Inicio / Sanidad / La salud mental de los refugiados: otra parte olvidada

La salud mental de los refugiados: otra parte olvidada

Las situaciones traumáticas padecidas por los refugiados hacen que la incidencia de problemas de salud mental sea incluso cinco veces más que en la población general. Guerras, muertes, incertidumbre, terror, desamparo, hambre. Un contexto escalofriante que pone de manifiesto la necesidad de la asistencia de la otra cara de la salud

Otras noticias

La salud mental de los refugiados: otra parte olvidada
Varios refugiados, a su llegada a la isla de Lesbos, GreciaOctubre de 2015./ EFE/Filip Singer

Guerra, bombas, muerte, rutas por tierra, mar, ríos, cadáveres en las orillas, pérdida de familiares, del hogar, del pasado, del futuro. Campos de refugiados inundados de barro, de agotamiento, de hambre y desesperación. Situaciones traumáticas, estresantes y con un denominador común: la constante puesta en riesgo de la vida. Es el día a día de los refugiados.

Ante este panorama, el punto de mira recae mayormente en las necesidades materiales y los problemas de salud físicos. Pero la salud mental también sufre las consecuencias.

La atención psiquiátrica a los refugiados, uno de los temas clave del XXIV Congreso Europeo de Psiquiatría celebrado recientemente en Madrid, es probablemente uno de los aspectos más olvidados de esta crisis humanitaria.

El doctor Manuel Martín Carrasco de la Fundación María Josefa Recio, Hermanas Hospitalarias, miembro de la Sociedad Europea de Psiquiatría (EPA, por sus siglas en inglés) y copresidente del comité organizador local del congreso señala que la EPA “tiene una preocupación especial por la salud mental de los refugiados”.

Una población con una incidencia de problemas de salud mental “mucho más alta que la población general, tanto de los países de acogida como de los países de donde ellos salen”, indica el especialista. Normalmente, “se estima que esto puede ser en torno a entre cuatro o cinco veces más”.

Trastornos a corto pero también a largo plazo

salud mental refugiados
Una mujer afgana con un niño en brazos se emociona tras lograr alcanzar la costa a bordo de una lancha neumática en la isla de Lesbos (Grecia). Octubre de 2015./ EFE/Filip Singer

Los trastornos más frecuentes son tales como “depresión, ansiedad, trastornos somatomorfos, que son trastornos en los que la ansiedad y el malestar psíquico se expresan a través de síntomas somáticos como dolor, etc.”.

También son frecuentes los trastornos de estrés postraumático, “que afectan sobre todo a los que han tenido, a parte de la situación general de ser refugiados, situaciones especialmente traumáticas: han sido rescatados del agua o han visto el fallecimiento de un familiar”, explica el especialista, en los que se genera un cuadro especial en el que uno se mete en una especie de bucle y rememora constantemente a través de sueños o pensamientos la situación traumática.

Además, el doctor menciona un informe de publicación reciente en el British Medical Journal que revela que “los refugiados tienen una tasa superior de aparición de síntomas psicóticos como esquizofrenia y trastornos relacionados”.

“Es decir, no solamente las que son reacción directa al trauma, si no que también parece que puede tener efecto más a largo plazo”, explica.

¿Qué se hace al respecto?

La asistencia a los refugiados depende el país de acogida. También de si el destino es un campo de refugiados o si son alojados en albergues más pequeños o casas de acogida, caso en el que se incorporan en el dispositivo de atención normal.

Pero la percepción que tienen desde la sociedad es “que la atención es insuficiente”, indica Manuel Martín.

Por ejemplo, “en los campos de refugiados existentes en Alemania se ofrecen al día aproximadamente entre 3.000-5.000 sesiones de psicoterapia, lo que cubre únicamente el 4% del total de la demanda”, señala el experto.

Varios refugiados, a su llegada a la isla de Lesbos, GreciaOctubre de 2015./ EFE/Filip Singer
Varios refugiados, a su llegada a la isla de Lesbos, GreciaOctubre de 2015./ EFE/Filip Singer

A esto se añaden otra serie de barreras “como el lenguaje o el hecho de que muchas veces la actitud que tienen hacia la enfermedad mental es distinta a la de los países occidentales y pueden sentir vergüenza o miedo a la hora de manifestar sintomatología de ese tipo”. También puede suceder que en su país de origen no existan estas estructuras “y puede que ni siquiera sepan que pueden recibir esta atención”.

Por eso, no hay que esperar a que ellos pidan asistencia en salud mental, si no “informarles, que sepan que eso existe y tener una actitud preventiva”, subraya el facultativo.

Para intentar superar esa insuficiencia, la Sociedad Europea de Psiquiatría publicó a finales de 2015 un documento de posicionamiento que se hizo llegar a las autoridades europeas.

Ahora han creado un grupo de trabajo coordinado por una experta en la temática y que va a contar “con miembros de las sociedades psiquiátricas directamente implicados como Turquía, Grecia, Austria, Alemania o Suecia y también con expertos en psiquiatría transcultural”, indica el miembro de la sociedad.

El procedimiento ideal sería, tal y como describe el facultativo: primero, prever que estos trastornos existen; segundo, contar con dispositivos desde un enfoque preventivo y sepan de las barreras existentes; tercero, una actitud hacia la salud mental desde todos los niveles asistenciales, y por último enfocar en los grupos vulnerables.

Lo que supone un desarrollo de estructuras nuevas y por tanto, recursos. Un foco de atención en la salud mental que para el doctor “es un gasto pero también una inversión”, pues “estas personas han venido no se sabe por cuanto tiempo, y si se les atiende bien desde el principio se evita que los trastornos sean crónicos o que aparezcan otros más graves”.

La capacidad de superación del ser humano

Los niños, ancianos y mujeres embarazadas son población vulnerable y necesitan una atención especial. “Tenemos muchos datos de cómo circunstancias traumáticas o abusivas en la infancia dejan secuelas a largo plazo y la salud mental puede verse afectada”, señala el experto.

psicologia refugiados
Varios refugiados afganos bajan de una sobrecargada lancha neumática a su llegada a la isla griega de Lesbos. Octubre de 2015./ EFE/Filip Singer

Por ello, la atención “ha de ser adecuada, atención de salud mental infanto juvenil, o psiquiatría del niño y el adolescente”.

En este sentido, la sociedad “se pone a disposición por si hace falta formación, porque no es sólo el que haya profesionales de salud mental, sino que el personal que está más en contacto con ellos, como médicos de atención primaria, enfermeros o trabajadores sociales también tengan formación para que puedan detectar problemas de forma precoz”. Se trata de que todo el mundo tenga sensibilidad hacia ese tipo de problemas.

Con un escenario tan duro, es normal preguntarse si algo así se supera o si quedarán secuelas para una vida totalmente normal. Manuel Martín subraya: “El ser humano tiene una capacidad de adaptación tremenda”.

En todo el mundo “hay 60 millones de desplazados según la ONU y eso no significa que vaya a haber ese número de enfermos mentales”, señala, recordando que “el ser humano tiene esa capacidad que uno ni siquiera imagina que puede tener”.

(No Ratings Yet)
Loading...
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies