Inicio / Ciencia / Neurocientífico Facundo Manes: “Caminamos hacia un mundo híbrido y desigual”

Neurocientífico Facundo Manes: “Caminamos hacia un mundo híbrido y desigual”

¿Cuál ha sido el impacto psicológico de la covid? ¿Cómo será el mundo postpandemia? ¿Cómo podemos hacer frente a la ‘pandemia’ de salud mental? Facundo Manes, uno de los neurocientíficos más reconocidos a nivel mundial, responde a estas cuestiones en una entrevista con EFEsalud con motivo de la presentación en España de su último libro, “Ser humanos”

Facundo Manes
Facundo Manes es uno de los neurocientíficos más reconocidos a nivel internacional. Cedida

En su libro “Ser humanos” (Ed.Paidós), escrito en colaboración con Mateo Niro, el neurólogo y neurocientífico argentino Facundo Manes desvela, de manera accesible y amena, todo lo que sabemos hasta el momento sobre el funcionamiento del cerebro.

Manes repasa en una entrevista con EFEsalud las consecuencias de la pandemia desde la perspectiva del funcionamiento del cerebro y la salud mental.

Afirma que “la pandemia ha acentuado las desigualdades en el mundo”, a la vez que ha potenciado “un contexto más híbrido” en relación con el uso de las tecnologías.

Facundo Manes
Portada del libro ‘Ser humanos’, escrito por Facundo Manes y Mateo Niro (Ed. Paidós)

¿Saldremos de esta más resilientes o más individualistas?

Las pandemias que han sucedido a lo largo de la historia siempre han cambiado la mentalidad y la sociedad de la época.

Esta pandemia también nos va a cambiar y la empatía, la resiliencia o la inteligencia colectiva serán cualidades indispensables para salir reforzados.

La pandemia ha provocado niveles de incertidumbre, estrés y ansiedad muy elevados, y prolongados en el tiempo. ¿Qué consecuencias tiene sobre nuestro cerebro?

La salud se define como el bienestar completo: físico, mental y social. No se puede separar la salud física de la salud mental. Sin embargo, en la respuesta a la pandemia no se ha priorizado la salud mental. Tenemos a la vuelta de la esquina una pandemia de salud mental que va a durar más que el virus.

¿Cuál es la “vacuna” para esta pandemia de salud mental?

Los gobiernos deberían poner en marcha planes masivos de psicoeducación. Más allá de los servicios de psiquiatría y de salud mental de los hospitales, debería existir una comunicación masiva para dotar a los ciudadanos de herramientas para manejar el estrés, la angustia…

¿Quién sufrirá con mayor intensidad los efectos?

Todos, en mayor o menor medida, tenemos una sensación de pérdida, pero los colectivos más perjudicados son los menores de 20 años, porque todavía no han completado su neurodesarollo, y las mujeres, como consecuencia del incremento de la violencia de género en estos meses.

También ha afectado más a los más pobres, porque se han acentuado las desigualdades, a los profesionales sanitarios y a los ancianos.

El próximo 10 de octubre se conmemora el Día de la Salud Mental, precisamente en un momento muy delicado tras año y medio de pandemia. ¿Cuál debe ser el mensaje?

El mensaje es que la salud mental es parte fundamental de la salud, tan importante como la salud física, y que hay que reducir el estigma.  La pandemia ha puesto al descubierto que todos somos seres humanos: todos hemos sentido angustia, ansiedad, estrés…y eso nos ha hecho ser más conscientes y comprender mejor la importancia de la salud mental en nuestro bienestar.

¿Cuales son las enfermedades mentales más frecuentes?

Las más frecuentes son la ansiedad, la depresión o el estrés crónico, pero hay muchas más.  El problema es que el estrés está ligado a nuestro modo de vida, por lo que tenemos que echar mano de la ciencia para saber qué cosas son las que nos proporcionan bienestar.  Lo más importante en este sentido son los vínculos humanos.

En la medida en la que las enfermedades mentales son alteraciones del cerebro, ¿seremos capaces de diagnosticarlas incluso antes de que aparezcan los primeros síntomas?

La enfermedad del cerebro es la primera causa de discapacidad del mundo, por delante del cáncer y la enfermedad cardiovascular.

En los últimos años ha habido avances importantes en cuanto al diagnóstico de las enfermedades mentales. Sin embargo, nos falta un marcador biológico en estas enfermedades mentales, y para eso se necesita más inversión en ciencia.

Precisamente los desafíos para el futuro serán detectar esas enfermedades en el cerebro antes incluso de que aparezcan los síntomas.

Para hacer frente a esta pandemia hemos tenido a la ciencia y la tecnología de nuestro lado. ¿De qué manera nos ha ayudado la tecnología a sobrellevar la situación de aislamiento?, ¿Puede sustituir la tecnología los vínculos humanos?

La pandemia nos obligó a usar más la tecnología y, en este sentido, ha tenido efectos positivos. Pero continuar abusando de la tecnología a largo plazo puede suponer un problema, porque los seres humanos somos seres sociales.

Si queremos tener bienestar, tenemos que desconectarnos, valorar el contacto humano, concentrarnos en una única tarea…Un cerebro atento al presente es un cerebro feliz y más productivo.

 ¿Afecta la tecnología a nuestra capacidad de memoria?

La tecnología supera ya algunas habilidades humanas, como la memoria, por lo que creo que las habilidades de memoria enciclopédica van a disminuir y serán menos importantes en la educación. En cambio, se van a potenciar muchas habilidades humanas, como la compasión, el altruismo, la creatividad…

En cambio, los sistemas educativos hoy en día aún están muy enfocados a esa memoria enciclopédica. ¿Es esta la mejor manera para que nuestro cerebro aprenda? 

El cebero aprende cuando algo nos inspira, nos motiva o nos parece un ejemplo. Educar en una enseñanza enciclopédica ya no tiene mucho sentido.

Mi sugerencia para aquellos que hacen planes educativos es que nos concentremos en las habilidades humanas que van a ser claves para el presente y el futuro laboral. Estas son justamente las habilidades que las máquinas nunca van a poder reemplazar.

¿Cómo será el mundo postpandemia?

La pandemia es una crisis multidimensional: sanitaria, económica, educativa, geopolítica, moral y psicológica. Caminamos hacia un mundo más híbrido y desigual.

Lamentablemente la pandemia va a agravar las desigualdades en el mundo. Los países desarrollados y los pobres se van a distanciar todavía más, e incluso dentro de los propios países también se van a agravar las desigualdades.

Este será, junto con el cambio climático, uno de los grandes problemas del futuro. Nuestra salud está directamente relacionada con la salud del planeta por lo que, si seguimos así, veremos más epidemias o pandemias los próximos años.

Hace falta una estrategia global, pero no veo a los dirigentes globales poniéndose de acuerdo. Creo que la pandemia ha reforzada los nacionalismos y hemos dado un paso atrás en este mundo globalizado y conectado.

(No Ratings Yet)
Cargando…