Inicio / Mujer e infancia / La sordera en los recién nacidos es de origen genético en el 60% de los casos

La sordera en los recién nacidos es de origen genético en el 60% de los casos

La sordera en recién nacidos tiene un origen genético en el 60% de los casos y es hereditaria en un 10%, mientras que uno de cada cinco (el 18 %) obedece a malformaciones óseas del oído interno

La sordera en los recién nacidos es de origen genético en el 60% de los casos
El jefe de servicio Otorrinolaringología del Complejo Hospitalario Universitario Insular Materno Infantil de Gran Canaria, Ángel Ramos Macías. EFE/Elvira Urquijo A.

Este es el balance del programa de detección precoz de la sordera neonatal que el Servicio Canario de la Salud puso en marcha hace cinco años, cuyas principales conclusiones ha expuesto hoy el jefe del servicio de Otorrinolaringología del complejo hospitalario Materno-Insular de Gran Canaria, Ángel Ramos.

Canarias, una de las pocas comunidades que cuenta en España con un programa universal de estas características, trabaja con este protocolo de detección precoz de la sordera neonatal desde 2007.

Desde entonces y hasta diciembre de 2012, el Hospital Universitario Materno Infantil de Gran Canaria ha detectado problemas auditivos en 447 de los 34.477 niños nacidos en sus instalaciones.

El doctor Ángel Ramos ha explicado que en 2007 se detectaban casos de sordera en 4,77 de cada mil recién nacidos en este hospital, una tasa que ha disminuido a 1,16 casos de cada mil en 2011.

El especialista ha destacado que la cobertura de este programa canario de detección precoz de la sordera neonatal alcanza al 95,38 % de la población, lo que, a su juicio, tiene un gran impacto, dado que “cuando un niño no oye, no puede desarrollar el lenguaje, lo que ocasiona un deterioro de su proceso educativo”.

Según este especialista, unos 2.000 niños españoles podrían tener algún tipo de sordera, en la mitad de los casos por haber estado expuestos a factores de riesgo, entre los que citó el bajo peso (nacer con menos de 1.500 gramos y con pocas semanas de gestación), registrar una bilirrubina alta en sangre o haber requerido de cuidados intensivos, donde es habitual que se le trate con antibióticos.

Además, el hecho de que la madre abuse del consumo de drogas durante el embarazo o sufra la rubeola también puede predisponer a su hijo a padecer sordera al nacer.

El especialista en Otorrinolaringología ha asegurado que diagnosticar una sordera durante los tres primeros meses de vida y comenzar a tratarla antes del primer año garantiza que el niño “no tenga problemas de desarrollo comunicativo”.

Ángel Ramos ha detallado que el uso de audífonos, la realización de implantes y un notable esfuerzo logopédico posterior suelen ser las pautas más utilizadas en el tratamiento precoz de la sordera neonatal.

Sin embargo, ha subrayado que la sordera “no siempre viene aislada, sino que puede acompañarla problemas de ceguera o alteraciones mentales”, unos casos que requieren de otros protocolos.

Y es que la estimulación auditiva genera más del 40 % de las conexiones neuronales del cerebro, según ha destacado el jefe de Otorrinolaringología del Materno-Insular.

(No Ratings Yet)
Cargando…