Inicio / Mujer e infancia / La crisis puede propiciar un “boom” en la reproducción asistida

La crisis puede propiciar un “boom” en la reproducción asistida

La reproducción asistida también nota la crisis; no tanto porque se disponga de menos recursos económicos para acceder a los tratamientos, sino por una disminución en el deseo de tener hijos. Por ello, una mejora de la situación podría desembocar en un “boom” en la demanda de estos servicios.

La crisis puede propiciar un “boom” en la reproducción asistida
Trabajos en una unidad de reproducción asistida/EFE/Manuel Lorenzo

Esta es, al menos, la percepción que se tiene en el sector, ha asegurado a Efe el doctor Isidoro Bruna, jefe de la Unidad de Reproducción Asistida de HM Universitario Montepríncipe y organizador del IV Fórum Montepríncipe, en el que prestigiosos expertos analizan los temas que presentan mayor controversia sobre tratamientos e investigación en reproducción humana asistida.

El nacimiento en 1968 de Louise Brown, la primera “niña probeta”, marcó el primer “hito” en este campo, porque supuso “la posibilidad de comprobar que un sueño era posible”, aunque aun se trataba de “un sueño poco eficiente”.

Tres décadas después los tratamientos han ganado en eficacia y en seguridad y comodidad para la paciente.

También ha cambiado la población a la que van dirigidos. Hace treinta años se trataban patologías (trompas obstruidas, anovulación, endometriosis, etc). Hoy, en un 80 % de los casos se dirigen a “luchar contra la fisiología femenina”, es decir, el reloj biológico.

El retraso en el acceso a la primera maternidad (por encima de 32 años), significa que la mujer empieza a buscar el primer hijo “en un momento en que la eficiencia reproductiva no es tan buena”.

A este respecto, el doctor Bruna llama la atención sobre el hecho de que una mujer de más de 40 años puede tener la regla, pero ya no ovular o tener óvulos de muy mala calidad, lo que influye de manera rotunda en su fertilidad.

Esta circunstancia genera “un problema serio” en el inconsciente de las mujeres. Su esperanza de vida supera los 80 años, lo que hace que “el chasis esté fenomenal, pero el motor de los ovarios es el mismo que el de Atapuerca”, señala este experto.

Ello hace que las unidades de reproducción “estén llenas” de féminas de más de 37 años.

Y estas mujeres deben saber, según el doctor Bruna, que la reproducción asistida no mejora los resultados fisiológicos; es decir, si una mujer de 42 años tiene, en el mejor de los casos, un 15 % de posibilidades de embarazo natural, el tratamiento lo único que hace es llegar a ese porcentaje; no va a superarlo.

La reproducción asistida “no es el bálsamo de Fierabrás (poción mágica capaz de curar todas las dolencias del cuerpo humano que forma parte de las leyendas del ciclo carolingio) que todo lo cura”.

Vitrificación ovárica

Imagen de un óvulo en blanco y negro.
Foto cedida por GenoClinics.

Querer retrasar la maternidad es legítimo. Y hay soluciones para lograrlo, como la vitrificación ovocitaria (guardar los óvulos).

Esta técnica hecha de manera preventiva en una edad en que la fertilidad sea “óptima” (antes de los 35 años) permite, “aunque no con total seguridad”, ser madre con óvulos propios a una edad más avanzada.

Todavía en España el número de mujeres que preservan sus óvulos es escaso, lo que el doctor atribuye a una falta de información o divulgación.

Principalmente optan mujeres jóvenes sometidas a tratamientos oncológicos que quieren preservar su fertilidad y, en menor medida, mujeres sanas, aunque la “dinámica social” indica que a medio plazo (en cinco o diez años) éstas experimentarán un incremento.

No obstante, el doctor Bruna alerta de que se puede producir “una nueva discriminación social”, ya que el tratamiento solo es accesible a aquellas que puedan pagarlo (entre 2.000 y 3.000 euros). “Y esto no nos gusta”.

Además, para algunos sectores puede acarrear también problemas éticos. “De alguna manera, se trata de paliar mediante una estrategia médica lo que se puede conseguir de forma natural”.

Así, para este especialista “es un avance, pero también un retroceso, en el sentido de que estamos buscando soluciones un tanto ortopédicas a algo que en condiciones normales se puede producir de forma sencilla”.

Para este experto, el horizonte de la reproducción asistida es “inmenso”, porque a medida que se van teniendo menos hijos se quiere que sean más sanos. Y aquí la genética va a jugar un papel importante.

También el futuro pasa por obtener mejores resultados mediante tratamientos cada vez más individualizados.

(No Ratings Yet)
Loading...
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies