Inicio / Mujer e infancia / Las experiencias en la niñez condicionan nuestras vidas

Las experiencias en la niñez condicionan nuestras vidas

La psiquiatra María Jesús Mardomingo, presidenta de honor de la Asociación Española de Psiquiatría del Niño y el Adolescente, habla con EFEsalud sobre los trastornos que afectan a este sector de la población y las causas que los provocan. Las vivencias de los primeros años marcan el futuro

Las experiencias en la niñez condicionan nuestras vidas
La psiquiatra María Jesús Mardomingo. Foto: Fundación Alicia Koplowitz

María Jesús Mardomingo ha participado recientemente en las jornadas científicas que la Fundación Alicia Koplowitz ha celebrado en el hospital madrileño Gregorio Marañón sobre la prevención y detección precoz de trastornos mentales del niño y del adolescente.

La psiquiatra señala como fundamental el diagnóstico precoz y la importancia de las experiencias tempranas y los factores ambientales en el desarrollo de futuras enfermedades mentales y reivindica además, la necesidad de una especialidad médica en este campo, puesto que España es el único país de la Unión Europea en el que esta no está reconocida.

Esta es la revisión que la doctora hace sobre la salud mental de los niños y adolescentes.

  • ¿Cuántos jóvenes españoles necesitan la ayuda de un psiquiatra actualmente?

Se calcula que hoy en día el 10% de los menores de doce años y el 20% de los adolescentes tienen problemas psiquiátricos, tasas altas y preocupantes.

  •  ¿Cuáles son las enfermedades mentales más comunes entre estos grupos?

El trastorno de conducta que más se ha estudiado en los últimos años es el trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDH), que según las últimas investigaciones afecta entorno al 5% de la población infantil, unas cifras que son similares en los pacientes del trastorno negativista desafiante y que ascienden al 10% entre los afectados por el trastorno del comportamiento.

Entre otros trastornos los niños también sufren de ansiedad y depresión sobre todo en la pubertad, entre el 2 y 4% de los casos aparecen en la niñez y entre el 6 y 8% en la adolescencia.

  • Entonces…exactamente, ¿a qué edad puede aparecer la depresión? ¿Y la esquizofrenia?

Se está planteando que hay que estudiar mucho mejor la depresión en edad preescolar, entre los 0 y 4 años. La primera vez que se describió la depresión en niños fue en pequeños de 1 a 2 años que habían sido abandonados y que presentaban un cuadro depresivo, ya que dejaban de relacionarse con el exterior y no querían comer.

En el caso de la esquizofrenia hay dos picos de aparición, antes de la adolescencia y luego entre los quince y los veinticuatro años, pero también el comprender todos los mecanismos del cerebro durante los primeros años de vida están ayudando a comprender mucho mejor la esquizofrenia del adulto.

  •  ¿Y en tiempos de crisis, alguna patología se ha hecho más presente?

El comportamiento humano depende, por un lado, de la dotación genética que tiene el individuo, pero también de las circunstancias ambientales en las que va transcurriendo la vida. Hay factores que protegen de sufrir enfermedades psiquiátricas, como la familia y el ambiente familiar. La pobreza aumenta la prevalencia de enfermedades médicas y psiquiátricas y en un momento de crisis en el seno familiar hay incertidumbre, tensión, miedo a perder el trabajo, se viven mayores niveles de estrés y eso repercute en los niños. Habrá que ver e investigar si van aumentar las tasas de depresión y ansiedad entre esta población.

  •  ¿Cuáles son las principales vías de investigación en la psiquiatría infantil?

Los temas de investigación que más se están abordando en los últimos veinte años son las experiencias tempranas para conocer en que medida aquello que acontece en los primeros años de vida repercute en la personalidad del adulto y en las enfermedades psiquiatras que sufre. La psiquiatría de adultos ya no se puede entender si antes no se entienden los problemas en la niñez.

Otro aspecto de estudio es investigar en que medida los factores ambientales, que son los que podemos intentar cambiar, modifican la expresión de los genes para bien o para mal.

  •  ¿A qué se refiere con factores ambientales?

Los factores ambientales comienzan ya en el embarazo, lo que sucede durante el embarazo modifica el programa perinatal del individuo y concretamente, por ejemplo el que la madre fume, aumenta el riesgo de que el niño pueda sufrir problemas de comportamiento y mayores dificultades para el aprendizaje.

El hecho de beber alcohol o consumir marihuana también modifica este programa perinatal y cuando se estudia el cociente intelectual a los 6 y 7 años se ve que los hijos de madres que durante el embarazo han tenido estos hábitos tienen un rendimiento menor que otros niños.

Otros factores ambientales serían la separación del niño de la madre, los malos cuidados en la casa, la falta de apoyo emocional, la falta de estímulos sociales e intelectuales que también repercute en el desarrollo posterior.

  •  ¿Cómo un padre puede detectar que su hijo tiene un trastorno?

Un padre se tiene que preocupar por un miedo o por una manía de su hijo cuando es muy frecuente, cuando perturba la vida del niño, le produce sufrimiento y se mantiene en el tiempo. En esta situación debería recurrir al pediatra o al psiquiatra infantil y conviene evaluarlo siempre, para quedarse uno más tranquilo.

Que haya buenos psiquiatras infantiles es la base para una buena evolución, así como el diagnóstico precoz y el buen tratamiento pero también nos hace falta cultura por parte de la sociedad para que no piense que ir al psiquiatra es una vergüenza. Los padres no son los culpables de estos problemas aunque su actitud de cara al tratamiento es fundamental.

 

(No Ratings Yet)
Cargando…