Inicio / Coronavirus / La inmunidad frente a la COVID-19, una cuestión de tiempo y paciencia

La inmunidad frente a la COVID-19, una cuestión de tiempo y paciencia

Casi un año después de que el SARS-CoV-2 se extendiera hasta causar una pandemia que se acerca al millón y medio de muertos en el mundo, los científicos han aprendido mucho sobre este coronavirus, pero quedan aspectos importantes por desvelar como la duración o la intensidad de la inmunidad, cuestiones que solo el tiempo ayudará a responder

anticuerpos inmunología
Infografía Sociedad Española de Inmunología.

En estos meses “hemos avanzado bastante en el conocimiento de la inmunidad frente al SARS-CoV-2, pero no lo suficiente como para hacer predicciones. Queda mucho por explorar”, dice a Efe la inmunóloga del Centro de Investigaciones Biológicas Margarita Salas (CIB-CSIC) María Montoya.

De momento, la ciencia ya sabe qué papel desempeñan algunos de los actores involucrados en la inmunidad, cómo los anticuerpos o las células que destruyen a las células infectadas por el virus, pero falta saber “cuál es la implicación de cada uno de estos componentes en la eliminación de la infección y en la protección a largo plazo”, advierte Montoya.

La respuesta inmune

Vayamos por partes: ¿En qué consiste la inmunidad?. La inmunidad es la capacidad del organismo para protegerse de la infección de un patógeno, y se adquiere tras pasar la enfermedad o vacunarse frente a ella.

Tanto si el patógeno es original (virus o bacteria), como si está atenuado y es inofensivo (una vacuna), el cuerpo detecta un elemento extraño y desencadena una respuesta que se produce en distintas etapas, detalla a Efe la catedrática de Inmunología del Centro de Investigaciones Biomédicas (CINBIO) y doctora en Medicina, África González.

La primera es una respuesta rápida, la innata, una ofensiva en la que un ‘ejército’ de elementos solubles (interferones) y células (macrófagos, neutrófilos y células dendríticas) intentan retrasar el avance del virus y evitar la infección e incluso los síntomas.

cuarta ola estudio seroprevalencia
Una enfermera hace un test rápido a un hombre para ver si es portador del coronavirus en el centro de salud de San Andrés, Murcia. EFE/Marcial Guillén

En la segunda, el sistema inmune pone en marcha la respuesta adaptativa, más lenta y específica, encargada de producir anticuerpos contra el virus atacante y de eliminar todas las células del cuerpo que estén infectadas.

Para ello, producirá células T y B de memoria, cuya misión es “defender al organismo de futuras agresiones de ese mismo patógeno”, explica González.

Si esta respuesta inmune combinada es lo suficientemente fuerte, el organismo no sólo será capaz de eliminar al virus y frenar el avance de la enfermedad, sino que además, quedará preparado para eliminarlo rápidamente en el futuro; es la memoria inmunitaria.

De hecho, en eso consiste la vacunación: en hacer que el organismo recuerde al patógeno para defenderse rápidamente contra él cuando sea necesario.

¿Inmunidad para todos?

Aunque el proceso sea el mismo en todas las personas, la intensidad de la inmunidad generada tras una infección depende de muchos factores como la genética, la edad, el sexo, las vacunas previas o la exposición a patógenos.

Por ejemplo, para la covid-19 se ha observado que algunos genes pueden proteger del virus y que algunas vacunas como la de la gripe común, también dan “cierta protección”, mientras que ser hombre, mayor de 65 o tener diabetes, obesidad o hipertensión son factores que elevan el riesgo de sufrir covid-19 severa, explica la catedrática de la Universidad de Vigo.

Además, algunas alteraciones genéticas también pueden incrementar la susceptibilidad de enfermar de gravedad del virus, añade.

ciencia coronavirus
Una científicas brasileña trabaja en el laboratorio de Inmunología del Instituto del Corazón (Incor) de la Facultad de Medicina de la Universidad de Sao Paulo. EFE/ Sebastiao Moreira

En el lado contrario de la balanza, por ejemplo, están los niños menores de 10 años que parece que tienen menor capacidad de infectarse de SARS-CoV-2 y de contagiar y que, cuando se infectan, no desarrollan síntomas (o son muy leves), todavía no se sabe muy bien por qué.

El tipo de patógeno, su virulencia y capacidad para mutar, también determinan el tipo de infección y su gravedad, por eso, “la inmunidad no es igual entre unas personas y otras, ni en intensidad, ni en duración”, avisa González.

Mutaciones y reinfecciones

Determinar cuánto dura la inmunidad frente a la covid-19, es la pregunta de millón, según ambas expertas.

“Sabemos que hay al menos memoria inmunitaria de ocho meses en personas que se infectaron al comienzo de la pandemia, y se sabrá más conforme pase el tiempo, antes es imposible saberlo. Tan solo se puede especular o comparar la covid-19 con otros virus semejantes”, explica González.

Además, “estamos viendo que la respuesta inmune a la infección natural es muy variable entre unas personas y otras, y aún no sabemos muy bien las implicaciones que esto tiene. De momento, hay más preguntas que respuestas al respecto”, señala Montoya.

Una de las situaciones que más preocupa a los científicos y que puede ser determinante en la evolución futura de la pandemia es la capacidad de mutación del SARS-Cov-2, que puede hacer que un organismo no sea capaz de reconocer al virus y vuelva a infectarse pese a haber pasado la infección.

“Esto es lo que pasa con el virus de la gripe, que cambia mucho de año a año, y nuestro sistema inmunitario no reconoce bien al virus mutado. Por esto hay que revacunarse anualmente con vacunas que contienen cepas nuevas”, explica África Gónzález

En el coronavirus la tasa de mutación es pequeña, si esto se mantiene es muy improbable que haya nuevos contagios o serán mínimos, y que no haya que cambiar la vacuna del cada año, como ocurre con la de la gripe.

Hasta la fecha, solo se han descrito 27 casos de reinfección por SARS-CoV-2 en el mundo.

Y esta semana hemos conocido el primer caso de reinfección en España, el de una mujer que tras infectarse en abril tuvo un segundo episodio más grave que el primero y con otra variante del virus, en septiembre.

Reino Unido coronavirus
Voluntarios para dosis experimentales de vacunas contra el covid-en Oaxaca (México). EFE/ Daniel Ricardez

Además, los investigadores del Hospital Gregorio Marañón de Madrid que han hecho el estudio de este caso, han descrito el escenario epidemiológico completo que rodea a la infección, lo que ha permitido detallar, por primera vez en esta pandemia, no solo la variante que reinfectó a la paciente, sino cómo, a su vez, esta mujer provocó una transmisión posterior y contagió a varias personas de su entorno cercano.

Las vacunas, apuesta segura

Por ahora, todos los prototipos de vacuna que están a punto de ser aprobadas por las autoridades reguladoras y que llegarán al mercado a principios de 2021, como las de Pzifer, Moderna, Oxford y AstraZeneca, se están desarrollando sobre la misma cepa de SARS-CoV-2, con pequeños cambios (mutaciones) entre ellas.

Además, las vacunas se centran en la proteína S (spike) que es la que utiliza el virus para entrar en las células humanas a través del receptor ACE-2 e infectar al organismo, de manera que la protección contra el virus estará asegurada en todas las vacunas aprobadas por las agencias reguladoras de Europa y Estados Unidos.

Si algo ha quedado claro en estos meses, es que la ciencia está preparada para responder a todas estas preguntas y desarrollar vacunas en tiempo récord.

Cada día responden nuevas preguntas y cada día se sabe algo nuevo, pero aún habrá que esperar un poco más antes de contestar todas las interrogantes relacionadas con el SARS-CoV-2.

(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…