Inicio / Nutrición / Los beneficios de la leche y otros lácteos durante el embarazo

Los beneficios de la leche y otros lácteos durante el embarazo

La leche y otros lácteos mejoran el estado nutricional de la mujer durante el embarazo y tienen efectos beneficiosos sobre el crecimiento fetal y sobre algunos marcadores de salud de madre e hijo. Pero el 50% de las embarazadas cumple con la recomendación de tres ingestas diarias. Así lo concluye un informe sobre la leche durante la gestación que difundimos hoy, Día Mundial de la Leche.

Los beneficios de la leche y otros lácteos durante el embarazo
Fotografía FEN/FINUT/SEGO

El estudio “La leche como vehículo de salud en situaciones fisiológicas especiales: mujer gestante” supone una revisión de la evidencia científica sobre la alimentación en las embarazadas que han llevado a cabo la Fundación Española de Nutrición (FEN), la Fundación Iberoamericana de Nutrición (FINUT) y la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO).

Otra de las conclusiones es que los lácteos tienen “un papel insustituible” en la dieta de la embarazada debido a su alta calidad nutricional al aportar, entre otros nutrientes, proteína de alto valor biológico, calcio, vitamina D y vitaminas del grupo B.

Considera, además, que le leche por su facilidad y frecuencia de consumo, es “un vehículo ideal para el enriquecimiento y la fortificación de la dieta con determinados nutrientes como el calcio, la vitamina D o los ácidos grasos omega-3.

Algunos desequilibrios

Aunque el periodo de gestación y lactancia suponen un requerimiento nutricionales específicos al ser mayores las necesidades de energía y nutriente respecto a una mujer no embarazada, la dieta de las gestantes españoles presenta algunos desequilibrios.

El informe señala, citando estudios disponibles, como desequilibrios:

  • Sólo un 51 % de las mujeres embarazadas afirman que consumen pescado.
  • Aunque la leche y los lácteos, en general, se consumen a diario, sólo un 50 % cumple con la recomendación de 3 raciones diarias.
  • Más del 70 % de las mujeres embarazadas no alcanza la ingesta de cereales y legumbres recomendada.
  • Más del 45 % de las mujeres no alcanza las raciones diarias recomendadas para frutas y verduras/hortalizas.
  • Un 10 % de las embarazadas siguen consumiendo alcohol durante el embarazo.

Y estos desequilibrios se traducen en ingestas inadecuadas de algunos nutrientes críticos como:

  • Más del 70 % de las mujeres consumen un exceso de grasa en su dieta.
  • Sin embargo, más del 50 % presentan ingestas de ácidos grasos omega-3 por debajo de las recomendaciones.
  • Destaca una ingesta insuficiente de potencial riesgo para la vitamina D, yodo, folatos, hierro, calcio y zinc; ya que más del 50 % de las gestantes no llegan a cubrir 2/3 de las ingestas recomendadas (<66 % IR) para estos nutrientes.
  • Más del 80 % de las mujeres no cumplen las ingestas recomendadas de vitamina E.
leche
Infografía FEN/FINUT/SEGO

Las recomendaciones de la dieta, además de la leche

leche
Infografía FEN/FINUT/SEGO

Según los expertos, para cubrir los requerimientos nutricionales, la mujer embarazada debe seguir una dieta diversa con alimentos de diferentes grupos y variedad dentro de cada uno de ellos.

Las gestantes “no deben abusar de ningún tipo de alimentos, ni suprimir el consumo de ninguno de ellos, a excepción de situaciones clínicas como alergias alimentarias, diabetes mellitus gestacional, preclamsia…)

Estas son algunos de los consejos recogidos en el estudio:

  • Distribuir las ingestas en cinco o seis comidas y no saltarse ninguna de ellas (especialmente el desayuno).

  • Adecuar el volumen de las ingestas al grado de actividad física, eliminando las comidas copiosas.

  • Incluir diariamente una pieza de fruta con alto contenido en vitamina C (naranja, mandarina, pomelo, kiwi, fresa) y una ración de verduras crudas.

  • Lavar las verduras y frutas minuciosamente y consumir la carne bien hecha, para evitar infecciones que puedan afectar al feto. Evitar el consumo de carnes crudas o poco cocinadas

  • Incrementar el consumo de alimentos ricos en fibra: legumbres, fruta, hortalizas y cereales integrales.

  • Consumir pescado azul, escogiendo especies de pequeño tamaño, por su alto contenido en ácidos grasos Omega-3.

  • Reducir el consumo de sal (utilizar sal yodada) y moderar el de bebidas con cafeína (menos de 200 mg/día). Tampoco abusar del té, ya que contiene teína.

  • Incrementar el consumo diario de líquidos (entre 2 y 2,5 L), preferentemente agua volumen de y realizar la ingesta sobre todo durante las comidas. Las bebidas alcohólicas nunca deben tomarse durante el embarazo.

(No Ratings Yet)
Loading...

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies