Inicio / Salud sexual / ¿Eres hombre? No des la espalda al suelo pélvico

¿Eres hombre? No des la espalda al suelo pélvico

Sustento de los órganos pélvicos, un rol activo en la sexualidad y clave en la incontinencia urinaria y fecal. La carta de presentación del suelo pélvico es válida en hombres y mujeres. Y al igual que les sucede a ellas, el deterioro de este entramado muscular puede impactar en la calidad de vida de los varones. Conocerlo y cuidarlo no es sólo cosa de chicas

Otras noticias

¿Eres hombre? No des la espalda al suelo pélvico
EFE/TANNEN MAURY

De manera habitual, el suelo pélvico en el hombre pasa desapercibido por la ausencia de embarazos y partos que lo debiliten, como sucede en el caso de muchas mujeres, explica José María Adot, coordinador nacional del grupo de Urología Funcional Femenina y  Urodinámica de la Asociación Española de Urología.

En este sentido, el especialista indica que “la presencia de la próstata y la no existencia de la cavidad vaginal” protegen al suelo pélvico masculino ante complicaciones como el prolapso o herniación de las vísceras de la zona abdominal.

El suelo pélvico “de un vistazo”

Situado en la parte inferior de la cavidad abdominal, donde actúa como cierre, el suelo pélvico está formado por un conjunto de músculos y ligamentos que” rodean a la uretra y al ano formando los esfínteres uretral y anal”, describe Adot.

Dentro de esta estructura, “músculos y huesos están tan interrelacionados, así como la columna, cadera, pelvis y músculos de las extremidades inferiores”, afirma el facultativo, quien enumera sus funciones:

Trastorno bipolar: de la euforia a la depresión
EFE/Jaume Sellart
  1.  Sostén de los órganos pélvicos: Sujetar la vejiga, la uretra y el recto es la función esencial del suelo pélvico en el hombre pero más allá de ser su sustento, ha de mantenerlos en “la posición adecuada porque de ello depende su normal funcionamiento”,  subraya Adot.
  2. Continencia urinaria y fecal. Éste tiene “un papel importante” debido a que tanto el esfínter anal como el uretral “forman parte de esa estructura muscular”.
  3.  Sexual: Destaca el rol dentro de la sexualidad del varón por  su intervención en el orgasmo y la eyaculación.

¿Qué debilita el suelo pélvico?

  1. Estreñimiento crónico: Es una de las principales causas de deterioro del suelo pélvico, indica el facultativo, quien señala que realizar esfuerzos al defecar de forma repetida y mantenida en el tiempo puede debilitar la musculatura y “ser origen de problemas como dolor pélvico, patología anal o alteraciones miccionales o sexuales”.
  2. Cirugías para extirpación tumoral: Intervenciones como la cirugía radical rectal o prostática pueden originar disfunción vesical, esfinteriana y del tono muscular pélvico.
  3. Radioterapia pélvica:  Constituye otro “factor de riesgo” que puede terminar en incontinencia, disfunción vesical, rectal, muscular o dolor.
  4. Enfermedades neurológicas: Tal y como sucede con la esclerosis múltiple, lesiones medulares, polineuropatías y “en general todas las que cursen con afectación muscular pueden alterar el funcionamiento del suelo pélvico masculino”.
  5. Trastornos infecciosos crónicos de la próstata o uretra: Estos causan síntomas heterogéneos y “a veces” pueden dar lugar a una alteración crónica del suelo pélvico, que implique aumento de tono muscular y dolor pélvico.

Alteraciones principales

Según el facultativo, las siguientes alteraciones impactan sobre la calidad de vida de los pacientes y , en ocasiones, de manera “muy importante”:

  1. Alteración del tono muscular pélvico: Los casos de aumento del tono están vinculados “al stress, a trastornos inflamatorios o infecciosos de los visceras u otras estructuras pélvicas, o asociados al dolor pélvico crónico”. Una serie de procesos cuyo origen a veces resulta “difícil averiguar”.
  2. Carencia global o parcial del suelo pélvico (falta del esfinter anal, uretral…): Estos suelen darse en alteraciones neurológicas, después de cirugías radicales o tratamientos de radioterapia, detalla Adot, quien afirma que se pueden vincular con incontinencia urinaria, fecal y trastornos sexuales como la disfunción eréctil o cambios en la eyaculación.
  3. Dolor pélvico crónico: El facultativo indica que ésta es una de “las mayores afectaciones” y que en muchas ocasiones su origen es desconocido, lo que supone “un reto diagnóstico y terapéutico al médico”. Se trata de una alteración que genera un gran impacto en la calidad de vida del paciente por “el alto grado de dolor, las disfunciones viscerales y la falta de tratamientos efectivos en muchos casos”.

Mejor prevenir que curar

Prevenir el deterioro del suelo pélvico pasa por llevar unos hábitos de vida saludable, aconseja Adot, quien pone el acento en combatir la obesidad y el estreñimiento, así como realizar ejercicio físico y sexual “de forma regular”. Otro de los frentes a evitar es el tabaco, ya que “los esfuerzos repetidos de la tos crónica” pueden deteriorar la musculatura pélvica, advierte.

En relación al estreñimiento, el especialista recomienda una dieta adecuada y beber líquidos de forma abundante. Asimismo, precisa que la postura al evacuar “es importante y puede modificarse mediante un programa específico” con el objetivo de evitar los esfuerzos intensos.

Instalación de esculturas humanas fotografiadas por un hombre. Efesalud.com
EFE/ Iván Alvarado

Respecto a los hábitos cotidianos para la prevención, el facultativo desaconseja la práctica de interrumpir la micción , ya que se ha demostrado su inutilidad  “e incluso los efectos perjudiciales” a largo plazo como “molestias locales uretrales y vesicales así como mayor riesgo de infecciones”.

El especialista advierte de que los casos de deterioro del suelo pélvico tras cirugías, por disfunciones viscerales o dolor, requieren “un diagnostico médico” y pueden tratarse con rehabilitación pero deben individualizarse.

“En manos de profesionales de cualificados en esta área, las técnicas de rehabilitación aportan un gran beneficio, mejorando el tono muscular, la continencia urinaria y fecal y las alteraciones sexuales”, concluye.

(No Ratings Yet)
Loading...
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies