Inicio / Actualidad / Faltan medicamentos ¿Qué está pasando?

Faltan medicamentos ¿Qué está pasando?

La falta de medicamentos está en la calle. La probabilidad de que una persona, cualquiera, acuda a la farmacia y no encuentre el fármaco que busca apunta a su aumento. La solución a este complejo problema no parece fácil

Faltan medicamentos ¿Qué está pasando?
FOTO EFE/ Rolex de la Peña

En la lista de medicamentos que faltan o han faltado están algunas presentaciones de Adiro, Trankimazin, Primperán, Dalsy, Betadine gel, Dolalgial, Urbasón, Almax, Valsartán o Gine-canestén, entre otros.

Los últimos datos oficiales, referidos a 2018, reconocen que los problemas de suministro y desabastecimiento de medicamentos se incrementaron en un 44 %.

Habrá que esperar al dato final de 2019, pero las cosas no marchan bien y algunos incluso califican la situación de “grave”.

Para intentar entender el problema, EFEsalud ha hablado con representantes del sector farmacéutico, médico y  pacientes:

José Luis Baquero, director y coordinador científico del Foro Español de Pacientes;

José María García, neumólogo y director del programa de Investigación en Tuberculosis de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica;

y Juan Pedro Rísquez, vicepresidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos y presidente del Colegio de Farmacéuticos de Jaén.

Estas son sus repuestas a las siguientes cuestiones

Faltan medicamentos: causas

1.-¿Cuáles son las causas de los problemas de suministro de fármacos en España?

Jose Luis Baquero (pacientes):

“Sin duda es multifactorial. Hay razones internas del Sistema Nacional de Salud (SNS):

La cada vez mayor presión para reducir los precios; la falta de un modelo estable.

La heterogeneidad de medidas entre unas Comunidades Autónomas y otras (algunas subastas han sido adjudicadas primando el precio, a proveedores sin la suficiente capacidad de producción, cuantitativa y cualitativa);

Los numerosos niveles de restricción (nacional, autonómico, e incluso hospital por hospital en su caso), la inadecuada gestión de gastos (tratado como bolsas de costes y no en términos más generales); la insuficiente dotación de presupuestos, etc”.

Y externas:

“La pasada crisis ha generado inercia; la excesiva oferta en algunas áreas puede llegar a saturar el mercado.

El mayor atractivo en los productos caros reorienta los esfuerzos de producción; el menor atractivo de ciertas áreas terapéuticas precipita su abandono…

Muchas acciones puestas en marcha, son cortoplacistas …y traen estas consecuencias”.

José María García (médicos):

Para este neumólogo principalmente se debe “a la falta de producción por parte de los laboratorios farmacéuticos de los medicamentos o de algunos preparados de estos medicamentos.

Esa producción puede ser insuficiente por no producir la cantidad necesaria para el abastecimiento general a nivel mundial, o puede ser una producción insuficiente que afecte a unos países y no a otros.

En este sentido es importante tener en cuanta la política de los laboratorios farmacéuticos en la distribución de medicamentos a los diferentes países y los factores que tienen en cuenta para esa distribución.

En ocasiones puede haber suficiente producción y sin embargo falta de acuerdo con los países que adquieren los medicamentos en relación con su adquisición”.

Juan Pedro Rísquez (farmacéuticos)

“El problema de los desabastecimientos y la falta de medicamentos está afectando a toda Europa y las causas son múltiples:

Así, una de las causas detectadas se debe a la concentración de la producción de principio activo en una sola planta, ya que cuando se produce un problema de producción afecta a escala global.

También es habitual que aparezcan problemas en la fabricación de medicamentos, escasez de materia prima, políticas de precios de medicamentos y bajada de precios o un incremento puntual de la demanda, entre otros.

La bajada progresiva de precios está repercutiendo negativamente, y poniendo en peligro la viabilidad en la comercialización, por lo que están surgiendo propuestas de poner un suelo de precio que evite esta situación”.

¿Situación grave?

2.-¿Consideras grave la actual situación de desabastecimiento y por qué?

Jose Luis Baquero (pacientes):

“No olvidemos que el precio de los medicamentos en España es ´intervenido´ y ya ha habido una negociación previa.

Las posteriores medidas de ajustes de precio hacen cada vez menos atractivo nuestro mercado.

Incluso los “medicamentos esenciales” (referidos por la Organización Mundial de la Salud) se han visto severamente afectados.

Más de 900 medicamentos bajarán su precio con la nueva Orden de Precios de Referencia.

De hecho los problemas de abastecimiento están en alza.

La presión del precio está deteriorando cada vez más el servicio.

También pone en riesgo la calidad del producto, que induce a buscar proveedores de API (ingredientes farmacéuticos activos) cada vez más baratos.

Además debemos ser conscientes de que las cada vez mayores exigencias de seguridad incrementan el coste de fabricación, como por ejemplo, ha supuesto los precintos y controles contra la falsificación.

Estos son necesarios, pero han recaído solo sobre el proveedor, reduciendo su margen.

Seamos conscientes de que un mercado atractivo, no es abandonado”.

José María García (médicos):

“El desabastecimiento de medicamentos es un asunto muy grave, pues puede afectar a medicamentos de uso común y muy necesarios, tal como ha ocurrido recientemente con los medicamentos antituberculosos en combinación.

En este caso el problema se palia utilizando los medicamentos de forma separada, pero ello tiene el riesgo de que se realice una monoterapia (tratamiento de la tuberculosis insuficiente pues se necesitan varios fármacos), con lo que ese medicamento se hace ineficaz por desarrollar resistencia a él el bacilo de la tuberculosis.

Los desabastecimientos también causan molestias a los pacientes que precisan cambios en sus medicaciones habituales y a los sistemas sanitarios (farmacias, médicos) que tienen que desarrollar acciones para paliar esas carencias.

En ocasiones, se puede producir abandono de la medicación por parte de los pacientes o por malos entendidos en los cambios de medicación.”

Juan Pedro Rísquez (farmacéuticos):

“En la actualidad, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarias (AEMPS) informa de 566 medicamentos con problemas de suministro comunicados por los laboratorios o las comunidades autónomas.

Según los datos que manejamos en Cismed (Centro de Información sobre el Suministro de Medicamentos) hay 38 medicamentos más que hemos detectado, que no ha sido informados oficialmente pero que no llegan a las farmacias.

El problema en 9 de cada 10 casos se resuelve con la actuación del farmacéutico, principalmente cuando se trata de medicamentos que pueden ser sustituidos por otros.

Una situación más compleja se presenta cuando el medicamento no es sustituible y el paciente debe volver al médico para que le sea prescrita otra alternativa que quizás no pueda cumplir con los objetivos deseado.

Los desabastecimientos en general pueden provocar retraso o abandono del tratamiento o posible aparición de efectos adversos”.

falta medicamentos
FOTO EFE/Manuel Bruque

Soluciones

3.- ¿Cuáles las soluciones para evitarlo y a qué actores les corresponde tomarlas?

Jose Luis Baquero (pacientes):

“No vale solo gestionar el desabastecimiento, hemos de trabajar por el abastecimiento.

Las medidas promovidas recientemente por la AEMPS y ciertas sociedades se han generado sin considerar al proveedor y buscar soluciones conjuntas.

No debemos pretender buscar la solución solo sancionando, lo que puede incluso agravar la situación.

La AEMPS gestiona estas situaciones lo mejor que puede, pero sin duda algunas de las soluciones no son ideales, como es el producto traído desde el extranjero, que no es idéntico al nacional.

Se han de buscar nuevas vías, como introducir garantías de abastecimiento co-invirtiendo en la I+D+i y/o en la negociación de precios, ligar productos innovadores con antiguos, la cofinanciación de procesos de producción local, incentivando tanto el I+D+i como la producción, etc. siendo en algunos aspectos, más eficaces a nivel internacional como EMA, especialmente al tratarse con multinacionales.

Debe entenderse que la Industria Farmacéutica es legítimamente un negocio y no sé hasta qué punto cabe esperar que se adapten a nuestras necesidades. Quizá nosotros tengamos también algo que hacer.

Si el foco de atención debe estar en el paciente, permitamos que también las organizaciones que les representan participen”.

José María García (médicos):

“Es un problema muy serio y en la solución han de participar los laboratorios farmacéuticos con una previsión de la producción de medicamentos, así como valorar los precios para que las medicinas puedan ser asequibles a todas las personas que lo precisen.

Las autoridades sanitarias mundiales han de velar por el derecho que tienen todas las personas a tener acceso a las medicaciones necesarias.

En España esta función corresponde al Ministerio de Sanidad y a la Agencia Española del Medicamento.

Es importante también en el caso de los desabastecimientos tener un control de la existencia en depósito de las medicinas, con una comunicación entre las Comunidades Autónomas y entre las farmacias hospitalarias y extrahospitalarias para saber qué cantidad de medicina está en existencia y como se puede distribuir según las necesidades.

Las Sociedades Científicas y los profesionales debemos comunicar estos desabastecimientos a las autoridades con el fin de que estas tomen las medidas oportunas.

También comunicarlo a la sociedad para que conozca el problema y se pueda colaborar en su solución”.

Juan Pedro Rísquez (farmacéuticos):

“La información es una de las posibles soluciones para mitigar los perjuicios de los desabastecimientos, por ello el Consejo General puso en marcha CISMED (Centro de Información sobre el suministro de Medicamentos), que completa la información de la AEMPS con los medicamentos que están en falta en las farmacias y no han sido oficialmente informados.

La AEMPS ha presentado recientemente el Plan de Garantías de Abastecimiento 2019-2022, que incorpora alguna de las propuestas que hicimos desde el Consejo dirigidas a garantizar un correcto abastecimiento de medicamentos como elemento esencial para lograr una asistencia sanitaria de calidad.

Así, se contará con la información que genera la farmacia comunitaria, a través de CISMED, además incorpora la necesidad de progresar en la política de sustituciones de medicamentos.

Otra de las alternativas del Consejo para garantizar a los pacientes sus medicamentos fue la de optar por la Formulación Magistral, que finalmente se ha incluido como una opción a tener en cuenta ante un medicamento desabastecido.”

(2 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…