Inicio / Actualidad / Así es el confinamiento flexible que Francia inicia mañana

Así es el confinamiento flexible que Francia inicia mañana

Los franceses volverán a estar confinados a partir de este viernes y hasta el próximo 1 de diciembre, como mínimo, según anunció el presidente, Emmanuel Macron, aunque será más flexible que el del pasado mes de marzo y después de que las medidas parciales, como el toque de queda, no hayan frenado el notable aumento diario de casos. También Alemania da un paso y cierra cierra gastronomía, cultura y ocio, pero deja comercios y escuelas

confinamiento flexible macron
Los clientes en un café ven la declaración televisada del presidente francés Emmanuel Macron, a través de su teléfono móvil, en París. EFE/EPA/MOHAMMED BADRA

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, hizo un discurso televisado anoche a la nación en el que detalló las medidas de este confinamiento flexible y advirtió de que esta segunda ola “será más dura y mortífera que la primera”.

“Ni las previsiones más pesimistas habían anticipado que el virus circulara con esta rapidez”, reconoció el mandatario.

El Gobierno francés ha decidido la aplicación de este nuevo confinamiento flexible tras consultas con el consejo científico, las fuerzas políticas y los socios europeos tras constatar que en Francia el número de contagios confirmados se ha duplicado en menos quince días, hasta superar el 1,2 millones de casos totales.

El total de fallecidos en Francia por covid-19 es de 35.785. Además, advirtió Macron, un 35 % de los pacientes en ucis tienen menos de 65 años.

El toque de queda anunciado hace dos semanas y prolongado días más tarde a más de dos tercios de la población nacional en Francia quedó obsoleto con rapidez.

Las medidas del confinamiento flexible de Francia

Este nuevo confinamiento será más flexible que el impuesto en marzo: las escuelas permanecerán abiertas, el trabajo continuará en la medida de lo posible y las residencias de ancianos permitirán las visitas, según detalló Macron.

  • Guarderías, escuelas e institutos seguirán abiertos con protocolos sanitarios reforzados, pero las universidades y establecimientos de enseñanza superior deberán ofrecer cursos por internet.
  • Las salidas a la calle estarán autorizadas con una declaración jurada para ir a trabajar, al médico, a hacer la compra, ayudar a una persona dependiente o dar un paseo breve en las proximidades del domicilio.
  • Siempre que sea posible, deberá generalizarse el teletrabajo.
  • Se efectuarán test rápidos y obligatorios de coronavirus para todas las llegadas al país en los aeropuertos y puertos.
  • Los desplazamientos entre las regiones francesas estarán prohibidos, aunque se hará una excepción este fin de semana con la vuelta de las vacaciones de las festividades de Todos los Santos.
  • Los establecimientos que reciban a público y los comercios no esenciales, como bares, restaurantes o museos, deberán cerrar.
  • Las visitas a residencias de ancianos, centros de dependencia y cementerios estarán autorizadas.
  • Los empleados y empresarios que no puedan trabajar seguirán beneficiándose del paro parcial (conocido en España como ERTE).
  • Las oficinas de atención al público de la Administración se mantendrán abiertas.
  • Habrá una evaluación del avance de la epidemia cada 15 días para aplicar nuevas restricciones o aligerar algunas de las medidas impuestas

En su discurso de veinte minutos, Macron se mostró pedagógico e insistió en que su voluntad es proteger el sistema sanitario, a los más frágiles y a los hogares más modestos, que se ven afectados “por el virus y por las consecuencias económicas de la crisis”.

El objetivo de este nuevo confinamiento es pasar de la media actual de 40.000 contagios diarios de coronavirus a los 5.000, ralentizar el ritmo de entrada en hospitales y multiplicar las plataformas de detección de casos con el uso de test de rápidos de antígenos.

“Esto debería permitirnos aguantar hasta que haya vacuna, según los expertos, el próximo verano”, indicó el jefe del Estado galo.

Alemania cierra gastronomía, cultura y ocio

La canciller alemana, Angela Merkel, y los poderes regionales han acordado el cierre en noviembre de bares y restaurantes, así como el ocio, la oferta cultural y el deporte aficionado en espacios cerrados, aunque mantendrá abierta, mientras sea posible, la actividad escolar y el comercio.

Asimismo, se limitarán a mínimos los contactos sociales y reuniones, anunció la jefa del Gobierno, según la cual las restricciones entrarán en vigor el 2 de noviembre, con el objetivo de “evitar una emergencia sanitaria nacional”, ante el avance de la pandemia.

Las nuevas medidas se prolongarán cuatro semanas para posibilitar la reapertura y los encuentros familiares en las navidades.

confinamiento flexible Francia
La canciller alemana, Angela Merkel, en el parlamento alemán en Berlín, Alemania. EFE / EPA / FILIP SINGER

El acuerdo prevé compensar a las empresas afectadas por las pérdidas que se deriven del cierre, estimando ese volumen respecto a lo facturado el año anterior, para lo que se prevé una partida especial de 10.000 millones de euros.

“Se ha duplicado la cifra de nuevos contagios en una semana. Tenemos que actuar ahora”, afirmó Merkel, según la cual el alto número de nuevos contagios y el incremento exponencial de casos implica que no se pueden seguir convenientemente su rastreo.

La canciller admitió que no es posible actualmente conocer el origen del 75 % de los nuevos contactos que se detectan.

El propósito del Ejecutivo es lo que en medios alemanes se ha denominado “romper la ola” (de nuevos contagios) para evitar los cierres de colegios, además de mantener en pie la vida comercial.

Será, por tanto, un cierre más leve que el decretado entre marzo y abril, en que sí quedó desactivada la vida comercial y escolar.

(No Ratings Yet)
Cargando…