Inicio / Sanidad / La frágil salud de Benedicto XVI

La frágil salud de Benedicto XVI

Un día después de la renuncia de Benedicto XVI al Pontificado, por falta de fuerzas, como el mismo anunció, el corresponsal de EFE en el Vaticano, Juan Lara, analiza cronológicamente la evolución de la salud del Papa, de casi 86 años

La frágil salud de Benedicto XVI
EFE/Claudio Peri

Pese a su buen aspecto, la salud de Benedicto XVI, de casi 86 años, ha preocupado desde que fue elegido Papa, debido a que en septiembre de 1991 sufrió una hemorragia cerebral que le tuvo hospitalizado diez días en la Clínica Pío XI de Roma y de la que se recuperó satisfactoriamente.

Un día después de su elección al Solio Pontificio, el 20 de abril de 2005, su hermano mayor, Georg, dijo que no sentía una alegría “ilimitada” por la elección, ya que le preocupaba la salud del Pontífice.

“Espero que su salud aguante”, dijo Georg Ratzinger, quien precisó que la salud del papa, en ese momento de 79 años, no era estable.

En abril de 2008, tras su viaje a EEUU, algunos medios de comunicación se hicieron eco del estado de salud del Papa y aseguraron que se había deteriorado, lo que fue desmentido por el portavoz vaticano, Federico Lombardi, quien aseguró que estaba bien.

El diario francés “Le Figaro” escribió aquellos días que para nadie era una secreto “la fragilidad del corazón” de Ratzinger y destacó que desde hacia tiempo se había reducido el número de audiencias, que había renunciado a seguir a pie el Vía Crucis en el Coliseo de Roma, que en varias ocasiones no había leído los discursos previstos y que, tras el viaje a EEUU, se suspendió la audiencia pública de los miércoles.

Lombardi precisó que la audiencia se había suspendido con anterioridad para permitirle descansar, teniendo en cuenta que el Pontífice tenía ya 81 años y había realizado un viaje, largo y fatigoso, “en el que ha cumplido de manera brillante todos los compromisos sin dar la más mínima señal de incertidumbre y son modificar el programa”.

El 11 de mayo de 2008 tropezó durante la misa de Pentecostés que ofició en la basílica de San Pedro del Vaticano y aunque dio un rodillazo inmediatamente se levantó.

“Se ha tratado de un pequeñísimo incidente, sin consecuencia alguna”, precisó Lombardi, quien agregó que, tras incensar el altar, al comienzo de la misa, el Papa había tropezado en los escalones de la pequeña peana sobre la que está colocado su sillón.

Benedicto XVI dio un rodillazo, pero inmediatamente fue ayudado a levantarse por sus ayudante y prosiguió con la ceremonia.

El susto más grande ocurrió el 17 de julio de 2009, cuando se fracturó la muñeca derecha, tras resbalar en la casa de Les Combes, en la región alpina italiana del Valle de Aosta, donde pasaba unos días de descanso

El Papa fue trasladado a un hospital cercano, donde fue operado de reducción y osteosíntesis con anestesia local.

Se trató, según contó Manuel Mancini, el jefe de traumatología del hospital valdostano que le operó, de una intervención de rutina, llamada a “‘cielo abierto’, que no comportó ningún corte, sino la simple aplicación, a través de orificios algunos hilos de metal, para mantener la muñeca en posición, con los que se ha reducido la fractura”.

Se inmovilizó su muñeca derecha con un aparato realizado con un material formado con fibras de vidrio, en forma de tejido, que tiene las mismas funciones que la escayola y que el Papa llevó durante un mes.

Esa fue la segunda vez en 17 años que el Papa sufría una caída. En agosto de 1992, el por entonces cardenal Joseph Ratzinger resbaló en el baño de la residencia de la localidad alpina italiana de Bressanone donde se alojaba.

En aquella ocasión se golpeó la cabeza, donde tuvieron que darle puntos de sutura, y permaneció varios días hospitalizado.

El 28 de marzo de 2010, por primera vez en sus casi cinco años de Pontificado, Benedicto XVI presidió desde el “papamóvil” la procesión de las Palmas del Domingo de Ramos en la plaza de San Pedro del Vaticano.

El 16 de octubre de 2011 volvieron a saltar las alarmas, al ver como Benedicto XVI utilizaba por primera vez una plataforma móvil para trasladarse durante una misa en la basílica de San Pedro.

El 23 de marzo de 2012 Benedicto XVI se ayudó por primera vez en público de un bastón para caminar, durante la ceremonia de despedida en el aeropuerto de Fiumicino, en Roma, antes de viajar a México y Cuba.

El Vaticano confirma una operación para cambiar las pilas al marcapasos

Esta mañana, el portavoz vaticano, Federico Lombardi, ha confirmado que el Papa fue sometido recientemente a una ligera intervención para cambiar las pilas del marcapasos “que lleva desde hace tiempo”.

“No se trató de una intervención complicada, al contrario, absolutamente normal, de rutina”, ha dicho Lombardi.

El portavoz vaticano insistió en que la renuncia de Benedicto XVI no tiene relación con su salud, sino con el avance de la edad, y reiteró que el Papa “no tiene enfermedades específicas”.

 

(No Ratings Yet)
Cargando…