Inicio / Enfermedades / Expertos reclaman menos trabas para los anticoagulantes de acción directa

Expertos reclaman menos trabas para los anticoagulantes de acción directa

Especialistas y expertos en cardiología, neurología, medicina interna, atención primaria y pacientes reclaman menos barreras y levantar el visado de inspección para impulsar la prescripción de anticoagulantes de acción directa (ACODs), en el curso del debate “La importancia del buen control del paciente anticoagulado”, organizado por EFEsalud, en colaboración con la Alianza Bristol Myers Squibb-Pfizer

En este foro de expertos han intervenido los doctores José Luis Zamorano, jefe de Servicio de Cardiología del Hospital Universitario Ramón y Cajal; Jaime Masjuan, jefe de Servicio de Neurología en este mismo hospital madrileño; y Carmen Suárez, jefa de Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario La Princesa, de Madrid; el  doctor José Luis Palancar de la Torre, médico de familia del Servicio Madrileño de Salud; y Julio Agredano, presidente de la Asociación Freno al Ictus.

La anticoagulación es un factor clave para los pacientes que tienen fibrilación auricular (FA), ya que corren el riesgo de sufrir un ictus o una embolia si el control de la coagulación de la sangre no es correcto.

En España hay alrededor de 800.000 pacientes anticoagulados y, aproximadamente, un 50 por ciento no están bien controlados.

“La fibrilación auricular -explica el doctor Zamorano- se produce cuando el bombeo del corazón es anárquico o poco homogéneo, lo que puede reembolsar la sangre y generar un coágulo, que puede derivar en ictus”.

“El ictus se produce, bien por la obstrucción de una arteria por un trombo, embolia cerebral; o por la rotura de una arteria que provoca un derrame cerebral”, expone el doctor Masjuan, que cifra en 120.000 el número de ictus que se producen al año en España.

La doctora Suárez resalta: “Es un problema prioritario que los pacientes estén bien anticoagulados para evitar un ictus u otros efectos secundarios”.

Agredano subraya que el ictus es la primera causa de muerte en las mujeres y tiene cinco veces más mortalidad que el cáncer de mama, y añade que es prevenible en el 90 % de los casos con un estilo de vida de hábitos saludables y buen control médico.

pacientes anticoagulados
De izq. a derecha, el doctor Jaime Masjuan, jefe del Servicio de Neurología del Hospital Ramón y Cajal; la doctora Carmen Suárez, jefa del Servicio de Medicina Interna del Hospital La Princesa, ponentes en el debate celebrado en EFE “La importancia del buen control del paciente anticoagulado”; y Javier Tovar, director de EFEsalud y moderador del debate/EFE/Javier Liaño

“No es normal que habiendo una medicación que ayuda a reducir el impacto que está generando en la sociedad no llegue a los pacientes de forma adecuada”, lamenta Julio Agredano en relación a los anticoagulantes de acción directa.

Los ACODs, coinciden los ponentes, han demostrado mejores resultados en el control de los pacientes anticoagulados que el acenocumarol o la warfarina, pero tienen unas restricciones para su prescripción que sitúan su uso en España alrededor del 30 %, muy por debajo de Alemania, Suiza, Portugal o Grecia, que registran entre un 65 y un 80 por ciento.

El doctor Masjuan precisa que mientras desde la Sociedad Europea de Cardiología el acenocumarol o la warfarina son fármacos de segunda elección en la anticoagulación, y los de primera elección son los ACODs, en España, el Ministerio de Sanidad no dice lo mismo.

“Sanidad deja la puerta abierta para los pacientes que no estén bien controlados con acenocumarol, pero su uso aumenta muy poco a poco a pesar de la evidencia de sus ventajas terapéuticas”, señala este neurólogo.

La doctora Suárez añade que los informes de Sanidad de posicionamiento terapéutico recogen qué casos y en qué tipo de pacientes el sistema público financia los ACODs, y subraya: “Están sometidos a enormes barreras para su prescripción”.

“Hemos agotado la vía de las negociaciones y de la Administración, hemos hecho documentos de consenso, pero los políticos no lo ven. Los pacientes tienen que implicarse más y demandar a su médico la mejor anticoagulación”, afirma Carmen Suárez.

pacientes anticoagulados
De izq. a dcha, Javier Tovar, director de EFEsalud y moderador del debate celebrado en EFE “La importancia del buen control del paciente anticoagulado”, y tres de los ponentes, Julio Agredano, presidente de la Asociación Freno al Ictus; el doctor José Luis Zamorano, jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Ramón y Cajal; y el doctor José Luis Palancar de la Torre, medico de familia del Servicio Madrileño de Salud/EFE/Javier Tovar

En esta línea, el doctor Palancar defiende levantar el veto de la inspección para aumentar la prescripción de los ACODs y mejorar así el control de la anticoagulación de los pacientes.

Palancar completa: “Puedo entender que en fases iniciales de un fármaco, cuando se empieza a comercializar, las indicaciones sean restrictivas, pero con la información que tenemos ahora, después de años, de resultados, beneficios y seguridad, hay suficiente evidencia científica para cambiar la situación”.

“Utilizamos warfarina porque la caja del otro medicamento es más cara. El coste de un ictus es de 30.000 euros año. Lo que ahorramos en no dar una caja cada mes de ACODs (80 o 90 euros) lo perdemos en sobrecarga y costes indirectos”, analiza el doctor Masjuan.

El doctor Zamorano enfatiza que la gran ventaja de los ACODs es la seguridad y pone el acento en identificar bien a los pacientes que deben beneficiarse de ellos: los que pueden sufrir un ictus, los que están mal anticoagulados y los nuevos pacientes.

pacientes anticoagulados
Los ponentes del debate “La importancia del buen control del paciente anticoagulado”, organizado por EFE, en colaboración con la Alianza Bristol Myers Squibb-Pfizer. (De izq. a derecha, el doctor Jaime Masjuan, jefe de Servicio de Neurología del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid; el doctor José Luis Palancar de la Torre, médico de familia del Servicio Madrileño de Salud; la doctora Carmen Suárez, jefa de Servicio de Medicina Interna del Hospital de La Princesa de Madrid; el doctor José Luis Zamorano, jefe de Servicio de Cardiología del Hospital Ramón y Cajal; y Julio Agredano, presidente de la Asociación Freno al Ictus/EFE/Javier Liaño
(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…