Inicio / Enfermedades / Estreñimiento, esa molestia que puede arruinar tu vida

Estreñimiento, esa molestia que puede arruinar tu vida

Esa molestia que te puede arruinar la vida, el estreñimiento, afecta al 50 por ciento de la población del mundo desarrollado, pero tiene solución: el éxito del tratamiento médico es del cien por cien, hasta en los casos más severos, en los que hay que recurrir a la cirugía

Estreñimiento, esa molestia que puede arruinar tu vida
EFE

José Manuel Devesa, jefe de Cirugía de Colon y Recto del Hospital Ramón y Cajal y el Ruber Internacional, acaba de publicar “Doctor, estoy estreñida. Unas historias que contar… mitos y realidades”, libro en el que explica la incidencia de esta dolencia, los problemas que ocasiona, y la forma de ponerle fin.

Entre los mitos que rodean el estreñimiento, está la creencia de que puede provocar “autoinfección” y cáncer de colon, al igual que los laxantes.

“Esto es falso -ha asegurado a Efe el doctor Devesa-. Lo único cierto es que tanto en el cáncer de colon como en el estreñimiento influyen ciertos componentes dietéticos, como la grasa, la carne, el alcohol y las dietas pobres en vegetales y residuos”.

Además de molestias como hinchazón abdominal, sensación de ocupación y dolores asociados a los gases, con frecuencia ocasiona irritabilidad. “¡Quién sabe -dice Devesa- cómo habría sido el mundo si Lutero y Hitler no hubieran sido dos grandes estreñidos!”

“El estreñimiento -ha explicado a Efe-, no es una enfermedad, es un síntoma, aunque puede provocar otras patologías peligrosas. Lo peor es el sufrimiento que llega a ocasionar, ya que condiciona los hábitos y afecta de forma sustancial a la calidad de vida de quienes lo padecen y las personas que los rodean”.

Devesa narra en su libro, en forma novelada, el drama que esta patología puede llegar a causar y recrea las situaciones que se dan mediante una conversación entre un médico especialista y una persona afectada de estreñimiento severo.

El libro tiene también un apartado científico, en el que detalla, de forma comprensible y con ilustraciones, la anatomía y la fisiología del colon, el recto y el ano, así como los métodos diagnósticos, la prevención y tratamiento, incluido el quirúrgico, alimentos aconsejables y laxantes y carminativos.

La infravaloración de esta patología por los profesionales -“tome mucha fibra, beba mucha agua, haga mucho ejercicio y no se preocupe, no es importante”- unido al sentimiento de vergüenza en las personas que lo padecen contribuye a agravar el problema.

“El estreñimiento es probablemente -señala Devesa- la primera consulta digestiva y un dato llamativo es que incluso un 10 por ciento de las personas que diariamente hacen deposiciones se consideran estreñidas, por creer que es necesaria la evacuación diaria de las heces, lo que llega a provocar serios trastornos de la conducta e incluso síndromes psiquiátricos, como el llamado “triada neurótica”: hipocondria, histeria y depresión”.

“Hoy en día -advierte el doctor Devesa- es frecuente encontrar anuncios en los medios de comunicación que ofrecen lavados intestinales como sistema para retrasar el envejecimiento, pero esto no está avalado científicamente”.

Y para datos curiosos, estos: Una persona que haya vivido 72 años, según una información publicada en National Geographic, se ha pasado unos cinco años de la vida comiendo y en esos años ha comido aproximadamente cuatro vacas, veintiún corderos, quince cerdos, mil doscientos pollos, 13,400 huevos, 4.200 panes. 8.500 kilos de alimentos envasados, 5.300 manzanas, en total entre 27.000 kilos y 45.000 kilos de comida, equivalentes al peso de entre 6 y 10 elefantes.

Entre las causas más frecuentes de estreñimiento, José Manuel Devesa cita los malos hábitos, como no atender en su momento el deseo de evacuar, medicamentos como los antidepresivos e inductores del sueño, y ciertas enfermedades como el hipotiroidismo o la diabetes.

También hay otras causas funcionales, que impiden el avance del bolo y anatómicas, como el colon largo en el que se pueden producir curvas que ocasionan obstrucciones.

“Hay que empezar por corregir los hábitos -afirma-. La OMS recomienda ingerir diariamente un mínimo de 25 gramos de fibra -en la fruta,verduras y cereales integrales-, beber un mínimo de 1.5 litros de agua y cambiar los hábitos de evacuación”. Muy importante, acostumbrar a los niños desde la primera infancia a hábitos saludables.

Pero ¡cuidado!, no siempre la fibra es la solución, puede incluso ser perjudicial.

(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…