Inicio / Actualidad / Los investigadores de las vacunas anticovid defienden en Oviedo su eficacia y seguridad

Los investigadores de las vacunas anticovid defienden en Oviedo su eficacia y seguridad

Obtuvieron en junio el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica como creadores, en un tiempo récord, de las vacunas anticovid que han frenado al coronavirus. Un galardón que estos siete científicos han recogido en Oviedo, ante los Reyes, en la entrega de estos prestigiosos reconocimientos

vacunas anticovid investigadores
Dos de los siete científicos galardonados con el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2021, Ugur Sahin (d) y Özlem Türeci (i) durante una rueda de prensa en el Hotel de la Reconquista de Oviedo este viernes. EFE/Paco Paredes

Los científicos han conversado a lo largo de la semana, antes de recoger el premio, ayer viernes en Oviedo, con los medios de información para valorar su descubrimiento de las vacunas, su eficacia y seguridad.

Los científicos distinguidos son la bióloga húngara Katalin Karikó; el inmunólogo estadounidense Drew Weissman; los doctores alemanes Ugur Sahin y Özlem Türeci; el biólogo canadiense Derrick Rossi; la vacunóloga británica Sarah Gilbert, y el bioquímico estadounidense Philip Felgner.

Los siete investigadores que reciben este galardón han contribuido con sus descubrimientos al desarrollo de tres vacunas basadas en distintas estrategias, pero que tienen como blanco común la proteína “S”, presente en la superficie del virus que facilita su unión y entrada a las células.

Son las de Pfizer/BioNTech, Moderna y AstraZeneca, inoculadas a millones de personas en todo el mundo para protegerse del nuevo virus, que estallço hace más de año y medio en todo el mundo.

Los creadores de la vacuna de Pfizer: Hemos hecho posible lo imposible

Los doctores Uğur Sahin y Özlem Türeci, el matrimonio de científicos turcos que desarrolló en Alemania la primera vacuna en ser autorizada e inyectada hace diez meses en Europa para combatir la covid-19, contaron con un equipo que trabajó día y noche para conseguir en un tiempo récord hacer posible lo imposible.

“Ahora nos damos cuenta de que era casi imposible, pero hemos hecho posible lo imposible”, ha señalado Sahin, que junto a su esposa fundó en 2008 en Alemania BioNTech, empresa con la que consiguieron desarrollar su vacuna, comercializada junto al gigante farmacéutico norteamericano Pfizer, y con la que están desarrollando también terapias basadas en el ARN mensajero para el tratamiento de tumores.

La vacuna desarrollada por Sahin (1965) y Türeci (1967), comercializada con el nombre de Comirnaty por Pfizer/BioNTech, es la que más ha sido usada en España y el resto de la Unión Europea y, al igual que la de Moderna, está basada en el ARN mensajero ya que provoca la respuesta inmunitaria a partir de una proteína modificada, en vez de basarse en virus atenuados, como hacen las tradicionales.

janssen grupo edad
La covid-19 ha puesto de manifiesto que la salud no es posible sin la ciencia y el resultado de esta en forma de medicamentos y vacunas. Vacuna de Pfizer/BioNTech/EFE / KAY NIETFELD / POOL

Más de treinta años de investigaciones culminaron con el desarrollo de una vacuna “que no cayó del vacío”, ha asegurado Türeci en una rueda de prensa telemática en la que su marido ha subrayado que el desarrollo de este inyectable “se hizo sin atajos”.

Weissman: Las vacunas anticovid son potentes, seguras y sin efectos graves

Las vacunas que hay en el mercado para hacer frente a la pandemia provocada por la covid-19 no sólo son muy potentes, sino que también son seguras y no generan efectos secundarios graves, ha asegurado en Oviedo el inmunólogo estadounidense Drew Weissman, cuyas investigaciones han contribuido a su desarrollo en poco más de un año.

“Se han vacunado mil millones de personas y no hemos visto ningún efecto secundario grave”, ha subrayado este experto en microbiología que desde años trabaja en el desarrollo de vacunas de la mano de la bióloga húngara Katalin Karikó, considerada la madre de las vacunas basadas en el ARN mensajero (ARNm).

Vacunas como las de Moderna o Pfizer que sus investigaciones han permitido sacar adelante han conseguido quintuplicar los niveles de protección frente al coronavirus respecto a los que presenta un convaleciente de la infección por lo que -ha subrayado Weissman- sólo puede considerarse como una protección muy potente y segura.

“El resto del mundo tiene que poner en marcha este programa vacunal o no controlaremos la epidemia”, ha añadido tras reconocer que la tercera dosis va a ser necesaria “para conseguir un nivel de inmunidad suficientemente alto para estar protegidos”.

Rossi: Las vacunas son muy baratas y no bajarán su precio mucho más

El biólogo canadiense Derrick Rossi, fundador de la empresa Moderna, no ve un problema en el precio de las vacunas anticovid porque se trata de uno de los productos más baratos del mundo farmacéutico.

vacunas, vacunación, campaña, aguja, hospital, pacientes, covid-19, coronavirus, pandemia, inmunidad, rebaño, Pfizer, Moderna, sanidad, salud, sanitarios
Vacuna Moderna para hacer frente a la Covid 19/EFE/IREKIA

Con unos precios que rondan los 30 o 40 dólares (unos 26 o 34 euros), no cree que puedan bajar mucho más de coste para frenar a un virus con el que, en su opinión, la humanidad se verá obligada a convivir durante décadas y se volverá endémico.

Lo que impide que muchas personas no tengan acceso a las vacunas no es su precio, sino el “cuello de botella que supone la producción y distribución” de miles de millones de dosis por todo el mundo, ha añadido tras recordar que una medicina genética puede costar entre 50.000 y 100.000 dólares (entre 43.000 y 86.000 euros) y que, aunque haya países que no disponen de dinero para comprarlas, es necesario que los que sí pueden permitírselo compren de más para donárselas a los más pobres.

Este biólogo e investigador, que ha trabajado en la Universidad de Harvard y en su Instituto de Células Madre, fundó en 2010 Moderna, una empresa desde la que explotar sus descubrimientos sobre la capacidad de transformar y reprogramar células madre gracias a tecnologías basadas en el ARN mensajero y que se convirtió en una de las primeras del mundo en desarrollar una vacuna para frenar la covid-19.

Tan solo precisó de 42 días para desarrollar su vacuna y poder iniciar los ensayos clínicos, un hito “sin precedentes en la historia” que, según ha asegurado en un encuentro telemático con medios de comunicación, permitió poner en el mercado en unos meses un producto que se ha demostrado “enormemente eficaz”.

Sarah Gilbert: las vacunas mantendrán su eficacia ante las mutaciones del coronavirus

Dosis de la vacuna de AstraZeneca/EFE/Kai Försterling/Archivo

La vacunóloga británica Sarah Gilbert, que lideró el equipo que creó la vacuna de Oxford/AstraZeneca contra la covid, no espera que las mutaciones del coronavirus que provocan la enfermedad hagan necesario cambiar su composición en los próximos meses porque ya han demostrado que “funcionan con todas las variantes”, aunque también ha reconocido que siguen almacenando datos para generar nuevas fórmulas si fuera necesario.

Esta bióloga, especializada en el desarrollo de vacunas contra la gripe y otros patógenos emergentes, dirigió el grupo que descubrió la vacuna británica.

Con 59 años y dedicada a la investigación en la Universidad de Oxford desde la década de los 90, Gilbert sí que considera que, en la segunda generación de vacunas frente a la covid, sería interesante mejorar su termoestabilidad, ya que las actuales tienen que estar congeladas o requieren de refrigeración, y sería mejor su almacenamiento a temperatura ambiente.

Otra mejora a la que apunta esta científica, aunque de momento es teórica pero de no de aplicación rápida, es la posibilidad de inocularla mediante un espray nasal que vaya directamente a los pulmones.

(No Ratings Yet)
Cargando…