Inicio / Nutrición / Inés Ortega da la bienvenida a la cocina para invertir en salud

Inés Ortega da la bienvenida a la cocina para invertir en salud

Para cocinar no hace falta tener “el laboratorio de Ferran Adrià”, pero sí ganas y un poco de tiempo. Es lo que sostiene Inés Ortega, que da la “bienvenida” a la cocina a quienes nunca se han empleado en ella y a quienes se manejan con soltura y buscan nuevas ideas porque es “invertir en salud”

Inés Ortega da la bienvenida a la cocina para invertir en salud
Foto facilitada por Perla Kaliman

La hija de la mítica Simone Ortega -autora de “1.080 recetas de cocina”, uno de los libros más vendidos en España con 3,5 millones de ejemplares desde su publicación en 1972- ha seguido los pasos de su madre en la difusión culinaria y a la treintena larga de recetarios escritos suma ahora “Bienvenidos a la cocina” (Siruela).

Consciente de que “hoy se pueden encontrar todo tipo de recetas por internet”, a las 114 que ofrece en este volumen “para jóvenes y no tan jóvenes” añade consejos y curiosidades porque, como docente, quiere hacer “labor pedagógica”, dice en una entrevista con Efe.

“Se puede estudiar química a través de las emulsiones o de un suflé”, defiende la autora, quien persigue que “la gente aprenda a comer” pero también que conozca datos como que los españolísimos churros tienen su origen en China o que el panettone nació en la corte de Ludovico el Moro en el siglo XV casi por casualidad.

Quienes se animen a cocinar con Ortega encontrarán también consejos para mejorar los platos e incluso reciclar. “En Pekín se puede pagar un billete de metro con 15 botellas de plástico; puede ser una idea para Ana Botella”, alcaldesa de Madrid, apunta la escritora gastronómica y catedrática.

Fácil, claro, saludable y rico

Inés Ortega posa junto a una nueva edición del famoso libro de su madre "1.080 recetas de cocina". Efesalud.com
Inés Ortega junto al famoso libro de su madre/Foto facilitada por la editorial Anaya

En cuanto a las recetas, asegura que tienen como denominador común ser “fáciles, claras, saludables y ricas” y estar pensadas para que las pueda elaborar “cualquier miembro de la familia”, incluso los más pequeños.

Las hay para desayunos y meriendas, como el bizcocho genovés o los huevos con champiñones; rápidas para el día a día, como la ensalada de garbanzos y el saltimbocca a la romana; para cenas sencillas como los canelones con queso de Burgos, y para reuniones con amigos con sugerencias como los rollitos de salmón crujientes.

Para sorprender a la familia recomienda platos como los ravioli de salmón con salsa de puerro, mientras que para cenas románticas se encuentran recetas como los filetes de rape masala o el pollo lacado con piña y arroz salvaje.

Inés Ortega defiende la cocina bien hecha, ya sea tradicional o de vanguardia: “Mi madre fue muy amiga de Ferran Adrià, pero no le gustaba la ‘nouvelle cuisine’ por sus combinaciones. A mí me gusta probar cosas nuevas y creo que hay grandes chefs, muchos de ellos mujeres, que están haciendo cosas maravillosas, mientras que algunos otros sólo imitan y eso ya no me gusta tanto”.

El valor de la gastronomía española

A los grandes profesionales de la cocina, subraya, hay que agradecer que la gastronomía española “se valore hoy mucho más en el extranjero, donde hay mucho interés por ella”.

Ortega siente el “peso” de sus apellidos -además de hija de Simone es nieta de José Ortega y Gasset- “como un orgullo y una responsabilidad”, y sobre el “best-seller” de su madre opina que el secreto de su éxito es que “es muy práctico y muy fácil”, valores que ella traslada a sus propios libros.

“Más de cinco millones de personas han aprendido a cocinar con ‘1.080 recetas de cocina’. Nunca se ha hecho publicidad del libro, que salió en 1972 y aún se sigue vendiendo, por algo será”, añade sobre una obra que se ha adaptado a los tiempos y cuenta ya con una aplicación para dispositivos móviles.

(No Ratings Yet)
Cargando…