Inicio / Sanidad / La mayoría de las CCAA no se plantea cerrar sus centros de urgencias rurales

La mayoría de las CCAA no se plantea cerrar sus centros de urgencias rurales

La mayoría de las comunidades autónomas está dispuesta a mantener su actual red sanitaria y descarta el cierre de sus centros de urgencias rurales o la supresión de la atención nocturna en aquellas zonas con menos población que ya han aplicado algunos gobiernos regionales

La mayoría de las CCAA no se plantea cerrar sus centros de urgencias rurales
Protestas de los vecinos de Tembleque (Toledo) afectados por el cierre de las urgencias nocturnas. Es uno de los 21 pueblos de Castilla-La Mancha que desde el lunes no tienen servicio de urgencias nocturnas. EFE/Lidia Yanel

Tras las críticas generadas al anunciarse el cierre nocturno de 21 Puntos de Atención Continuada (PAC) en Castilla La-Mancha -que se suma a medidas similares adoptadas en otras comunidades como Cataluña, Extremadura, Castilla y León y Murcia- Efe ha consultado al resto de ejecutivos sobre sus intenciones.

Y han descartado con claridad la aplicación de medidas similares los gobiernos de Asturias, Aragón, País Vasco, Navarra, Baleares, Madrid, Cantabria, Canarias, La Rioja y Andalucía, que respetan las decisiones adoptadas en otras autonomías al respecto.

Por su parte, la Comunidad Valenciana ha dicho a Efe que no se plantea una reducción del servicio de urgencias similar al de Castilla-La Mancha, aunque ha reconocido que si se detectara algún PAC con poca afluencia se estudiaría una reordenación.

Desde la Generalitat valenciana, con una deuda sanitaria de unos 800 millones de euros, ven “lógico” que si hay puntos de urgencias con poca asistencia se plantee “reordenarla, ofreciendo alternativas”.

Galicia se ha limitado a afirmar que siguen trabajando con profesionales y pacientes para continuar prestando asistencia de calidad a todos lo ciudadanos, “garantizando que cada euro invertido en el sistema sanitario es una inversión en salud y no un gasto”.

Hoy mismo, la Junta de Comunidades castellanomanchega ha recalcado que “no se ha producido ningún cierre de centros de urgencias a lo largo y ancho del territorio regional”, y sí ha habido una “modificación de los horarios” en 21 de sus 182 PAC.

En una nota de prensa, ha alegado “criterios asistenciales” para dichos cambios y ha expuesto que la medida se ha aplicado siguiendo “exclusivamente” criterios técnicos, como la frecuencia, población, así como la situación geográfica y meteorológica de las zonas afectadas.

Cataluña fue la pionera en aplicar, hace dos años, recortes en el sistema sanitario público con cierres o modificaciones horarias y reestructuraciones que han afectado a un centenar de ambulatorios, de los que 56 han cerrado sus servicios de urgencias nocturnas.

El cierre de ambulatorios y urgencias, que obliga a muchos ciudadanos a desplazarse a localidades vecinas, ha provocado multitud de protestas y encierros de usuarios de la sanidad.

La deuda de la sanidad pública catalana con el sector privado asciende a unos 759 millones de euros, sin contar las deudas a las farmacias, y sus trabajadores sanitarios se reunirán mañana para acordar nuevas movilizaciones ante los previsibles nuevos recortes.

Extremadura también procedió en 2012 a la reestructuración de los PAC, cuyos nuevos horarios de funcionamiento entraron en vigor el pasado 1 de junio. Se modificaron los horarios de 21 de sus 24 PAC para evitar duplicidades y garantizar la calidad asistencial.

Esto ha provocado muchas críticas en la comunidad, donde se constituyeron Plataformas contra el Cierre de los PAC en los municipios afectados.

Seis meses después de la puesta en marcha de esta reordenación, que supone un ahorro anual de cinco millones de euros, el Servicio Extremeño de Salud evalúa el impacto de la medida y no descarta recuperar en algún caso los horarios anteriores.

Castilla y León opera -desde octubre en algunos casos y desde diciembre en otros- la supresión de urgencias nocturnas en dieciocho consultorios locales, con el fin, según la Consejería de Sanidad, de evitar duplicidades ya que ese servicio se presta en centros de salud de municipios cercanos.

La decisión ha sido muy contestada por los pueblos afectados, con protestas de los municipios, recogida de firmas y la creación de una plataforma regional en defensa de este servicio.

Por su parte, en Murcia se aplicó en 2012 el cierre nocturno de los consultorios de Campos del Río, Librilla, La Parroquia (Lorca), Portmán (La Unión) y Cañadas de la Cruz (Moratalla), pero no hay planes de cerrar nuevos servicios nocturnos en una comunidad donde, según la Consejería, no existe deuda acumulada.

Fuentes sindicales han asegurado que no supone un gran ahorro el cierre de este tipo de servicios, pero sí lo sería que la Consejería de Hacienda auditara en cada hospital el cumplimiento efectivo del horario y de la atención asistencial.

Entre quienes “no tienen en cartera” cerrar puntos de urgencia en localidades rurales está Andalucía, cuya consejera de Salud, María Jesús Montero, ha sostenido hoy que “hay que evitar caer en la tentación fácil de cerrar servicios” como medida de ahorro.

Sin embargo, el PP andaluz ha denunciado hoy que el cierre de PAC es algo que se está produciendo en Andalucía desde septiembre de 2012 en centros de las provincias de Granada, Córdoba, Jaén y Málaga, donde también se cierran centros los viernes por la tarde.

Aragón tampoco cerrará consultorios “por muy pequeño que sea” el pueblo por las características territoriales y de población de la región, y todos los pacientes tienen garantizada la atención de urgencia las 24 horas del día, han dicho a Efe fuentes de su Consejería de Sanidad.

El departamento vasco de Salud no tiene “ninguna intención” de reducir la asistencia sanitaria, tanto en los PAC como en los sistemas de guardias localizadas en las poblaciones menos pobladas, mientras que en Navarra, que no tiene deuda sanitaria, solo se cerrarán dos a partir de las 15.00 horas por su cercanía a Estella, que a cambio se reforzará con más personal.

Y Cantabria, que no tiene deuda por la atención en centros rurales, ha aumentado su actual presupuesto en 2013 y ha aplicado medidas de racionalización y gestión que le evitarán adoptar medidas similares a las de Castilla-La Mancha.

Por último, en Baleares, tampoco se lo plantea. El ajuste que ha hecho el Govern se aplica en el horario de los centros de salud, que desde julio solo ofrecen atención programada hasta las 17.30 horas de lunes a jueves (antes era hasta las 21.00) y hasta las 15.00 horas el viernes, y a partir de esa hora se activan los servicios urgentes de atención primaria y los PAC.

(No Ratings Yet)
Cargando…