueño

Los problemas de sueño son un primer indicador de que algo va mal, advierte a EFEsalud Alejandra Julio Barrio, psicóloga clínica y colaboradora de la Confederación Salud Mental España.

Alejandra atiende actualmente a sanitarios que han estado en primera línea y resume que están agotados mentalmente, sufren cuadros ansiosos, tienen sentimiento de fracaso y de culpa por no haber podido hacer más.

“Se sienten desbordados, confusos, se les ha roto el equilibrio, se plantean su estilo de vida”.

El sentimiento de culpa o de fracaso aparece porque se exigen mucho, piensan que no han hecho todo lo que podían, creen que no han sido lo suficientemente eficaces.

Sufren además sensación de vacío, “pero básicamente están quemados y padecen problemas de sueño, no logran dormir bien”.

El llanto de los sanitarios

Pensando en ellos y en el resto de los ciudadanos, Salud Mental España ha publicado una guía para ayudar a manejar la nuevas situaciones.

Advierten los especialistas que la han redactado que los sanitarios han vivido situaciones muy duras, en primera linea, con muchos riesgo, con jornadas maratonianas y de mucho estrés.

No obstante, reconocen que se trata de un grupo que tiene la capacidad de desarrollar recursos con más facilidad que el resto de la población.

Aún así, les aconsejan que compartan y comenten con sus compañeros como  ha transcurrido la jornada, las cosas que han ido bien y las que no.

Que mantengan un diálogo “amable” interno y se permitan sentir y aceptar que la situación les sobrepasa. Y que no abandonen sus situaciones de “rescate” para combatir el estrés (correr, yoga, meditación…)

llanto sanitarios
Foto: Laura Cristóbal.

También les recomiendan que busquen espacios adecuados para sentir que escuchan a sus compañeros y les recuerdan que esto es una carrera de fondo y si el malestar se mantiene en el tiempo es conveniente pedir ayuda.

Salud mental en la desescalada

En su campaña “Salud Mental en la desescalada: Como afrontar el largo camino”, la citada Confederación contempla ochos escenarios en los que cuidar la salud mental es fundamental.

Son el duelo por la pérdida de los seres queridos durante el estado de alarma; el conocido como Síndrome de la Cabaña; las situaciones de desempleo y cierres de negocio; la vuelta al trabajo.

La conciliación y vuelta al cole de los niños y niñas; las situaciones de estrés de los profesionales sociosanitarios; la situación concreta de las personas con problemas de salud mental; y  la prevención del suicidio.

Sobre estos dos últimos, la Confederación recuerda que las personas con problemas de salud mental pueden tener vulnerabilidades añadidas respecto al resto de la población.

Afirma también que durante el estado de alarma, no se han tenido en cuenta sus necesidades, tanto por parte de las administraciones encargadas de articular los recursos necesarios para garantizar la continuidad de sus cuidados, como por parte de la sociedad.

Así recomienda prestar atención a síntomas nuevos, si alguno ha empeorado, y cuáles resultan más difíciles de sobrellevar que antes.

Es necesario recordar que en esta situación es normal tener más estrés, pensamiento obsesivo, dificultad de concentración, estados de alerta y ansiedad.

Mantener el autocuidado y respetar las horas y horarios de sueño es fundamental en estos momentos.

También advierten que las situaciones de aislamiento pueden tener como consecuencia un aumento de las ideaciones suicidas.

Para ello, siempre es recomendable contar con un “teléfono de auxilio” dentro de la red de apoyo (ya sea familia, amistades o profesional de la Psicología) para llamar a esa persona en cualquier momento que se pueda necesitar.

En la campaña se incide en que el primer paso es “reconocer que algo no está bien y compartir cómo te sientes y lo que piensas”.

Además es importante tener a mano el contacto de entidades que pueden prestar ayuda a la persona en momentos de extrema vulnerabilidad, como por ejemplo el Teléfono de la Esperanza.

(2 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…