Inicio / Enfermedades / La gripe de 1918: surgimiento y propagación

La gripe de 1918: surgimiento y propagación

Con el fallecimiento de entre el 3 % y el 5 % de la población de aquellos años, se ha llegado a decir que la gripe de 1918 mató en 24 semanas más que el sida en 24 años. Sobre esto han escrito los doctores José María Eiros, María Rosario Bachiller y Alberto Pérez en el libro “La gripe de 1918”, en el que cuentan que una persona podía despertarse bien, sentirse enferma a primera hora de la tarde y morir de noche

La gripe de 1918: surgimiento y propagación
La gripe mermó considerablemente la población mundial/CEDIDA

La gripe mal llamada española azotó a prácticamente el mundo entero. Mucha gente pereció a causa de la enfermedad y además, el miedo era tal, que hubo quienes murieron de hambre porque nadie se atrevía a acercarse a un enfermo.  El mundo ya había sufrido pandemias letales como apuntan los autores: la peste bubónica, que asoló Europa en el siglo XIV, o la llamada “peste de Atenas”, 430 años a. C. En 1918 hubo que enfrentarse de nuevo a una pandemia.

Precedentes

Los autores dicen que en 1889 se documentó por primera vez una pandemia y, contrastando los datos con la pandemia de 1918 se vio que en las dos la mayoría de muertes se debieron a complicaciones respiratorias como neumonías.

Surgimiento de la gripe de 1918

¿Dónde nació la pandemia?

Aunque se discute el lugar exacto en el que surgió el brote, se suele coincidir en que fue en Estados Unidos donde surgió este virus tan letal. 

En el libro ya se comenta que no es posible decir a ciencia cierta dónde comenzó la pandemia. No se puede señalar con una chincheta en un mapa. Científicos norteamericanos decían que provenía de Europa Central, mientras que otra teoría sostiene que los soldados norteamericanos venidos de comunidades rurales y aisladas, llevaron la gripe a Francia. Según esta teoría desde ahí se difundió rápidamente entre los ejércitos y el pueblo.

Incluso hubo editoriales estadounidenses que decían que la gripe había sido llevada a Estados Unidos por inmigrantes españoles, pero que la epidemia, en realidad, se originó en China.

La gripe mató a dos millones de personas por semana/CEDIDA

Proceso de declive del paciente

Eiros, Bachiller y Pérez  retoman las palabras del doctor Roy Grist, que mandó una carta a un amigo describiendo cómo era un enfermo que hubiera contraído el virus. Grist comenta que los enfermos “comienzan a manifestar lo que parece un ataque ordinario de Influenza y, cuando llegan al hospital, desarrollan rápidamente el tipo más vicioso de neumonía que se haya visto. En cosa de horas sobreviene la muerte”. Los enfermos morían con rapidez.

Incluso hubo enfermos que murieron de hambre porque nadie se atrevía a acercarse a ellos con la comida.

Otras teorías sobre su surgimiento

Una persona agarra la mano de un enfermo/EFE/Wally Nell

Los autores exponen, a partir de diferentes artículos científicos, otros posibles orígenes de este virus.

Al coincidir con la Primera Guerra Mundial, se llegó a sospechar que la gripe era un arma biológica, por lo que la información referida a la cantidad de muertos que causaba el virus, quedó supeditada a la censura. Los autores también han manejado otras teorías.

Teoría del origen asiático

Las noticias sobre ello son cinco meses posteriores a las encontradas en Estados Unidos. No se sitúan a los soldados chinos hasta bien entrado el año 1918. La teoría de la gripe  la trajeron los soldados chinos parece ser que fue obra de la propaganda alemana.

Teoría del origen francés

Según la hipótesis que apunta con el dedo a Francia como incubadora del virus, la gripe pudo tener su origen en Étaples  en torno a 1916. Étaples fue un lugar en el que se había observado un comportamiento inusual de enfermedades respiratorias favorecidas por la falta de higiene y agotamiento físico de los soldados.

La gripe en otros lugares del mundo

Los médicos autores del libro dicen que se observó un brote en el campamento militar inglés de Aldershot y en países europeos del este. En todos estos lugares existían casos de gripe que presentaban la misma  sintomatología. Con estos antecedentes como referencia, cobra fuerza la hipótesis de que el virus pudo restringirse a comunidades pequeñas y desarrollar su virulencia progresivamente. 

La gripe en España

Se le llama Gripe Española porque fueron los medios de comunicación españoles quienes informaron primero sobre su existencia. A pesar de que la pandemia y sus efectos no tuvieron tanto efecto en España, al ser los únicos que informaban sobre ello, daba la impresión de que era el país más afectado por el virus a pesar de que “solo” hubo 260.000 muertes. Acontecimientos como la celebración de las fiestas de San Isidro favorecieron el contagio.

El 22 de mayo de 1918, la gripe ocupó el lugar dedicado al titular en el periódico ABC. Por primera vez se informaba sobre la pandemia. La prensa también emitió mensajes tranquilizadores.

¿Cómo se propagó por España?

Los médicos que han elaborado “La gripe de 1918” apuntan que coexistieron varios focos difusores de la infección. Por España se extendía a través de dos vías que iban de norte a sur: la primera vía seguía el recorrido del ferrocarril que llevó la enfermedad por Cataluña y Andalucía. La segunda vía siguió el trayecto del tren que partía desde Irún e iba hasta Medina del Campo.

Medidas que se recomendaron en España

  • Guardar reposo en la cama
  • Ingerir una dieta sana
  • Retraso del inicio de los cursos escolar y universitario
  • Retraso de las ferias y fiestas del inicio del otoño

También se emplearon los siguientes fármacos

  • Quinina
  • Salipirina
  • Suero diftérico
  • Soluciones coloidales de platino administradas vía intramuscular o vía intravenosa
  • Adrenalina
  • Aceite alcanforado 
La gripe no hizo distinción de clases al contagiar/CEDIDA
(No Ratings Yet)
Loading...
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies