Inicio / Salud sexual / Intimidad femenina, siempre es bueno aprender

Intimidad femenina, siempre es bueno aprender

La sexualidad es un aspecto fundamental en la calidad de vida. Sin embargo, para muchas mujeres sigue siendo un tabú. El desconocimiento fisiológico de su organismo alimenta mitos y miedos que ocasionan disfunciones relacionadas con el dolor, como el vaginismo y la dispareunia. La razón nos la ofrecen los expertos

Otras noticias

Intimidad femenina, siempre es bueno aprender
EFE/Carlos Santamaría

Según la psicóloga y miembro de la organización española Actio-Psicología Aplicada, Raquel De Laorden, “el 43% de la mujeres sufren algún trastorno sexual, por un 35% de los hombres”.

Sin embargo, muchas mujeres no conocen esta realidad. Creen, erróneamente, que las disfunciones de este tipo solamente afectan a la población masculina. Palabras como vaginismo, constricción involuntaria de los músculos de los genitales femeninos al intentar el coito, o dispareunia, dolor genital recurrente asociado con la relación sexual, siguen siendo extrañas para muchas mujeres.

“La falta de conocimiento sobre este tipo de temas facilita que se produzcan estos trastornos”, expone la médica y miembro de la Asociación de Especialistas en Sexología, Ana Belén Romero.

Sin embargo, en 2012 esta problemática femenina resonó fuerte en los medios cuando apareció una encuesta realizada por la Universidad de Chicago (EE.UU.), publicada en el Journal of the American Medical Association.

El estudio concluyó que la prevalencia de las disfunciones sexuales es más alta en la población femenina que en la masculina, y especificó que, “el 43% de las mujeres ente 18 y 59 años ha experimentado algún tipo de disfunción sexual a lo largo de su vida”.

Esta encuesta, sin embargo, fue más allá y logró averiguar qué tipo de trastornos sexuales eran más comunes dentro de las población femenina. El resultado: el 21% de las mujeres entre los 18 y los 29 años afirmaban que sufría algún tipo de dolor durante la relación sexual, mientras que el 27% habla de experiencias “poco placenteras“.

En esta línea, el Departamento de Urología y Psiquiatría de la Universidad de California (EE.UU.), aseguró “que cerca del 40% de las mujeres nunca han buscado tratamiento o ayuda” para estos problemas.

Desconocimiento del propio cuerpo

¿Por qué la población femenina continúa escondiendo este tipo de disfunciones cuando se ha establecido que la salud sexual es parte integral de la vida humana?.

De Laorden apunta que “muchas mujeres desconocen su propio cuerpo y sus genitales, en concreto la función del clítoris”.

Para la médico y especialista en salud sexual Ana Belén Romero, “este tipo de trastornos están relacionados con el aspecto psicológico y pueden originarse, incluso, durante las primeras relaciones sexuales”.

Una mujer tailandesa con un poster de una mujer desnuda en la mano camina delante de una pancarta en la que se lee ¿Qué es buen sexo?' delante del Palacio Real en Bangkok, Tailandia
Los expertos indican que las mujeres sufren más disfunciones sexuales que los hombres. Según la psicóloga Raquel De Laorden,“el 43% de la mujeres tienen algún trastorno sexual, con respecto al 35% de los hombres”. EFE/Narong Sangnak

Estos problemas se deben a factores como el miedo a la intimidad, unido al temor de rechazo por parte de la pareja, a una inadecuada educación y a la asociación del sexo con la inmoralidad o con el sentimiento de culpabilidad, así como al papel de las mujeres en las relaciones sexuales, en donde prevalece la idea de satisfacer al hombre, según indica a Efe De Laorden.

Romero insiste que este tipo de ideas todavía “pesan mucho en nuestra cultura y deben desmitificarse”. Llama la atención, por ejemplo, sobre la concepción de la masturbación femenina. Asegura que, “todavía es un completo tabú en nuestra sociedad ”.

Frente a esto, la psicóloga y sexóloga Cristina Martínez, asesora de la Asociación Española para la Salud Sexual, apunta que, “las mujeres, a diferencia de los hombres, no nos atrevemos a vivir la masturbación con naturalidad y eso crea un gran desconocimiento de su propia sexualidad”.

Martínez afirma, además, que “por lo general la mujer está acostumbrada a que sea el hombre quien descubra su propio placer sin pasar por ella misma y esto se debe a que muchas jamás han explorado su área genital, lo que genera un ocultismo o un mayor tabú en la mujer que en el hombre”.

En suma, según Romero, “para evitar problemas sexuales la mujer debe ponerse en manos de un experto que le ayude a resolver esas disfunciones y, una vez que juntos han encontrado dónde está el problema, puede favorecer su vida sexual con el autoerotismo”.

Esto, en definitiva, “le permite desechar miedos, tabúes y vergüenzas”, porque la base del conocimiento del cuerpo femenino es también fundamental para evitar trastorno sexuales.

Es verdad que si una mujer no conoce ni siquiera su anatomía, si no conoce cuáles son sus puntos erógenos, ni qué caricias le pueden formular un orgasmo, difícilmente puede comentárselo a su pareja y saber qué es lo que realmente le gusta”, concluye Romero.

 Diez consejos para mejorar la sexualidad

De acuerdo con la experta  Romero, estos son los pasos a seguir por una mujer con algún tipo de disfunción sexual e interesada, no solamente en superarlo, sino en enriquecer este ámbito de su salud, a través del auterotismo:

1.- Normalizar el concepto de masturbación para desmitificar y eliminar culpas o vergüenzas. Para esto debe consultar con un especialista en Sexología.

2.- Favorecer un espacio de la propia intimidad. Se aconseja dedicarse un tiempo a solas, sin prisas o preocupaciones.

3.- Conocer la anatomía genital y sus funciones. Esto, mediante una autoexploracion que le permita visualizar los genitales. Para esto puede utilizar un espejo.

Una mujer observa productos en un stand de venta de juguetes eróticos.
Una mujer observa productos en un stand de venta de juguetes eróticos. EFE/Mario Guzman

4.- Autoestimularse sexualmente, con el objetivo de obtener placer y conseguir un orgasmo. Se puede seguir los pasos descritos en el libro “Técnica de entrenamiento en masturbación” de Lobitz y LoPicolo, pero siempre guiada por un especialista en Sexología, que atiende al aspecto psicológico y emocional de la disfunción y que adapte los tiempos y los ejercicios a las características físicas y las necesidades psicológicas de cada mujer.

5.- Estimular las fantasías sexuales, a través de películas y lecturas eróticas.

6.- Utilizar juguetes adecuados y lubricantes, obtenidos en tiendas especializadas.

7.- Hacer participe a la pareja, dejando ver como la mujer se masturba, así se fomenta la fantasía sexual, la autoconfianza en sí mismo, y la complicidad.

8.- Desear desearse. Dejarse quererse por sí mismo y disfrutar con ello, haciendo conscientes las sensaciones placenteras que se obtienen con el orgasmo en las prácticas masturbatorias, con el fin de incorporarlas plenamente.

9.- Ceder a la curiosidad y ampliar las experiencias placenteras, para nuevas formas de estimulación, sin vergüenza.

10.- Autovalorar el cuerpo como lo más precioso y preciado que se tiene.

 

(No Ratings Yet)
Loading...
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies