Inicio / Enfermedades / La vida después del trasplante cardíaco

La vida después del trasplante cardíaco

Los cuidados no terminan tras el alta y una cirugía de este nivel necesita ser vigilada para que la recuperación no tenga contratiempos. El Hospital Marqués de Valdecilla, de Santander, ha publicado un manual sobre trasplante cardíaco con recomendaciones a seguir después de la operación

La vida después del trasplante cardíaco
EFE

Durante los primeros seis meses después de un trasplante de corazón se deben tener muchos cuidados con el paciente. Desde la higiene, hasta la alimentación y la actividad física que se puede realizar son determinantes para que el resultado a la larga sea de éxito.

Dentro del “Manual Valdecilla de Trasplante Cardíaco” realizado por los médicos Manuel Cobo Belaustegui, coordinador médico del programa de trasplante cardíaco y Jesús Gutiérrez Morlote, Jefe de servicio de cardiología, se especifican cuáles son esos cuidados que hay que tener después del alta.

Medidas de aislamiento protector

Los expertos aseguran que en el primer semestre hay más riesgo de infección y rechazo al nuevo órgano, además, la inmunosupresión está en su máximo nivel por lo que se deben tomar las siguientes precauciones:

  • Incorporarse progresivamente a la vida social (recibir visitas o salir a lugares con gente).
  • Evitar los sitios cerrados, con humo o muchas personas. Si no se pueden evitar, hay que llevar siempre puesta la mascarilla de protección durante las primeras semanas.
  • La mascarilla también debe ser utilizada en caso de que alguna persona cercana tenga una enfermedad contagiosa, desde gripe, hasta varicela o tuberculosis, etc.
  • Reiniciar el calendario vacunal después de seis meses del trasplante, incluyendo la vacuna de la gripe.

Higiene

La limpieza del paciente es muy importante, pero también la de su hogar. Entre las recomendaciones dentro de este punto están:

  • Desinfectar todo con lejía.
  • Lavar manos y uñas del paciente con frecuencia, sobre todo antes de comer y después de ir al servicio.
  • Al ducharse, utilizar jabón neutro y evitar frotar la herida. Ésta se debe limpiar y secar perfectamente y no debe entrar en contacto con ninguna colonia o crema.
  • Los enseres de aseo deben ser personales, incluyendo la toalla.
  • Mantener una buena higiene bucal utilizando un cepillo blando y cepíllese después de cada comida.
  • Los primeros seis meses hay que evitar exponer la herida al sol y utilizar en el resto del cuerpo protección solar alta, ya que la inmunosupresión aumenta el riesgo de tumores en la piel.
  • El primer año es importante mantenerse alejado de animales y plantas pues las esporas generan hongos altamente peligrosos para el trasplantado. Pasado el año, se recomienda no elegir gatos como animal de compañía.

Dieta y actividad física

Después del trasplante el riesgo de desarrollar hipertensión, hipercolesterolemia o diabetes aumenta, por lo que hay que llevar una alimentación sana basada en la dieta mediterránea.

Además, hay que limitar los azúcares y las grasas animales para controlar el peso, pues aumentarlo hará que el nuevo corazón trabaje de más.

  • Se debe tener cuidado con el consumo de zumo de pomelo, pues interfiere con la absorción de los inmunosupresores.
  • El tabaco y el alcohol están prohibidos pero, según los expertos, se puede beber una copa de vino durante la comida.
  • Entre las actividades físicas que están permitidas están la bicicleta y la natación. No se recomiendan los deportes violentos.
  • La reincorporación al trabajo dependerá de cada persona y su recuperación. El medico debe dar luz verde para esto.

Sexualidad y embarazo

El paciente puede reanudar su actividad sexual de manera progresiva y buscando posiciones que no representen gran actividad física.

Después de un trasplante, el embarazo puede ser de riesgo debido a los tratamientos inmunosupresores, los cuales aumentan el riesgo de malformaciones, parto pretérmino, bajo peso del recién nacido, preeclampsia, diabetes gestional y rechazo del trasplante.

Los pacientes varones son fértiles y no presentan aumento de riesgo por malformaciones derivadas de tratamientos inmunosupresores.

Antes del trasplante los hombres presentan impotencia y las mujeres la ausencia del ciclo menstrual. Esto se normaliza dentro del primer semestre después de la cirugía.

Medicamentos

De acuerdo con el manual, es fundamental seguir al pie de la letra las instrucciones dadas por el especialista en cuanto a las dosis y sus tiempos, ya que de eso depende que la recuperación sea un éxito.

“Debe ser riguroso con los horarios y realizar las tomas de los inmunosupresores con el estómago vacío, en general, 60 minutos antes del desayuno y de la cena o dos horas después de la ingesta”, explica el manual.

En caso de vomitar y ver las pastillas, hay que tomar la dosis de nuevo y avisar al médico de lo ocurrido si la situación se repite varias veces.

Debido a que existen muchos medicamentos que interfieren con los inmunosupresores, es importante comunicar al equipo médico que lo vigila si se está bajo tratamiento relacionado con otra especialidad.

Problemas por los que debe consultar el paciente

Entre las complicaciones que se pueden presentar después de un trasplante están:

Fiebre → Temperatura igual o superior a 38º C durante más de 24 horas y acompañado por otros síntomas como dolor abdominal, molestias al orinar, dolor de cabeza, dolor en el pecho, tos o expectoración.

Aparición de síntomas que le recuerden a los que tenía antes del trasplante → Probablemente reflejen el desarrollo de insuficiencia cardíaca de nueva aparición.

Síncope → pérdida de conocimiento con caída al suelo.

Tos → Acompañada o no de expectoración y asociada o no a fiebre.

Disnea → Falta de aire de aparición brusca o gradual.

Lesiones en la boca → En forma de vesículas, úlceras o manchas blancas.

Alteraciones de ritmo intestinal → Pueden ser desde plenitud gástrica, dolor abdominal, diarreas o vómitos.

Picor o escozor al orinar → Pueden indicar una infección de orina.

(2 votes, average: 3,50 out of 5)
Cargando…