Inicio / Mujer e infancia / La salud del adulto está escrita en su nacimiento y el embarazo de la madre

La salud del adulto está escrita en su nacimiento y el embarazo de la madre

El destino del adulto, en términos de salud, está escrito en su nacimiento e, incluso, en alguna proporción en el embarazo de la madre, asegura en una entrevista el doctor Paolo Manzoni, copresidente del comité científico del Congreso Mundial de Medicina Perinatal, que se celebra en Madrid

La salud del adulto está escrita en su nacimiento y el embarazo de la madre
EFE/Zayra Mo

Y lo explica de esta manera: “Cada uno de nosotros nace de la barriga de su madre con una cuenta bancaria de mil euros y los profesionales sanitarios tenemos que cuidar que no se gaste ese saldo hasta que el niño se convierta en un adulto de cincuenta años”.

Precisamente la posibilidad de prevenir enfermedades que afecten en la edad adulta (diabetes, hipertensión…) y que tienen su origen en la primera etapa de la vida es uno de los ejes del Congreso, en el que se han dado cita más de 2.500 expertos en medicina materna, fetal y neonatal procedentes de 90 países.

Es por ello que este especialista de la Unidad de Neonatología y Cuidados Intensivos Neonatales del Hospital Sant Anna de Turín (Italia) quiere subrayar el papel de los pediatras que atienden al recién nacido y de los obstetras que siguen a la madre en el embarazo. “Es fundamental para la salud de la humanidad”.

Ser prematuro, haber sido tratado con antibióticos por infecciones neonatales o problemas de placenta de la madre que afectan a la circulación cerebral del feto son algunas de las circunstancias que inciden en la capacidad del niño para desarrollar totalmente su potencial.

¿Cómo prevenirlo?. Con un conjunto de medidas tales como seguir los protocolos establecidos en los embarazos y programas de cribado genéticos o logrando que el niño nazca a término y en caso de que sea prematuro, intentando evitar las enfermedades típicas que padecen estos bebés y que producen un daño que se mantiene a lo largo de los años.

El doctor Manzoni insiste en que “todo nace y se desarrolla desde el embarazo y el nacimiento” y lamenta que “no lo tengan claro” los que gestionan la salud pública y los que tienen que desarrollar las políticas sanitarias.

A su juicio, hay que “gestionar” el embarazo y el nacimiento “de una manera equilibrada, conjunta y coherente entre obstetras y neonatólogos”. Se trata de cuidar al feto y al niño parta cuidar al adulto.

Novedades con células madre

Entre las principales novedades que se han presentado en el congreso destaca el uso de terapias con células madre para abordar el daño cerebral en recién nacidos y las enfermedades respiratorias crónicas en prematuros.

“Es muy ilusionante y probablemente es el futuro, pero no es el presente, ya que todavía estamos lejos de una implementación práctica en la cama del paciente”, asegura este neonatólogo.

Estas terapias se basan en la reparación y sustitución de las células dañadas y “pueden cambiar el destino de esos niños”.

Imagen de un feto en 3D. EFE/ National Geographic Channel
EFE/ National Geographic Channel

Aunque advierte de que hay que tener cuidado a la hora de transmitir este tipo de información, el doctor Manzoni subraya que “la meta final, la ilusión que todos tenemos” es que niños con daño cerebral que pueden llegar a ser minusválidos con este tipo de terapias no lo sean.

“La meta es esta”, insiste, “aunque todavía estamos en el camino”. Hay modelos animales que han proporcionado “resultados impresionantes” y también estudios clínicos con personas (en fase 1 o 2), pero poca casuística.

Habrá que esperar unos cinco o seis años para que se realicen estudios a gran escala con miles de pacientes.

Embarazos tardíos, paliar sus repercusiones

Las implicaciones del retraso de la edad de gestación es otro de los temas que han centrado el debate durante el congreso. Por una parte, implica un aumento de las técnicas de reproducción asistida, que se asocia a más probabilidad de prematuridad.

Y por otro lado, hay más problemas circulatorios en la placenta en embarazadas añosas que en jóvenes, lo que aumenta el riesgo de daño cerebral en el niño al disminuir el flujo de sangre que llega al cerebro del feto.

“Mujeres que tienen su primer embarazo a los 40 años tienen más probabilidades de desarrollar un embarazo problemático” y las consecuencias “los neonatólogos las vemos a diario”, dice este experto que, no obstante, cree que no hay que alarmar porque esta tendencia “es producto del mundo moderno”.

(No Ratings Yet)
Loading...
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies