Inicio / Portada España / Exfúmate, un taller para dejar de fumar

Exfúmate, un taller para dejar de fumar

El tabaco mata cada año a más de 8 millones de personas en el mundo, un millón de ellos fumadores pasivos. Fumar causa enfermedades crónicas, patologías pulmonares y cardiovasculares y, aun así, el número de fumadores no baja. Con motivo del Día Mundial Sin Tabaco, EFEsalud entra en un taller de Cruz Roja, “Exfúmate”, cuyo objetivo es abandonar el tabaco

“Dejar de fumar es muy fácil. Yo lo hago constantemente. Lo difícil es no volver a encender un cigarrillo”, dijo Winston Churchill. Estas palabras condensan la realidad de muchos fumadores que están intentando dejar este hábito tan nocivo.

El tabaco, causante de la muerte de más de 8 millones de personas al año, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), contiene “una droga tan adictiva como la cocaína”: la nicotina.

Este alcaloide, que afecta al sistema nervioso, al corazón y a los vasos sanguíneos, produce una fuerte dependencia física y psíquica y es el principal culpable de que dejar de fumar resulte tan difícil. Pero no imposible.

Con motivo del Día Mundial Sin Tabaco, 31 de mayo, EFEsalud ha entrevistado a Begoña Garrido, psicóloga y coordinadora del taller de sensibilización de la Cruz Roja sobre los hábitos nocivos del tabaquismo; Gregorio Martín, médico, voluntario de Cruz Roja y miembro del equipo que ha participado en los talleres; y a Teresa de la Peña, ex fumadora tras asistir al taller. 

Si la gente sabe que fumar mata, ¿por qué sigue fumando?

El humo del tabaco contiene más de 4.000 sustancias químicas, de las cuales al menos 250 son nocivas y más de 50 causan cáncer, según datos proporcionados por la OMS.

Además de causar cáncer de pulmón, laringe, riñón, estómago y de colon, entre otros, el tabaco es un factor principal en muchas enfermedades crónicas y múltiples patologías pulmonares y cardiovasculares.

Fumar mata, lo dice en las cajetillas de tabaco y lo demuestran los datos. Aún así, y a pesar de toda la información disponible alertando sobre los riesgos para la salud del tabaco, el número de fumadores crece. 

Según revela la última Encuesta de Tabaquismo realizada por la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), en España el número de fumadores ha aumentado un 3,3 por ciento entre 2017 y 2019. A día de hoy, el 23,3% de la población española es fumadora y consume de media 10,7 cigarrillos diarios. 

Pero, ¿por qué ocurre esto?

“Fumar es muy adictivo. La nicotina produce igual o incluso mayor adicción que la cocaína,  pero no es la única causante. En las adicciones no solo juegan un papel las sustancias”, explica Gregorio Martín, quien recuerda los factores sociales, medioambientales, psicológicos y de personalidad también facilitan la adicción.

De hecho, para Begoña Garrido “el factor social es lo que tiene más peso. Los jóvenes repiten las conductas que ven en sus modelos cercanos, por eso, la predisposición de una persona a ser un futuro fumador depende mucho del ambiente en el que crezca.”

fumar
De izq. a derecha: el doctor y voluntario de Cruz Roja, Gregorio Martín y la doctora Begoña Garrido. EFE/Javier Liaño

Dejar de fumar, sí se puede

fumar
Chapas con el eslogan del taller “¡Sí se puede!” EFE/Javier Liaño

“Sí se puede” es el eslogan de ‘Exfúmate’, el taller de sensibilización sobre los hábitos nocivos del tabaquismo que Cruz Roja ha impartido a sus trabajadores.

La iniciativa nació para “dar respuesta a una demanda de nuestros compañeros de Cruz Roja que eran fumadores y querían ponerse en tratamiento”, explica Begoña Garrido, coordinadora del taller y del Centro Concertado de Atención a las Adicciones (CCAD) Casa de Campo (Cruz Roja).

El taller ha tenido unos resultados “entre el 40 y el 20 por ciento de éxito” según Garrido;  constaba de seis sesiones que se llevaban a cabo en horario laboral.

Los talleres “no consistían sólo en dejar de fumar, sino que aprovechábamos también para fomentar hábitos saludables. Por ejemplo, empezábamos con un desayuno saludable y acabábamos con una sesión de relajación”, añade Gregorio Martín, quien asegura que “los incentivos y los refuerzos positivos” utilizados también jugaron un papel importante en el desarrollo del proyecto.

Además, se hacía un seguimiento médico voluntario de los participantes y la institución asumía el coste de los fármacos necesarios. “Algunos fármacos son caros, pero más caro es fumar”,  subraya Gregorio Martín.

“Libertad, tiempo, ahorro… sobre todo, salud”

fumar
Teresa de la Peña, una de las participantes del Taller organizado por Cruz Roja para dejar el tabaco. EFE/Javier Liaño

La mayoría de las personas que acudieron a los talleres eran mujeres de entre 45 y 50 años de edad, principalmente porque el 75 % de la plantilla de Cruz Roja son mujeres, pero también porque el número de fumadoras se ha incrementado en los últimos años.

Además, los efectos del tabaco son más dañinos en la mujer que en el varón, según recoge el informe de Cruz Roja que documenta ‘Exfúmate’.

Por ejemplo, una mujer fumadora tiene más riesgo de padecer cáncer de pulmón que un hombre fumador.

Teresa de la Peña, es una de las mujeres que participó en el taller y un ejemplo de que dejar de fumar sí es posible.

A los 16 años, Teresa empezó a fumar: “Supongo que para sentir que pertenecía a un grupo y sentirme más mayor” nos cuenta.

Desde entonces, aunque con parones puntuales, ha fumado durante toda su vida hasta que decidió dejarlo hace algo menos de cuatro años.

“Llevo sin fumar desde que hice el taller con Cruz Roja. Mi motivación para dejar de fumar fue darme cuenta de que era una adicción que controlaba parte de mi vida”, explica. “Desde que dejé de fumar he ganado libertad, tiempo, ahorro, pero, sobre todo, salud. Recuperas muchas funciones biológicas como el olfato y te deshaces de algo que marcaba tus tiempos y tu rutina”, explica.

Durante sus primeras semanas de abstinencia, lo que más le costó superar fue “la ansiedad y la falta de fuerza de voluntad”.

La ansiedad es uno de los síntomas más frecuentes del conocido síndrome de abstinencia tabáquica, que también puede manifestar otros síntomas como: crisis de mal humor, insomnio, irritabilidad y sensación de hambre. En ocasiones, los síntomas de abstinencia vencen a la fuerza de voluntad y por eso es tan frecuente la recaída.

La tentación de volver a encender un cigarrillo siempre está al acecho, pero existen formas de evitar caer en ella.

“Hay momentos en los que tengo ganas de volver a fumar, en momentos de mucho estrés o momentos emocionales difíciles” reconoce Teresa, “ es entonces cuando recuerdo muchas cosas que aprendimos en el taller: a pensar en mi salud y a no abandonarme”.

 

fumar

Dejar de fumar: se puede, ¿pero cómo?

Fumar es una adicción. Y al igual que todas las adicciones, existe la posibilidad de recaer. Eso no significa que no se pueda dejar de fumar durante un tiempo o incluso de forma permanente. Pero, ¿cómo lograrlo?

Begoña Garrido y Gregorio Martín lo saben, no solo porque son profesionales de la salud, sino porque ambos son, también, ex fumadores.

Para ellos, la clave para dejar de fumar se consolida en tres aspectos que consideran fundamentales: motivación, apoyo y legislación.

“La motivación y el deseo de dejar de fumar son fundamentales para lograr el cambio. Tener la oportunidad de participar en un taller o en un programa de deshabituación también es importante. Creo que con esos dos ingredientes se puede lograr”, apunta Begoña.

La legislación, recalcan ambos, es importante porque protege a los que fuman y a los que fuman sin querer.

“Gran parte de las patologías que sufren los fumadores en activo también las sufren los fumadores pasivos. Las últimas leyes de tabaco han tratado de proteger al fumador pasivo, que hasta entonces no se había tenido en cuenta.” explica Begoña. “La última ley de tabaquismo es del 2010, quizá haya que plantearse una nueva ley de restricción del tabaco”, añade.

Gregorio Martín es también un férreo defensor de los espacios sin humos: “Cumplir con la legislación vigente de espacios sin humos aporta ventajas para las personas no fumadoras y además crea conciencia sobre el hecho de no fumar”.

Por otro lado, Teresa del Pino subraya la importancia de contar con una red de apoyo. “Para mí el acompañamiento médico fue muy importante. En Cruz Roja me sentí en  buenas manos, encontré un equipo muy humano”.

Para el médico y ex fumador Gregorio Martín el mensaje está claro:  “Resta humo, suma salud, vive”.

(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…