Inicio / Portada España / ¿Por qué parte de nuestros jóvenes siguen modelos sexuales machistas y violentos?

¿Por qué parte de nuestros jóvenes siguen modelos sexuales machistas y violentos?

Los modelos sexuales machistas y violentos que ponen en práctica algunos de nuestros jóvenes han hecho saltar todas las alarmas. El reciente caso de “La Manada” es un ejemplo muy ilustrativo de lo que está sucediendo. La pornografía y las redes sociales están de por medio

¿Por qué parte de nuestros jóvenes siguen modelos sexuales machistas y violentos?
EFE/EDUARDO MARGARETO

Los expertos llevan ya tiempo advirtiendo del aumento de estos modelos sexuales nada recomendables entre los más jóvenes y apuntan a la falta de información y formación en las escuelas, al despertar sexual que se produce en internet y al tempranísimo acceso a contenidos pornográficos, que se sitúa entre los 9 y los 11 años.

También advierten del nada desdeñable incremento de la práctica del “sexting” o intercambio de imágenes de contenido sexual entre adolescentes a través de las redes sociales.

Alejandro Villena, psicólogo e integrante de la plataforma Dale Una Vuelta, y el doctor Carlos San Martín Blanco, miembro de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), explican a EFEsalud algunas de las claves de esta situación.

En primer lugar, apunta Alejandro Villena, hay una falta de información y formación para los jóvenes en su ámbito escolar y familiar, y a pesar de que a ellos les gustaría aprender de sus mayores, acaban aprendiendo de la pornografía en un momento “crítico y sensible para su maduración como personas, para su maduración afectivo sexual”.

“Y además se da la circunstancia de que la gran mayoría de los vídeos pornográficos que hay en internet tienen un contenido muy alto de agresividad físico y verbal”.

Con estos vídeos los niños terminan asociando el placer sexual a conductas agresivas y machistas, sobre todo del hombre hacia la mujer  “y acaban interiorizando estos modelos basados en la humillación y sumisión de la mujer, en roles sexuales que no son los reales”.

No obstante, Villena opina que es un poco atrevido etiquetar a la pornografía como única responsable de casos como el de “La Manada”, pero si cree que es “una variable directa importante a la hora de entender cómo se ve a la mujer”.

Modelos sexuales: dale una vuelta

En la web de la plataforma Dale una Vuelta, cuyo lema es “Stop porn. Start sex”, se leen los siguientes datos, recogidos de diferentes portales de contenidos para adultos: Uno de cada diez consumidores tiene menos de 10 años; el 81 por ciento de los niños de entre 13 y 18 años afirman observar la pornografía como una conducta normal; el acceso, aunque sea casual, a contenidos pornográficos, se produce entre los 9 y 11 años.

“En consulta son cada vez más los jóvenes que llegan con sus padres y también llegan adultos solicitando ayuda por un problema de su relaciones sexuales, por hipersexualidad o conductas exacerbadas”.

Muchos de estos niños que han aprendido de la pornografía que tienen que ser violentos con la mujer o que ésta es un mero objeto, de adultos no se sienten cómodos en la relación sexual, no saben cómo estimular a su pareja, o cómo tener en cuenta los sentimientos y  la afectividad”.

modelos sexuales
EFE/Sebastião Moreira

Existe, apunta, una absoluta disociación entre los deseos y sentimientos de la mujer y la imagen que nos muestra la pornografía.

La gran mayoría de la pornografía que hay hoy en día busca solo el placer del hombre, es muy coitocéntrica, no incluye preliminares, caricias, afecto…. Se extirpa todo el carácter afectivo y se olvida a la persona que hay detrás, con sus deseos, creencias…”

Dale una Vuelta nace de la necesidad de informar, “porque estamos preocupados por los adolescentes y personas que sufren por el consumo excesivo de pornografía, y nadie está haciendo nada, desde los responsables políticos a los colegios, aunque también es verdad que hay muchas asociaciones que se dedican a generar conciencia”.

En su opinión, en los colegios se han centrado mucho en prevenir enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados “y han hecho buena labor, pero la sexualidad va mas allá incluso de las relaciones sexuales y no se enfoca en el componente más afectivo, no se enseña a la persona a ser libre, a tener un pensamiento critico”.

El problema, sostiene, es que hay mucho miedo por parte de los padres “que piensan que si hablan de sexo van a fomentar la promiscuidad en sus hijos y van a inducirles a tener conductas de riesgo, cuando la realidad es la contraria”.

Todos los estudios señalan que cuanto más se habla, se informa y educa desde pequeñitos, se ejerce luego la sexualidad con más libertad y responsabilidad, asegura Villena.

Modelos sexuales: sexting

Sobre el sexting o intercambio de imágenes de contenido sexual a través de las redes sociales, apunta Villena que va en aumento entre jóvenes y adolescentes.

Los modelos sexuales que se imponen en los medios “afectan también a la construcción en los guiones comportamentales de cómo el hombre y la mujer deben ser en el ámbito de las relaciones íntimas”.

En su opinión, en las ultimas décadas la tecnología ha alterado por completo la forma en que los adolescentes y los jóvenes adultos se comunican e interactúan con sus parejas o sus iguales.

“Y el sexting es una de esas nuevas formas de comunicación, que puede acabar con la inocencia, la ingenuidad de un adolescente”, añade.

modelos sexuales
EFE/Alex Cruz.

Además apunta, hay una hipersexualizacion en la sociedad: letras de canciones, videoclips, carteles publicitarios… “y esto está dejando huella”.

Desde Dale Una Vuelta, concluye este psicólogo, se quiere poner de manifiesto la preocupación por los adolescentes y su consumo de pornografía.

“En un periodo tan critico de maduración a nivel cerebral, es como si le dieses un Ferrari a un niño que no sabe conducir: el accidente está asegurado”.

También se quiere llamar la atención sobre el carácter adictivo de la pornografía.

Modelos sexuales: modelo de sociedad

Para el doctor Carlos San Martín, especialista en Sexología Clínica y Terapia de Pareja por la Asociación Española de Sexología Clínica y el Instituto de Sexología de París, lo primero que hay que tener claro es que quizá lo fácil es echar la culpa a la gente joven, y lo que hay que plantearse es que tipo de sociedad les estamos dejando.

“Qué concepto sobre la sexualidad, respeto, igualdad, sobre la libertad sexual de la persona estamos siendo capaces de transmitir”.

A su juicio, no son muy alentadores los modelos sexuales sobre los que los jóvenes construyen su orientación y actividad sexual.

También coincide con Villena en que estamos  rodeados de medios que fomentan mensajes de machismo y sumisión de la mujer: series de televisión; canciones… “porque si nos paramos a escuchar la letra de algunas de las canciones que escuchan los adolescentes de 15/16 podemos salir un tanto escandalizados con letras absolutamente cosificadoras y reforzadoras del concepto de sumisión en lo sexual”.

Modelos sexuales: falta de educación

Otra cuestión, apunta asimismo en coincidencia con Villena, es la ausencia absoluta de educación sexual.

“Hace muchos años cuando iba a centros educativos y me reunía con los padres para hablar de educación sexual siempre decía lo mismo, que si ellos tenían algún inconveniente o no se ocupaban de hablarles de sexo, que no se preocuparan que alguien lo haría por ellos”, señala San Martín.

modelos sexuales
EFE/Mikael Libert.

“Y eso es lo que está pasando y el problema es que quien lo está haciendo es la pornografía, cuyo acceso es muy fácil hoy en día, y refleja un modelo en el que al sumisión de la mujer se da como algo normal”.

Estos modelos sexuales  “llevadas al extremo  dan  situaciones como las de ´La Manada´. Representan la distorsión y la interpretación de que cuando una chica es sumisa se deja y accede”.

“Algunos creían que estábamos siendo capaces de mejorar y lo que esta sucediendo es al revés, un deterioro, pese a que en España tenemos una ley de igualdad, que debería evitar todas esas situaciones “, agrega este experto.

Porque esta ley, explica, establece mecanismos de control para que por ejemplo no se produzcan ese tipo de situaciones en la publicidad, en los medios.. “es una ley que no se desarrolla en absoluto y de esos barros vienen estos lodos”.

“Estamos observando y nos tiene preocupados situaciones clínicas que hace cinco años no se veían. Ahora vemos con cierta frecuencia, con mucha más de la que nos gustaría, cómo llegan cada vez más chicas, solas o acompañadas de sus padres, preocupados por las relaciones disfuncionales con sus novios o parejas”, relata el doctor San Martín.

“Se vislumbra muchas veces una situación de violencia de género y  la aceptación y asunción de una situación de sumisión como algo normal… o la normalización de situaciones como los celos , el control de los mensajes del móvil o de con quien vas o con quien te relacionas…”

(No Ratings Yet)
Cargando…