Inicio / Mujer e infancia / ¡Feliz Navidad, niñ@ interior!

¡Feliz Navidad, niñ@ interior!

En las zonas profundas de nuestro ser habita una niña o un niño que determina nuestras emociones o sentimientos predominantes, nuestra forma de reaccionar y los rasgos importantes de nuestra personalidad. La psicóloga clínica Margarita García Marqués lo denomina “niño interior”, la parte inconsciente que simboliza nuestro ser emocional y aflora en las relaciones, el trabajo y otras áreas de la vida

Otras noticias

¡Feliz Navidad, niñ@ interior!
La Navidad es un buen momento para sacar fuera y expresar la alegría, creatividad y capacidad de juego de nuestro “Niño Interior” sano, ya que al hacerlo rejuvenecemos mental y emocionalmente, recuperamos la capacidad de vivir y gozar aquí y ahora. Foto: cedida por Margarita García Marqués/Centro Hara
Navidad es un buen momento para sacar fuera y expresar la alegría, creatividad y capacidad de juego de nuestro Niño Interior sano. Foto: Margarita García Marqués/Centro Hara

“El Niño Interior (NI) está conformado por las huellas, recuerdos y creencias enraizadas en nuestra psique que dejaron en nosotros las experiencias y reacciones que tuvimos, y los mensajes que recibimos del entorno durante nuestra primera infancia, de las cuales ahora no somos conscientes pero que siguen vigentes y activos influenciando nuestra vida actual”, explica.

“Nuestro NI tiene una parte sana, alegre, creativa y juguetona que, si la llevamos a nuestro ser adulto, hace que nuestra vida sea más agradable e ilusionante, nos ayuda a vivir felices y sin limitarnos a nosotros mismos”, según García Marqués.

Asegura también que se trata de una parte lúdica que tiene ideas geniales, que se arriesga a ver el mundo desde otras perspectivas, en lugar de querer hacer lo mismo que los demás.

“Navidad es un buen momento para sacar fuera y expresar la alegría, creatividad y capacidad de juego de nuestro NI sano, ya que al hacerlo rejuvenecemos mental y emocionalmente, recuperamos la capacidad de vivir y gozar, aquí y ahora, y descubrir el mundo con la intensidad que teníamos de pequeños, y desarrollamos nuestro sentido del humor y optimismo”, indica la experta.

Los regalos personales en Navidad tienen un gran componente amoroso. Foto:Margarita García Marqués/Centro Hara

“Esa conexión navideña con nuestro NI -añade- nos ayudará a expresar nuestra creatividad, a desactivar los pensamientos que nos limitan y a conseguir nuestros objetivos para 2017”.

Para la psicóloga es el momento de compartir con nuestros seres queridos regalos, recuerdos, juegos y vivencias que evoquen los buenos momentos del pasado, “dejando aparcadas las cosas negativas y feas, y poniendo el foco en lo que los demás nos han aportado y debemos agradecerles, en las razones que nos hacen quererles y en las cosas que produzcan alegría en la vida”.

“La Navidad es de por sí un poco mágica, con sus creencias, regalos, juguetes, alegrías y reencuentros, sobre todo cuando participan en ellos los niños, y es un buen momento para conectar con la magia interna de nuestro NI”, enfatiza.

Pautas para conectar con nuestro “Niño Interior”

Estas son algunas claves y sugerencias de esta psicóloga, que dirige el Centro Hara para conectar con nuestro NI sano:

El NI está conformado por las huellas, recuerdos y creencias enraizadas en nuestra psique que dejaron en nosotros las experiencias y reacciones que tuvimos, y los mensajes que recibimos del entorno durante nuestra primera infancia. Foto:Margarita García Marqués/Centro Hara
  1. Imagine los pequeños obsequios o detalles que a su NI le gustaría entregar a los demás y que alegrarían, tanto su propia vida como la de esa persona que lo recibirá y, después, regale a la gente que quiere. Son pequeños movimientos hacia las personas que apreciamos.
  2. Aunque haya comprado un regalo principal en una tienda, intente hacer algo con sus propias manos, como escribir una carta “de corazón” con frases positivas y optimistas, o expresando lo importante que es esa persona o personas para usted y cuánto le alegra que estén en su vida.
  3. Prepare postres navideños o dulces caseros compartiendo su elaboración con la familia, amigos o los niños, evocando aquellos pasteles, tartas o bizcochos que nos preparaba nuestra madre o abuela en nuestra infancia.
  4. Fabrique de forma artesanal y con la ayuda de sus hijos, una serie de postales navideñas personalizadas con corazones, dibujos y purpurina, o bien distintos adornos de Navidad, como estrellas de papel, copos de nieve o casitas.
  5. Esconda en distintos lugares de su casa pequeños regalos personalizados para los invitados que compartirán la Navidad con usted para que, después de medianoche, jueguen a descubrirlos como en “la búsqueda del tesoro”, entregándolos a sus respectivos destinatarios.
  6. Comparta con sus seres queridos el calor de la chimenea o de una manta a la luz de las velas, contando historias o anécdotas navideñas y recordando los buenos, tiernos y alegres momentos de la infancia, como la llegada de los Reyes Magos o Papá Noel.
  7. A menudo cuesta decirle al otro “te quiero” o “te doy las gracias”, pero puede expresárselo realizando un’ collage’ con fotos, palabras recortadas, papeles de colores, frases y dibujos que expresen la gratitud y afecto hacia sus seres queridos.
  8. Piense y dedique frases positivas de reconocimiento, alegría y gratitud hacia sus familiares, pareja o amigos, cuando se reúna con ellos. Por ejemplo “¡Que alegría verte sonreír!”, “¡Recuerdo cuando me subías en brazos y me hacías volar!”, “¡Gracias por hacerme pasar tanto momentos agradables!” o “¡Te deseo un Feliz día desde mi corazón!”.
  9. Regálese a sí mism@ un osito de peluche, un cojín grande o algún objeto tierno y téngalo a mano para abrazarlo y acogerlo de vez en cuando, e incluso dialogue con él, imaginando y sintiendo que es su NI, lo cual es una forma de abrazarse y acogerse a uno mismo.
  10. Escriba una carta de agradecimiento para el niño o niña que usted fue, agradeciéndole los momentos felices pasados, el haber superado adversidades y dificultades en su vida, y diciéndole lo orgulloso que está de esa parte suya, por haber salido adelante y superado distintas crisis convirtiéndose en un adulto que está buscando la felicidad y sigue creciendo como persona.
  11. Tenga presente que expresar por escrito o verbalmente el reconocimiento de aquello que usted ha sido, de cómo ha evolucionado, de las cosas que ha aprendido, de los problemas que ha superado y de los avances que ha hecho en la vida, es una gran fuente de felicidad para su NI y, en definitiva, para usted mism@.
  12. Elija una serie de fotos de distintas etapas de su infancia para recordar y reconocer a aquel niñ@ que usted fue y que sigue vivo dentro suyo, así como los momentos felices que experimentó y sus evocaciones.
  13. Seleccione algunas fotos en las que aparezca usted con algunas de las personas con las que va para pasar las fiestas, para después verlas y comentarlas juntos, y así rememorar navidades pasadas.
(No Ratings Yet)
Loading...
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies