Inicio / Sanidad / La malaria más común comparte variaciones genéticas globales

La malaria más común comparte variaciones genéticas globales

Un equipo internacional de investigadores ha descubierto que el parásito que causa la forma más común de la malaria comparte las mismas variaciones genéticas, aunque los organismos estén separados por continentes

La malaria más común comparte variaciones genéticas globales
Fotomontaje del archivo gráfico de EFE

El descubrimiento de los científicos de la Universidad Case Western Reserve y el Instituto de Investigación de la Clínica Lerner en Cleveland (Ohio), apunta a la posibilidad de que las mutaciones que resisten a los medicamentos actuales puedan propagarse por todo el mundo, según un artículo publicado en Public Library of Science (PLoS).

La malaria o paludismo es causada por el parásito Plasmodium vivax que se transmite de un humano a otro por la picadura de mosquitos anofeles infectados

Después de la infección, los parásitos (llamados esporozoítos) migran a través del torrente sanguíneo hasta el hígado, donde maduran y producen otra forma, los merozoítos. Los parásitos ingresan en el torrente sanguíneo e infectan los glóbulos rojos.

100 países en constante peligro

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud hay un centenar de países y territorios donde ocurre la transmisión de la malaria y se la considera endémica en al menos una decena.

En América Latina el cien por cien de la población está expuesta a la enfermedad en Bolivia, Brasil, Costa Rica, la República Dominicana, Ecuador, Guyana Francesa, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay y Venezuela.

La investigación, en la cual colaboraron el Instituto Pasteur en Camboya y el Programa Nacional de Control de la Malaria, en Madagascar, fue la primera que completó el genoma del parásito Plasmodium vivax, tomado de un contingente de pacientes necesario para verificar la variación en la secuencia del ácido desoxirribonucleico en todo el genoma.

EPA/ Piyal Adhikary

El genoma contiene toda la información hereditaria del organismo

La capacidad de completar la secuencia es crucial para comprender el parásito que cada año causa unos 250 millones de casos y coloca una carga económica de más de 1.400 millones de dólares que recae, principalmente, en los países más pobres.

Para empezar, a los científicos les sorprendió la muy poca variación genética vinculada específicamente a diferentes sitios entre las muestras que provinieron de humanos en Madagascar, Camboya y América del sur.

“El ciclo de vida del parásito permite que el P. vivax sea un microbio trotamundos”, dijo Peter Zimmerman, profesor de salud internacional, genética y biología en la escuela de medicina de la Universidad Case Western Reserve.

“En las partes del mundo donde la malaria es endémica, la infección primaria pasa a la sangre y enferma a las personas. Y, cuando se sienten mejor -explicó-, las personas reanudan sus actividades normales, viajan”.

Pero una porción de la infección puede permanecer en el hígado donde yace latente por meses o hasta un año y luego emerge de nuevo en la sangre cuando la persona está en un sitio diferente.

“En ese sitio nuevo los mosquitos locales pican, se infectan y empiezan a propagar el parásito P. vivax y su genoma en lugares que pueden estar a una gran distancia de donde ocurrió la infección humana original”, dijo Zimmerman.

Científicos de la Universidad de Ciudad del Cabo en Sudáfrica trabajan en un compuesto que evitaría la transmisión del parásito de persona a persona. EFE/ Nic Bothma

Esta capacidad para el viaje por todo el mundo preocupa a algunos investigadores:

  • No existe una vacuna contra la malaria.
  • Sólo un medicamento que mata al parásito en el hígado.

“Si surge la resistencia al medicamento y tomando cómo se viaja en el mundo moderno ¿cuánto tiempo demoraría para que la resistencia se propagara a todo el mundo?”, se preguntó y se respondió Zimmerman:

“Nuestros datos indican que podría convertirse rápidamente en un gran problema”

 

(No Ratings Yet)
Cargando…