Inicio / Coronavirus / Ginecología en tiempos de coronavirus: 24 horas de atención urgente a la mujer

Ginecología en tiempos de coronavirus: 24 horas de atención urgente a la mujer

Ante la actual pandemia de coronavirus, “discernir por teléfono, correo electrónico o videoconferencia qué es urgente y qué no lo es, resulta muy difícil y arriesgado en ginecología y obstetricia”, asegura la Dra. Carmen Sala Salmerón, tocoginecóloga de la Clínica Gine-3 de Barcelona

La doctora Carmen Sala Salmerón, el doctor Ariel Amselem Sala y el periodista de la Agencia EFE, Gregorio del Rosario
La doctora Carmen Sala Salmerón, el doctor Ariel Amselem Sala y el periodista de la Agencia EFE, Gregorio del Rosario

 

“Por eso damos cita presencial a quienes tengan indicios de una patología grave o alguna anomalía durante la gestación de su bebé. Las mujeres serán atendidas convenientemente en nuestra clínica y, además, con todas las garantías de protección personal durante la visita”, añade.

“Mi primera paciente de hoy, por ejemplo, ha sido una mujer de 60 años de edad que me había contado por teléfono que tenía una pequeña lesión en una de sus mamas; una especie de granito o eccema -afección cutánea caracterizada por vesículas rojizas que dan lugar a costras o escamación-. Ella no sabía describirlo con claridad”, relata.

“Podría haber sido una tontería, pero le he dicho que viniera ella sola a la clínica -continúa-. Cuando la he visto en la consulta, he comprobado que la lesión en su pecho era compatible con un carcinoma”.

“De esta manera, hemos pasado de recetar una cremita por teléfono para curar un pequeño bulto o eccema a tener que realizar una biopsia y, posiblemente, a tener que programar una cirugía como primer tratamiento antitumoral. Y eso que era, en un principio, una consulta telefónica para preguntar por una heridita banal”, insiste.

Dr. Ariel Amselem y Dra. Carmen Sala“Otra mujer, en este caso de 50 años, que hace más de doce meses entró en periodo de menopausia -ausencia de regla- ha sufrido una medida repentina de sangre, lo que llamamos ‘spoting’ o metrorragia -sangrado fuera del ciclo-.

“Es obvio que no podíamos decirle que esperara un mes, ya que esa pérdida de sangre podría ser un síntoma de la presencia activa de un carcinoma”, alecciona.

Para el Dr. Ariel Amselem Sala, ginecólogo y obstetra en la misma clínica,”ahora, toca olvidar los besos, los abrazos, los peluches y la flores en las puertas. Es el momento de aportar todos y todas nuestro granito de arena para reducir el número de contagiados e ingresos hospitalarios”.

“Y como somos muy creativos, ahora más que nunca, un mínimo gesto de ternura cobra un significado especial. Nuestra ternura, nuestra mirada y la sonrisa que se intuye bajo la mascarilla reconfortan a nuestras pacientes”, demuestra.

Medidas de protección individual en ginecología y obstétrica

En las clínicas que continúan trabajando en España durante la crisis del COVID-19, como en la barcelonesa Gine-3, se han adoptado todas las medidas de prevención indicadas por los diferentes organismos de Sanidad.

Las consultas se han restringido a la asistencia a embarazadas, urgencias, pacientes posoperatorios -control y curas- y pacientes oncológicas. Las revisiones ginecológicas de rutina y los diferentes tratamientos de fertilidad se han anulado hasta que se decrete el fin del actual Estado de Alarma.

Las mujeres deben venir solas a la clínica, por su seguridad y la de tod@s; y se minimiza la duración de las visitas y su permanencia en el centro, donde se les informa al detalle en recepción sobre las medidas de protección individual y hacia los demás.

“Les proporcionamos guantes y mascarillas, si fuera necesario, y les facilitamos toallitas higiénicas y dispensadores de gel hidroalcohólico. Además, hemos establecido el distanciamiento físico y temporal necesario entre las pacientes por si coincidieran en las salas de espera”, apunta la Dra. Sala.

La clínica está atendida por el mínimo personal indispensable, protegido según la normativa, para cubrir la atención médica especializada; y se ha extremado la desinfección sistemática tanto de las consultas como de las instalaciones de diagnóstico y tratamiento, incluidos sus respectivos aparatos de alta tecnología.

Para una mayor prevención se han distribuido por los diferentes espacios clínicos pañuelos desechables a demanda,  contenedores de residuos con tapa de apertura con pedal, para la higiene de manos e higiene respiratoria.

El triaje básico se efectúa a través de los servicios telefónicos o vía correo electrónico, a la vez que se mantiene la información actualizada a través de la web.La doctora Carmen Sala atiende a una paciente en su consulta de ginecología

Doctora, ¿y cómo se seleccionan a las pacientes que pueden ser atendidas en la clínica?

“Es bastante difícil, por no decir imposible. Hacer un triaje de la mujer a través de una llamada de teléfono y discernir si esa mujer necesita o no una visita de urgencia, o posponer la consulta durante semanas o meses, puede ser lesivo para su salud”, subraya.

“Tenemos la fortuna de que la gran mayoría de las mujeres que nos solicitan una consulta son pacientes de nuestra clínica, ya que tenemos su historial médico a mano. Así podemos, más o menos, determinar el grado de urgencia. Pero ante cualquier duda razonable citamos a la mujer en la clínica”, reitera la ginecóloga.

“Cabe la posibilidad de lo que en apariencia sea una pequeña urgencia se convierta en el indicio de una patología importante. Esto no se puede observar y diagnosticar por correo electrónico, por teléfono ni por vídeoconferencia. Repito, no caben las dudas en nuestra clínica. Siempre citamos”.

“Por eso todo marcha según lo previsto en el plan de acción de Gine-3 contra la pandemia” que ha establecido la dirección médica capitaneada por el Dr. Carlos Amselem Amselem.

Dr. Ariel Amselem Sala-efeProtección contra el coronavirus en las salas de parto

“Hasta que llegó el confinamiento por el coronavirus, en las salas de parto reinaba el espíritu de la unidad familiar. Ahora hemos restringido todas las visitas, salvo la del papá o la pareja, con el fin de salvaguardar la salud de la mamá y su bebé”, lamenta el Dr. Ariel Amselem Sala.

Las salas de parto de Gine-3 siguen trabajando a toda máquina, extremando todas las medidas de precaución, algo más intensas de lo habitual.

“Por suerte, y por nuestras medidas de máxima prevención, no hemos tenido casos de pacientes con infección por covid. Si hubiera alguno, de sospecha o de confirmación, se extremaría el protocolo recomendado por las autoridades sanitarias”, menciona.

“Tomaríamos las mismas precauciones que se adoptan para una paciente que tuviera el coronavirus y, en este caso, para que el recién nacido no se pueda contagiar: medidas de asepsia desde que la mujer entra en la clínica hasta que da a luz y durante la fase de puerperio en su habitación hospitalaria”, explica el Dr. Ariel Amselem.

¿Cómo reciben estas medidas las mujeres embarazadas en una situación tan estresante?

“Todo el mundo, las mujeres en vanguardia, lo está aceptando de muy buen grado. Supongo que porque estamos concienciados al ver y comprobar las noticias que vemos en los medios de comunicación. Toda la población, ocupe el puesto que ocupe, tiene que poner de su parte”, expone.

El doctor Amselem Sala nos ofrece un buen ejemplo prevención en esta coyuntura ginecológica: la necesidad de alta temprana después de un parto natural o por cesárea.

“Proponemos a las mujeres que se vayan a casa después de 24 horas de hospitalización posparto, siempre que todo esté bajo control”, ilustra.

“Si el parto ha sido mediante una intervención quirúrgica -completa-, la madre deberá permanecer 48 horas hospitalizada. La única condición para que le demos el alta es que regrese a la clínica a efectuar el control y cura de la cicatriz de la cesárea. Viene ella sola y se va ella sola”.

La ginecóloga y obstetra, Carmen Sala SalmerónPara concluir, Dra. Sala, qué mensaje ofrece a toda la población, en especial a las mujeres embarazadas?

“Desconocemos cuánto tiempo va a durar la crisis de la pandemia y cómo se va a restablecer la cotidianidad, pero l@s ginecólog@s y obstetras seguiremos estando de guardia 24 horas al día, todos los días de la semana, como siempre en Gine-3. Nuestras salas de parto están abiertas. Ninguna mujer, sin excepción, va a estar desatendida desde el punto de vista médico”.

(No Ratings Yet)
Cargando…