Inicio / Actualidad / Informe desescalada: El confinamiento total o parcial se podría extender largos periodos

Informe desescalada: El confinamiento total o parcial se podría extender largos periodos

Los expertos que asesoran al Gobierno en la pandemia de coronavirus no descartan el confinamiento “total o parcial” de grandes grupos de población durante largos periodos con el fin de poder eliminar el virus o dar margen al desarrollo de una vacuna que podría tardar más de doce meses en estar disponible.

informe confinamiento
El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón (i), entrega al presidente del gobierno, Pedro Sánchez, el informe de “Recomendaciones sanitarias para la estrategia de transición”. EFE/ Moncloa / Borja Puig De La Bellacasa

Así consta en las “Recomendaciones sanitarias para la estrategia de Transición” que el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias ha remitido hoy al presidente del Gobierno, a través de su director Fernando Simón, quien posteriormente ha explicado este informe de desescalada en una rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa.

Este documento incide en que la reducción máxima del número de casos de COVID-19 exigiría “fuertes medidas de distanciamiento social”, que pueden incluir ese confinamiento de grandes grupos durante un largo tiempo.

Las recomendaciones que este Centro ha trasladado al Ejecutivo para tratar de asegurar una gestión “eficaz y segura” de la epidemia se centra en cuatro áreas: la asistencia sanitaria; la vigilancia epidemiológica; la identificación y contención precoz de las fuentes de contagio; y las medidas de protección colectiva.

El objetivo de las estrategias que se deben adoptar ahora es, según el Comité de Coordinación, reducir el número de casos hasta un nivel asumible por el sistema sanitario evitando el riesgo de que desborde o vuelva a sufrir el estrés al que ha estado sometido durante la primera onda epidémica.

Pretenden además esas recomendaciones garantizar la asistencia a todos los pacientes -a los de COVID-19 y al resto-, y asegurar la protección de los colectivos más vulnerables “minimizando el coste humano, social y económico durante la gestión de la epidemia”.

Los expertos creen que esos objetivos se pueden lograr “con un proceso ordenado de transición” de la situación actual, con medidas extremas de distanciamiento social, hacia una “nueva normalidad” que asegure la reducción de riesgos.

Medidas sanitarias, según el informe de desescalada

Según Fernando Simón, en la desescalada habrá que plantearse reforzar los aspectos funcionales del sistema sanitario, en especial las UCI y la Atención Primaria, que, en este último caso, ha permitido con el seguimiento de los casos leves reducir el desbordamiento de los hospitales durante la pandemia.

Así, en la nueva fase, los hospitales deben estar preparados para disponer, en caso de necesidad, del doble de camas de UCI que tenían antes de la crisis causada por el coronavirus, e identificar espacios que permitan un incremento “de hasta el triple” de esa capacidad.

Respecto a la Atención Primaria, se ha de garantizar que los centros de salud tengan la capacidad diagnóstica adecuada ya que las pruebas PCR requieren aspectos logísticos determinados y laboratorios para obtener resultados en 24-48 horas.

También la Atención Primaria debe adecuar sus estructuras para evitar contagios y así se contemplan varias opciones, como definir centros específicos para atender a los sospechosos de COVID-19 o dentro del centro de salud crear circuitos separando a esos posibles pacientes con coronavirus de otros que acudan por otros problemas de salud, ha explicado Simón.

Además, se contempla que se pueda hacer el cribado de pacientes a la entrada y aumentar el número de consultas por teleasistencia.

También se debe garantizar el acceso de todo el personal sanitario a los equipos de protección individual y que haya reservas suficientes para enfrentarse a una posible nueva oleada del brote y reforzar las consultas de atención a estos profesionales para cribado, diagnóstico, seguimiento y atención psicológica.

Según Simón, también hay que identificar a los centros donde hay casos de infección, pero también a los que no tienen ninguno y protegerlos.

El Centro de Coordinación señala que si es necesario se deberá habilitar capacidad hotelera u otras instalaciones para proceder a ese aislamiento “supervisado” de esos casos leves cuando no pueda hacerse efectivo en el domicilio.

El documento señala que conforme se vayan avanzado en estos objetivos se podrán ir tomando decisiones que permitan un progresivo aumento de la movilidad y de la actividad laboral.

Esas decisiones se deberán basar, según los expertos, en la evolución de los indicadores específicos que se adopten en los foros técnicos del Consejo Interterritorial, y en la identificación de las áreas geográficas “con capacidades de preparación adecuadas” y con situaciones epidemiológicas y de riesgo adecuadas.

informe desescalada
Padres e hijos pasean por la gran vía de Murcia cortada al tráfico, este domingo, primer día del confinamiento que se permitir salir a las familias. EFE/ J.L. Cereijido

Incertidumbre ante la evolución de la epidemia

En el informe que han trasladado al Gobierno, los expertos constatan que no se puede predecir con seguridad cuál va a ser la evolución de la epidemia en España durante el próximo año, debido a la incertidumbre sobre la proporción de población que está infectada, a la duración de la inmunidad, la posible trasmisión estacional del virus y la forma en que evolucionará la pandemia en el resto del mundo.

Advierten por ello de que este documento será “dinámico” y susceptible de ser modificado según avance el conocimiento sobre el virus, los resultados que se desprendan del estudio de seroprevalencia o la aparición de terapias efectivas contra la enfermedad.

(No Ratings Yet)
Cargando…