Inicio / Nutrición / La nutrigenética tendrá aplicación práctica en cuatro años

La nutrigenética tendrá aplicación práctica en cuatro años

La nutrigenética es el estudio del genoma humano para aportar pautas nutricionales personalizadas que prevengan enfermedades como las cardiovasculares o la obesidad y en tres o cuatro años tendrá una aplicación práctica, ha señalado el investigador José María Ordovás

La nutrigenética tendrá aplicación práctica en cuatro años
El investigador y nutricionista José María Ordovás en el Congreso Mundial de Nutrición de Granada/EFE/Miguel Ángel Molina

Ordovás, director del Laboratorio de Nutrición y Genómica del USDA-Human Nutrition Research Center on Anging de la Universidad de Tufts, en Boston (EEUU), uno de los más reconocidos expertos en nutrición y genética, ha participado hoy en el XX Congreso Internacional de Nutrición que se celebra en Granada para analizar los avances en investigación nutricional.

El profesor español que ejerce parte de su tarea de investigación en Estados Unidos, ha señalado que, desde un punto de vista pragmático, todavía la nutrigenética “está a pocos años de lo que queremos empezar a conseguir”, aunque ya existen test genéticos que pueden tener utilidad y, sobre todo, proporcionan al individuo “un efecto placebo” y un “aliciente” al ser personalizados.

Sin embargo, ha alertado ante la proliferación de test o consejos nutrigenéticos que se anuncian en internet o en algunas farmacias ya que ahora el problema radica en que “es prácticamente imposible distinguir el oro de la pirita”.

Las personas idóneas para someterse a los avances de la nutrigenética son aquellas con historia familiar de enfermedades definidas por la dieta: obesidad, cardiovasculares y neuronales, aunque la investigación relacionada con estas últimas “todavía está lejos”.

Ordovás ha subrayado que la investigación y la tecnología ayuda a disminuir los riesgos conociendo de antemano nuestra predisposición genética y siguiendo las pautas adecuadas, pero también ha indicado que “la educación del individuo es suficiente para vencer la predisposición genética a la obesidad”.

La situación actual de la nutrigenética es de una visión de 180 grados “pero necesitamos llegar a los 360 grados”.

La tecnología nos ha permitido aprender más acerca de nuestro epigenoma (entender nuestros genes y su mensaje), “y eso nos lo va a dar la epigenética y la microbiota o las bacterias que nos dan información de cómo respondemos a los ambientes”, ha afirmado Ordovás.

 

(No Ratings Yet)
Cargando…