Inicio / Nutrición / Ideas saludables para llenar la tartera

Ideas saludables para llenar la tartera

La tartera es la compañera que, desde la crisis, ha ganado protagonismo en el equipaje cotidiano y que siempre devuelve lo que le ponemos dentro: si la llenamos de sobras, el menú espantará el apetito, pero si la preparamos con amor y creatividad, guardará delicias. Esa es la premisa de la periodista Mònica Escudero, que propone dignificar el táper con recetas sabrosas y saludables

Ideas saludables para llenar la tartera
Salteado asiático exprés para un día tonto. Foto: Laura Batalla.

Aunque muchos llevan al trabajo lo que cocinan por razones económicas, Mònica Escudero, autora de “A vueltas con la tartera. Recetas sencillas, económicas y sabrosas para llevar” (Editorial Grijalbo), opina que el táper es la opción ideal para los que están aburridos de los restaurantes, tienen un horario ajustado o quieren cuidar su salud.

“Comer fuera por obligación no es necesariamente un placer”, explica a EFEsalud, especialmente porque no controlamos los menús y “a veces nos topamos con sitios donde nada nos apetece”.

Por eso, esta amante de la cocina ha diseñado un recetario específico para llevar: se trata de platillos que, por ejemplo, soportan temporadas en el congelador y regresan a la vida, con sabores y propiedades nutricionales en su punto, con un toque de microondas.

Las normas de Mònica

El recetario de Mònica Escudero recomienda un “ajuar” de envases de diferentes tamaños y cierres que se ajusten a la variedad de los alimentos (uno más grande para ensaladas u otro con rosca para las cremas).

Otro de sus grandes secretos es mantener la despensa nutrida con pastas, cereales en forma de bulgur o cuscús, arroz, conservas de pescado, salsas como el pesto, encurtidos, legumbres y especias para darle alegría a cualquier comida.

Además, Escudero tiene normas para que el táper sea saludable y delicioso:

Mònica Escudero recomienda cocinar con los productos de temporada. EPA/Patrick Pleul
  • Multiplica y vencerás: “En el libro utilicé una fórmula: si la receta se puede congelar, está con cantidades para cuatro raciones, sino para dos, así optimizas tus energías si cocinas el doble y lo congelas ya cocinado”.
  • Sé flexible: “Hago cocina con sentido común. No se trata de seguir las recetas al pie de la letra, sino de adaptarlas a las necesidades. En casi todos los platos ofrezco alternativas por si algún ingrediente no os gusta o no podéis consumirlo por algún tipo de intolerancia”.
  • ¡Organización!: “La clave está en organizarse y tener muchos productos de temporada, que serán más ricos, económicos y estarán en sus óptimas propiedades nutricionales. También aconsejo congelar, pero cuando el plato ya esté cocinado”.
  • Cada cosa en su sitio: “Los iconos que acompañan las recetas con los símbolos de picnic, nevera y microondas te ayudarán a encontrar la ideal para cada situación”. La comida fría es de cuidado “por el bien de tu salud”.
  • El bocata no mata: “Para días perezosos incluí bocadillos; un bocata de vez en cuando, si está bien hecho y los ingredientes son de calidad (pan de harina sin refinar o integral, una proteína y un vegetal), es una comida completa y saludable”.
  • La importancia del corte: “Opta por cortes jugosos como el contramuslo de pollo o la cabeza de lomo en dados y recuerda que carnes como la de ternera o buey para llevar funcionan mucho mejor estofadas que a la plancha”.
  • Compra a peso: “Insisto en la importancia de los productos de temporada. El mercado es el sitio donde puedes escoger exactamente la cantidad que necesitas del alimento que quieres (…) Es mejor comprar según nuestras necesidades”.
  • Ayer, hoy y mañana: “Funcionan bien para la tartera los guisos y estofados. También las legumbres y las cocciones largas. Lo que está mejor al día siguiente es ideal para el táper. Las ensaladas tienen una esperanza de vida más corta”.
  • Compartir es amar: “Si te agobia cocinar en singular y no tienes nadie en casa con quien compartir el esfuerzo, ¿por qué no buscas sinergias en tu lugar de trabajo? Es necesario romper la rutina y que el momento de comer sea algo también social”.
  • Sáltate las normas: “Soy un ser gastronómico pensante y tú también. Las únicas normas que no hay que saltarse son las que pueden poner en peligro la salud”.

Otros consejos

A quienes trabajan a toda hora y se niegan a despegarse del ordenador hasta para comer, Mònica Escudero les recomienda que, “aunque sea por media hora hagan una pausa porque comer y contestar correos electrónicos es muy triste”.

Para ella, “la felicidad está encontrando un punto entre ser saludable el 90% y un poquito menos saludable el 10% restante, pero, lo saludable no riñe con lo rico, pocas cosas se me ocurren más lujuriosas que una ensalada”, concluye entre risas.

Salteado asiático exprés para un día tonto

Para quienes se hayan entusiasmado con la idea de convertir su triste táper en un espectáculo gourmet y sano, les dejamos esta receta de Mònica Escudero:

El libro de Mònica Escudero, “A vueltas con la tartera”, viene dentro de un táper. Imagen facilitada por la autora.

Ingredientes para dos tarteras

  • 300 gramos de cabeza de lomo.
  • 200 gramos de piña limpia.
  • Una cebolla roja.
  • Un puñado de cacahuetes pelados.
  • Salsa de soja.
  • Una cucharada de azúcar moreno.
  • Un trocito de raíz de jengibre o jengibre en polvo (opcional).
  • Chile (opcional).
  • Perejil fresco.
  • Aceite de oliva suave.

Para acompañar:

  • Arroz, fideos de arroz o fideos tipo udon.

Preparación

Cortar la carne en daditos medianos y macerar un rato con un buen chorro de salsa de soja y el azúcar moreno (este paso no es obligatorio, pero un rato de marinado mejora el resultado).

Cortar la cebolla por la mitad y después a tiritas y saltearlas en una sartén o wok a fuego alegre con aceite de oliva. Dos o tres minutos después, añadir la piña cortada a trozos medianos y los cacahuetes, y dos minutos después la carne con el jugo del marinado.

Ahora es el momento de añadir raíz de jengibre rallada o en polvo (sed prudentes o sabrá a una mezcla extraña entre colonia y jabón) y el chile, y cuando la carne esté hecha (depende un poco del tamaño de los trozos, unos tres minutos suelen ser suficientes) el plato estará listo.

Un poco de perejil fresco picado encima (o cebollino, o spring onion o la parte verde de una cebolleta), le dará color y frescor. El arroz funciona como acompañante, recoge muy bien la salsita un poco dulce, un poco ácida y un poco salada.

  • Postre recomendado: Una porción de uvas.

 

(No Ratings Yet)
Cargando…