Inicio / Psicología y bienestar / Frío extremo para mejorar la salud: las criosaunas

Frío extremo para mejorar la salud: las criosaunas

¿Conoces las propiedades terapéuticas del frío? Las bajas temperaturas pueden ayudar a mejorar tu salud mediante una técnica llamada crioterapia. Este tratamiento contribuye a la eliminación de toxinas, la recuperación prematura de lesiones articulares y da consistencia a los tejidos.

Frío extremo para mejorar la salud: las criosaunas
EFE/Sergei Ilnitsky

En el deporte son muchas las situaciones que pueden provocar lesiones articulares, luxaciones o fracturas. Para ello, el frío es un gran aliado que puede ayudar a hacer frente a estos problemas.

Según explica Julio de la Morena, médico deportivo de Sanitas-Real Madrid, los efectos terapeúticos de la crioterapia fueron descubiertos en los años 70 en Japón gracias al doctor Yamaguchi. Éste comenzó a utilizar el hielo como método curativo con el fin de reducir la inflamación de las articulaciones y paliar el dolor.

A medida que fue avanzando en su estudio, el médico japonés observó que la imposición del frío sobre una lesión no solo era beneficioso para reducir inflamaciones, sino que poseía otras cualidades útiles para la salud. Así, comenzó a utilizar esta técnica en todo el cuerpo.

Cómo se puede aplicar el frío

Lo que se pretende con la crioterapia es ayudar a la recuperación del organismo tras someter al cuerpo a grandes esfuerzos, por lo que el frío extremo provoca “una vasoconstricción que hace que los metabolitos de desechos se eliminen de la forma más rápida ayudando al resarcimiento”, explica el doctor Mikel Zabala, preparador físico del equipo ciclista Telefónica.

Formas de empleo

  • Coldpack: son bolsas de frío sintético que pueden alcanzar una temperatura de 17 grados bajo cero.
  • Pistolas de frío: se trata de un dispositivo de frío de aplicación local, compuesta por clorotilo, una sustancia tóxica que puede provocar daños a la salud, por lo que un buen manejo es muy importante.
  • Baños de hielo: su efectividad es mayor a la de los dos métodos anteriores y somete al frío a temperaturas de aproximadamente -1ºC.
  • Criosaunas: está empezando a causar furor en Europa. Se trata de cabinas que desprenden nitrógeno helado que llegan a someter al cuerpo a una temperatura de -220ºC.

Las criosaunas

Se trata de cabinas que desprenden “nitrógeno helado y aires vaporizados que exponen al cuerpo a una temperatura media de -110 a -200ºC durante 3 minutos” . Esto provoca que “nuestros mecanismos de defensa se activen al 100% y con ello la estimulación sanguínea”, explica el doctor Julio de la Morena.

Este frío extremo “provoca que el sensor de frío de la piel se estimule y manden una señal a los receptores del cerebro”, por lo que se produce una respuesta refleja que produce “la contracción de músculos y tejidos de la piel”. Esta retracción “estimula la circulación sanguínea haciendo que la sangre se aleje de las zonas periféricas y se concentre en los órganos vitales elevando la presión sanguínea”, detalla el especialista.

Beneficios de las criosaunas

Esta terapia se puede aplicar en todo tipo de pacientes con lesiones físicas agudas, sub-agudas o crónicas. Los usos más frecuentes en el ámbito deportivo son:

  • Disminución del dolor e hipoxia tisular en una lesión aguda: gracias al enfriamiento de los tejidos y a la disminución de la temperatura se va a producir “ un efecto anestésico.
  • Aumento de la consistencia de los tejidos.
  • Disminución del espasmo muscular y daños traumáticos debido a lesiones que hayan afectado a nervios, tendones o ligamentos.
  • Práctica precoz de ejercicio físico durante la rehabilitación de una articulación que haya sido afectada.
  • Ayuda a la eliminación de las toxinas.

Riesgos

No obstante, la crioterapia también tiene contradicciones y no todo el mundo puede lanzarse a probarla. No todos los efectos del frío benefician a los procesos lesionales provocados por el deporte, debemos tener en cuenta que el desconocimiento y el mal uso pueden pasar factura.

Al tratarse de “un acelerador del metabolismo”, aquellas personas que sufran alguna patología en las que el organismo no sea capaz de mantener los mecanismos de compensación vasculares no deberán exponerse a este tratamiento.  El doctor de la Morena no recomienda este terapia a:

  • Personas que sufran “problemas cardiovasculares” ya que poseen un “metabolismo elevado” porque el frío “aumenta la tensión cardiaca”.
  • Mujeres embarazadas.
  • Pacientes en tratamiento oncológico.
  • Personas que sufran el síndrome de Reynaud (alergia al frío).
  • Personas con reuma avanzada.

Aplicaciones

Hay que distinguir cuáles son los objetivos que se quieren alcanzar con este método. Por ello, según Mikel Zabala, existen dos aspectos a tener en cuenta:

  • Preventivo: realizando “microciclos” con el fin de “acelerar la recuperación” después de someter al cuerpo a un gran esfuerzo físico. La vasoconstrucción “va a favorecer a la reducción de la inflamación y va a provocar un efecto anestésico” que va a ayudar a que la rehabilitación sea más rápida.
  • Recuperador: con el fin de prevenir la fatiga y disminuir el cansancio en el caso de que se vaya a realizar un esfuerzo considerable al poco tiempo.

Usos

Según Mikel Zabala, no se conocen cuáles son los efectos a largo plazo por lo que “se recomienda utilizar las criosaunas con prudencia” .

  • En el caso de deportistas  “se recomienda utilizar estas cabinas dos veces por semana”. Por el contrario, los deportistas profesionales que se someten a sesiones de esfuerzo mayores “pueden realizar este tratamiento todos los días para prevenir lesiones”.
  • En el caso de las personas con vida sedentaria, el doctor Zabala recomienda que se expongan al tratamiento “ con moderación y de forma gradual”, es decir “comenzando de más a menos temperatura y elevando de forma cautelar el tiempo de exposición”.
Se trata, en definitiva, de una técnica rápida y eficaz pero no debemos olvidar que las aplicaciones deben realizarse con precaución, conocimiento y bajo indicaciones médicas.
(No Ratings Yet)
Cargando…