Inicio / Enfermedades / Informe Cronos: convertir el reloj de las enfermedades en ahorro y vida saludable

Informe Cronos: convertir el reloj de las enfermedades en ahorro y vida saludable

“Informe Cronos: hacia el cambio en la atención a enfermos crónicos” es un documento que recoge evidencias de resultados de éxito en el abordaje de estas patologías como resultado de planes innovadores; en España hay 19 millones de crónicos

Informe Cronos: convertir el reloj de las enfermedades en ahorro y vida saludable
EFE/EPA/Divyakant Solauki

La gestión integral de la cronicidad puede suponer el ahorro de unos 8.000 millones de euros para el sistema sanitario. El coste de esta factura en España puede llegar a aumentar el 45% para 2020, hasta alcanzar unos 78.000 millones al año.

En este informe, elaborado por el Boston Consulting Group, se identifican las mejores prácticas en la gestión de enfermedades crónicas. Está basado en maximizar el valor de la prestación sanitaria, es decir, en ofrecer los mejores resultados de salud posibles para un nivel de gasto determinado.

“El objetivo es identificar y cuantificar la oportunidad para el sistema sanitario, en todo su ámbito, al implantar iniciativas innovadoras en gestión de crónicos y ver en qué manera le influiría de cara a su sostenibilidad”, explica Paulo Gonçalves, Partner y Managing Director de The Boston Consulting Group.

Actualmente, las enfermedades crónicas afectan a más de 19 millones de personas en España, son responsables de más de 300.000 muertes al año y suponen aproximadamente el 75 % del gasto del Sistema Nacional de Salud.

Según las estimaciones realizadas, de seguir tratando enfermedades crónicas como la diabetes, la insuficiencia cardíaca, EPOC o la osteoporosis con el modelo actual, el coste de su tratamiento podría alcanzar el 79,5% del gasto sanitario global estimado en 98.000 millones de euros para ese año.

La presión demográfica y otros factores pueden contribuir a un fuerte incremento de la dimensión del problema, y llegar a convertirse en insostenible en caso de que no se haga un cambio de paradigma.

Factores clave para afrontar el futuro:

  • Aumento de la población: las perspectivas demográficas para 2020 en España anticipan un aumento de 1,4 millones de habitantes en el periodo 2011-2020, hasta alcanzar los 47,8 millones en total.
  • Envejecimiento de la población: se espera que la pirámide poblacional se siga invirtiendo en los próximos años y que aumenten los segmentos de población mayores de 45 años. Además, el índice de gasto sanitario medio correspondiente a la población de más de 65 años puede llegar a duplicar el gasto de una persona media (40 años de edad) en España.
  • Continuidad de los hábitos de vida poco saludables: siguen teniendo gran impacto en la mortalidad de los enfermos crónicos. Una dieta inadecuada, la obesidad y el tabaco destacan entre los principales factores que afectan en gran medida a su salud.

Cinco pilares fundamentales:

1. Proactividad del sistema y de los pacientes: el uso de herramientas predictivas para que los profesionales puedan intervenir de una manera eficiente en función de cada tipo de enfermo. De esta manera, se busca evitar el deterioro y contar con pacientes activos, conocedores de su enfermedad y que sientan la responsabilidad de gestionarla adecuadamente.

2. Foco en los resultados de salud de la población: es esencial para la sostenibilidad y calidad del sistema. Para ello, se tiene el objetivo de que los resultados mejoren, tanto en calidad como en esperanza de vida.

3. Gestión del conocimiento y de los sistemas de la información: se comparten experiencias entre profesionales para identificar las mejores prácticas y el aprendizaje mutuo. Asimismo, se aprovechan todas las oportunidades que las tecnologías de la información y la comunicación brindan.

4. Integración y coordinación de la prestación sanitaria: la reorganización de los procesos centra la asistencia en las necesidades del paciente de una forma sostenible, potenciando la atención primaria y los equipos multidisciplinares de salud.

5. Incentivos asociados a resultados: el informe desarrolla indicadores asociados a los resultados de salud de la población y la calidad de la prestación sanitaria, y comparte objetivos de mejora entre ámbitos asistenciales.

Cuatro patologías, cuatro ejemplos

Diabetes, EPOC, insuficiencia cardíaca y enfermedades osteoarticulares son las cuatro enfermedades crónicas que presentan una alta carga en términos de salud y economía para la sociedad española, puesto que son patologías de alta prevalencia, consumen importantes recursos y merman en gran medida la calidad de vida de los pacientes.

Diabetes: la Federación Internacional de la Diabetes (IDF) estima que el número de pacientes que sufren la enfermedad en Europa se verá incrementado en nueve millones en 2030. Esta patología afecta al 13,8% de la población española y tiene un volumen importante de casos sin diagnosticar.

La oportunidad para la correcta gestión de la diabetes en el futuro reside en aumentar el valor del tratamiento; es decir, mejorar los resultados sanitarios haciendo un uso más eficiente de los recursos.

EPOC: según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) provoca todos los años la muerte de al menos 2,9 millones de personas y, según las estimaciones, en 2020 pasará a convertirse en la tercera causa de muerte en el mundo.

El infradiagnóstico de la EPOC es uno de los problemas más importantes que presenta la enfermedad en España. Si se implantara en nuestro país un modelo de gestión específico de la EPOC basado en intervenciones como las anteriores, la estimación es que se podrían generar eficiencias de hasta un 12%.

Insuficiencia cardíaca: su prevalencia en la población mayor de 45 años es del 7% y afecta a más del 16% de los mayores de 75 años. Además, es la primera causa de hospitalización en los mayores de 65 años y representa cerca de 90.000 ingresos hospitalarios anuales. De estos pacientes, una cuarta parte muere al año de su ingreso.

Si se dieran las mejoras necesarias, se podrían generar eficiencias en el tratamiento de la IC en torno al 14%, es decir, de aproximadamente 1.900 millones de euros en 2020.

Enfermedades osteoarticulares: constituyen un problema mayor para los sistemas sanitarios puesto que afecta a más de 200 millones de personas en el mundo. Está muy relacionada con el envejecimiento de la población, que en los últimos años se ha intensificado y va a seguir haciéndolo en los países desarrollados.

La osteoporosis está presente en aproximadamente el 15% de la población mayor de 50 años y en 30 de cada 100 mujeres tras la menopausia. Sin embargo, hay evidencia de que se pueden mejorar de forma sustancial con nuevos modelos organizativos y un rol más activo de los pacientes.

(No Ratings Yet)
Cargando…