Inicio / Portada España / Jubilados felices: el efecto de la televisión

Jubilados felices: el efecto de la televisión

Los jubilados y jubiladas son más felices que sus coetáneos en activo. Curiosamente el ver la televisión está relacionado con su bienestar emocional. Y estos niveles superiores de bienestar se explican también por el uso más flexible que hacen del tiempo

Jubilados felices: el efecto de la televisión
EPA/RAINER JENSEN

Esta son algunas de las principales conclusiones de un trabajo internacional, en el que han participado varios investigadores de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y se han entrevistado a 21.000 personas, mayores de 50 años,  de diversos países europeos (España, Finlandia y Polonia) y de otros continentes (China, Ghana, India, México y Sudáfrica).

No obstante, hay diferencias que reseñar entre los jubilados felices de los países europeos y de los no europeos que formaron parte de este sondeo.

Así, en los países europeos, un mayor tiempo viendo la televisión se relacionaba con una menor experimentación de emociones negativas.

Mientras que escuchar la radio hacía más felices a los  jubilados de los países no europeos.

Emociones agradables

“Si bien sabemos que hay diferencias entre las personas en el modo en que la transición a la jubilación afecta a su bienestar, el estudio indica que, en términos generales, las personas mayores jubiladas experimentan más emociones agradables y menos emociones desagradables”.

Así lo ha explicado a EFEsalud, Darío Moreno-Agostino, psicólogo de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM)  y uno de los firmantes de este trabajo internacional, en el que las entrevistas, de tipo personal, repasaban con el sondeado las emociones positivas y negativas experimentadas en sus actividades diarias y el tiempo que dedicaban a las mismas.

El método se ha basado en una reconstrucción de su día a día en función de las tareas realizadas y se les preguntaba, por ejemplo, cómo de preocupado, alegre o relajado se sentía al ejecutar cada una de ellas:

Descansar, comer, hacer tareas del hogar, caminar, comprar, cuidar alguien, participar en alguna actividad religiosa, mantener relaciones sexuales o ver la tele, entre otras.

El estudio, publicado en Emotion, ha sido fruto de la colaboración entre diversos centros de investigación y en el mismo han participado también:

Arthur A. Stone and Stefan Schneider de la Universidad de Sur de California; Seppo Koskinen del Instituto Nacional de Salud de Helsinki; Matilde Leonardi, del Instituto Neurologico de Carlo Besta de Milan; Nirmala Naidoo y Paul Kowal de la OMS;  José María Haro del Centro de Investigación Biomédica en red  de Salud Mental en Madrid;  Marta Miret  y Jose Luis Ayuso-Mateos de la UAM.

La televisión

En relación a la televisión,  el estudio muestra que sentarse frente a este electrodoméstico es la actividad a la que más tiempo dedican los jubilados, y que este tiempo es el doble del que dedican sus coetáneos activos.

Además, y según destaca el investigador español, esta actividad, esta relacionada con una menor intensidad de emociones negativas (preocupación, enfado…)  en los países europeos.

“Es como una evasión, no mejora el afecto positivo, simplemente disminuye el afecto negativo” y  parece que pudiera actuar como una forma de evasión.

Uso del tiempo

“Los resultados sugieren también que la promoción de una mayor flexibilidad en el uso del tiempo entre los mayores jubilados también podría llevar a una mejora en su bienestar emocional”.

jubilados felices
Parejas de ancianos bailan danzón en La Habana, Cuba/Alejandro Ernesto

Pero las conclusiones sugieren que hay influencias adicionales involucradas en el uso del tiempo que, sin embargo,  no fueron capturadas en este estudio.

Por ejemplo, las redes sociales e interacciones que señalan pueden estar jugando un papel importante.

La investigación alude a otros autores para reseñar además que hay que tener en cuenta que el estado afectivo en sí mismo puede alentar diferentes patrones de uso del tiempo.

Jubilados felices ¿Y el sexo?

Destaca por último la investigación que la baja frecuencia de algunas de las actividades que llevan a cabo los jubilados dificultaron la identificación de posibles relaciones con su bienestar emocional.

Así en el caso de la actividad “tener intimidad relaciones / sexo ” se observó una muy baja frecuencia, aunque los encuestados la visibilizaron como una de las actividades más placenteras.

Y están convencidos de que una investigación adicional podrá arrojar luz sobre variables adicionales.

Concluye que, a la luz de los datos, se puede sugerir que las políticas destinadas a promover el uso flexible del tiempo entre adultos mayores, tal vez mediante la reducción de trabajo y horas relacionadas con el trabajo, podrían aumentar el bienestar en las poblaciones de mayor edad.

(2 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…