Inicio / Sanidad / Fátima Báñez asume los asuntos de Sanidad en sustitución de Alonso

Fátima Báñez asume los asuntos de Sanidad en sustitución de Alonso

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, asumirá los asuntos de Sanidad, después de que el ministro Alfonso Alonso haya dejado la cartera para ser el candidato del PP a lehendakari en las elecciones vascas del 25 de septiembre, según publica hoy el Boletín Oficial del Estado (BOE)

Otras noticias

Fátima Báñez asume los asuntos de Sanidad en sustitución de Alonso
El hasta ahora ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, y la titular de Empleo, Fátima Báñez, durante una sesión de control al Gobierno en el Senado en marzo de 2015. EFE/Kiko Huesca

El propio ministro de Sanidad se despide hoy en Twitter con el siguiente mensaje: “Hoy dejo de ser ministro del Ejecutivo de @marianorajoy. Ha sido un honor formar parte del Gobierno de España. Muy agradecido”.

El real decreto por el que se dispone que Bañez se haga cargo de los asuntos ordinarios del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad es consecuencia de la incompatibilidad de simultanear este cargo con el de la candidatura a lehendakari.

Alonso, cuya renuncia se conoció el pasado 1 de agosto, estuvo al frente del Ministerio de Sanidad desde diciembre de 2014, en sustitución de Ana Mato.

Desde que llegó al ministerio puso especial énfasis en continuar con la reforma sanitaria emprendida por su antecesora en 2012 para extender la asistencia sanitaria a todos los españoles e inmigrantes en situación regular, y en reducir el gasto farmacéutico.

Asimismo, dio luz verde a la reforma de la Ley del Aborto, el Plan de la Infancia y la lucha contra la trata de mujeres.

En octubre de 2015, fue elegido para sustituir a Arantza Quiroga en la Presidencia del PP vasco, tras la dimisión de ésta.

Alonso, el ministro que trató de atemperar la reforma de Mato

En el año y medio que Alfonso Alonso ha estado al frente del Ministerio de Sanidad ha intentado suavizar con retoques las medidas adoptadas por su antecesora, Ana Mato.

Alfonso Alonso tras recibir la cartera de manos de su antecesora Ana Mato, durante la toma de posesión de su cargo como ministro de Sanidad el 3 de diciembre de 2014. EFE/J. J. Guillén
Alfonso Alonso tras recibir la cartera de manos de su antecesora Ana Mato, durante la toma de posesión de su cargo como ministro de Sanidad el 3 de diciembre de 2014. EFE/J. J. Guillén

Un periodo más o menos breve, en el que también se ha apuntado algún tanto como el plan estratégico contra la hepatitis C.

En su primer discurso, tras tomar posesión el 3 de diciembre de 2014, aseguró que trabajaría desde el consenso. “Yo puedo decir tres cosas de lo que quiero hacer: un compromiso de trabajo, respeto y disposición al diálogo”, afirmó.

Días después escenificó sus intenciones al reunirse en una misma jornada con los representantes de los médicos, de las enfermeras y de la industria farmacéutica.

La hepatitis C se convirtió en uno de los caballos de batalla que más tiempo le ha robado como ministro y se tuvo que enfrentar a él al poco tiempo de asumir su cartera, mientras los enfermos reclamaban en las calles su derecho a recibir los fármacos innovadores contra la enfermedad.

Con su premisa de diálogo, Alonso creó en enero de 2015 un comité de expertos para elaborar una estrategia, que, entre otras cosas, determinaría los pacientes a los que se debían prescribir los nuevos tratamientos.

Fue a finales de febrero de 2015 cuando presentó públicamente el plan, que daba prioridad a los enfermos con una fibrosis hepática “significativa”; un total de 51.964, para los que se destinarían 727 millones de euros.

El ministro ofreció a las comunidades un plan de financiación de estos fármacos a diez años, que aseguró que no computaría en el déficit, y que fue criticado por algunas autonomías.

Hasta la fecha, más de 56.000 enfermos ya han sido tratados, una cifra que aunque sobrepasa el objetivo que marcaba el plan no ha satisfecho a los afectados que reclaman una revisión del mismo en algunos aspectos como la financiación, precisamente.

Punto y final al copago

Si bien se ha mostrado defensor de la reforma sanitaria puesta en marcha por Mato, Alonso dijo en primera comparecencia en la Comisión de Sanidad del Congreso que ponía punto y final al copago de fármacos de dispensación hospitalaria, una medida que solo aplicaban Ceuta y Melilla.

Pero éste no ha sido el único “retoque” de Alonso a la reforma. Anunció que devolvería el derecho a la atención primaria a los inmigrantes irregulares, pero no se ha llegado hasta el momento a un acuerdo con las comunidades sobre la manera de articularlo.

Pese a las críticas a la reforma de profesionales, pacientes y organizaciones, el Tribunal Constitucional ha avalado la reforma sanitaria.

Si durante el tiempo que estuvo Mato como ministra los pediatras le reclamaron que la vacuna de la varicela se incluyera en al calendario vacunal, con Alonso en el cargo tampoco cejaron en su empeño pero con éste último sus reivindicaciones han surtido efecto.

Además, en este tiempo también se ha incorporado al calendario infantil además de esa vacuna, la del neumococo.

En el caso de los enfermeros, el Ejecutivo dio respuesta a una reclamación histórica del colectivo, la conocida como “prescripción enfermera”, que no gustó; de hecho, estos profesionales han acusado a Alonso de “engañarles” al aprobar un Real Decreto distinto al pactado.

El ministro o ministra que asuma la cartera de Alonso tendrá que hacer frente a las posibles complicaciones que pueda conllevar un virus que ha causado la alarma en gran parte de Latinoamérica: el virus del Zika.

(No Ratings Yet)
Loading...
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies