Inicio / Enfermedades / Las farmacias, contra la anorexia y la bulimia

Las farmacias, contra la anorexia y la bulimia

Acciones conjuntas contra la anorexia y la bulimia. Las Fundaciones Cofares e Instituto Trastornos Alimentarios (Fita) y el Colegio de Farmacéuticos de Madrid, con el aval de la Asociación Española Estudio de los Trastornos de la Conducta Alimentaria (AEETCA), han unido sus fuerzas en una campaña de prevención y detección de estas enfermedades, lanzada desde la plataforma de la red de farmacias

Las farmacias, contra la anorexia y la bulimia
De izq. a dcha, el presidente de Cofares, Eduardo Pastor; la doctora Montserrat Graell; el viceconsejero de Sanidad de Madrid, Fernando Prados; Raquel Linares, responsable de la Fundación Fita; y Luis González, presidente de los farmacéuticos madrileños/Foto facilitada por la Fundación Cofares

Sensibilizar y detectar la anorexia y la bulimia a través de las farmacias es el objetivo de esta campaña que arrancará a finales de enero en las aproximadamente 2.800 boticas de la comunidad de Madrid y que continuará en marzo en Andalucía, desde donde se extenderá a toda España.

Parar la anorexia, parar la bulimia

La campaña “stop anorexia, stop bulimia” tiene como objetivo ayudar a resolver un problema que cada vez afecta más a nuestra sociedad, con especial incidencia en las generaciones más jóvenes, ha señalado Eduardo Pastor, presidente de la Fundación Cofares que, junto con la Fundación Fita y el Colegio de Farmacéuticos de Madrid, promueven esta iniciativa.

Hay un dato que resalta en la presentación de esta iniciativa: “El 70 por ciento de los adolescentes no se siente a gusto con su cuerpo y seis de cada 10 chicas creen que serían más felices si estuvieran más delgadas”.

El mapa de los trastornos de la conducta alimentaria (TAC) en niños y adolescentes ha variado en los últimos años en España, un cambio marcado por la reducción en la edad del comienzo de la patología, que ha pasado de los 15 a los 13 años, y por la mejora del diagnóstico.

Los TAC, rebautizados como trastornos alimentarios y de la ingestión de alimentos, son enfermedades mentales que pueden llegar a ser muy graves y que tienen un alto nivel de complejidad por la alteración que producen en distintas áreas de la vida de los afectados.

Un conjunto de patologías que, además de la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa, incluyen el trastorno por atracón, trastorno por restricción/evitación de la ingesta, otros trastornos atípicos e incompletos, pica (ingesta de sustancias no nutritivas) o rumiación (regurgitación y masticación de comida ingerida).

Son enfermedades que tienen consecuencias físicas centradas en la alimentación que pueden llevar asociado o no bajo peso, por lo que “no solo es una cuestión de cuerpo”, ha advertido la doctora Montserrat Graell, coordinadora del servicio de psiquiatría infanto-juvenil y de la unidad de trastornos alimenticios del Hospital Niño Jesús de Madrid y presidenta de la AEETCA.

El viceconsejero de Sanidad de Madrid, Fernado Prados, ha destacado la importancia de estas patologías, porque impactan en los adolescentes y en sus familias y ha valorado la colaboración de las farmacias, “un punto de confianza y casi de amistad que permite llegar a donde otros servicios sanitarios no pueden”.

Los motivos de los TCA

Anorexia
EFE/SERGEI ILNITSKY

Los TCA responden en casi todos los casos a dificultades básicas de funcionamiento psíquico en relación a la construcción de la propia identidad, la capacidad de establecer vínculos personales, el estilo de afrontamiento del estrés o la presencia de traumas, entre otros, ha señalado la doctora Graell.

Generan un gran impacto en el desarrollo cuando aparecen en la infancia y adolescencia (que es casi siempre) y pueden tener graves consecuencias físicas, psicológicas, educativas y sociales, así como en la calidad de vida y el entorno familiar y social.

Todo ello, según esta experta, viene determinado por factores biológicos y ambientales y en su aparición participan factores de riesgo, entre los que destacan la vulnerabilidad genética, rasgos de temperamento, antecedentes de sobrepeso o factores culturales en relación al ideal de belleza.

Familias pesistas

Pero también es un factor de riesgo pertenecer a lo que se conoce como “familias pesistas”, aquellas que dan mucha importancia a la imagen corporal y al peso.

Esta psiquiatra ha recalcado que una detección precoz de los trastornos alimentarios puede cambiar el curso clínico y el pronóstico, de ahí que haya valorado la puesta en marcha de la campaña que cuenta con los farmacéuticos como agentes de salud pública por la ventaja que tienen de ser muy accesibles y generar mucha confianza en la población.

Raquel Linares, responsable de promoción de la salud de la Fundación FITA, ha señalado: “Todos podemos poner nuestro granito de arena para tener información mucho más clara sobre cuáles son esas primeras señales de humo” y ha precisado que no tiene tanto que ver con el estar gordo o delgado.

Por ello, uno de los objetivos de la campaña es conseguir que los farmacéuticos transmitan este mensaje: “No nos podemos convertir en otra persona”.

Trastornos de alimentación, la mayoría jóvenes

Alrededor de 400.000 personas padecen en España algún trastorno de la conducta alimentaria (TCA), de los que 300.000 son chicos y chicas de entre 12 y 24 años, siendo la tercera causa de enfermedad crónica en la adolescencia, según datos de la Fundación Fita y de la AEETCA.

  • Los TCA los sufren en mayor medida la población femenina (90 %), aunque cuanto menor es la edad del paciente mayor es el número de hombres con estos trastornos (antes de la pubertad la proporción es de seis chicas por cada cuatro chicos).
  •  Anorexia nerviosa y bulimia son los TCA más frecuentes en la adolescencia, mientras que la prevalencia de los trastornos por atracón es superior en edades adultas y en varones.
  • Uno de cada cuatro afectados muestra resistencia al tratamiento y evoluciona hacia la cronicidad, mientras que un 60 % tiene tendencia a la recaída.
  • Los afectados por TAC presentan asociadas otras patologías psiquiátricas, como por ejemplo, depresión, ansiedad, trastornos de personalidad o abusos de drogas.
  • En los más pequeños hay cada vez más relación entre TAC y déficit de atención.
  • Es la enfermedad mental con más mortalidad por las complicaciones físicas que provoca y por suicidio.
  • El 70 % de los adolescentes no se siente a gusto con su cuerpo y seis de cada diez chicas creen que serían más felices si estuvieran más delgadas.
    Los expertos creen que el tratamiento y la prevención tienen que tener como objetivo, además del restablecimiento físico, el desarrollo de la autoestima, la gestión de emociones y la creación de una escala de valores lejos de los esterotipos.

    campaña anorexia bulimia
    Cartel de la campaña de prevención y detección precoz de los trastornos de la conducta alimentaria/Facilitada por Cofares
(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…