Inicio / Enfermedades / La EPOC sigue en línea ascendente

La EPOC sigue en línea ascendente

La EPOC, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, sigue en aumento. En su Día Mundial, 21 de noviembre, datos de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) arrojan que el número de casos en España ha pasado de 2, 1 millones a 2,9 millones. El tabaco es el factor principal de riesgo de esta patolología

La EPOC es poco conocida socialmente a pesar de ser un problema de salud pública de alta relevancia.

“En los últimos años diversos estudios han actualizado las cifras de la EPOC en España. Desde la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), con motivo del Día Mundial, queremos recordar estos datos y redimensionar el alcance de esta
enfermedad en España”, explica el doctor José Luis López-Campos, coordinador del Área de EPOC en esta sociedad médica.

El número de casos de esta patología en España se ha actualizado de los 2,1 millones estimados según EPISCAN en 2007 a 2,9 millones en 2015, según el estudio internacional Global Burden of Disease (GBD 2015).

Del mismo modo, las muertes por EPOC estimadas en España han ascendido de las 18.000 defunciones anuales a las 29.000 al año.
Con estas cifras, SEPAR recuerda que esta enfermedad es la cuarta causa de muerte en España, y representa el 6,95  por ciento de las defunciones por detrás de la cardiopatía isquémica (14,5 %), el alzhéimer y otras demencias (13,6 %), y el ictus (7,1 %), y es más mortal que el cáncer de pulmón, que figura como quinta causa de muerte.

La EPOC es además una enfermedad altamente discapacitante. Según el estudio GBD, figura entre las diez primeras causas de mortalidad y discapacidad combinadas; es una dolencia que disminuye notablemente la calidad de vida de quienes la padecen, y también de su entorno más cercano. Los afectados tosen, expectoran y tienen dificultad para respirar cada día de su vida.

“Es una enfermedad crónica y progresiva, que necesita un diagnóstico precoz y un tratamiento temprano para poder frenar sus síntomas”, resalta el doctor López-Campos.

“La EPOC y sus graves consecuencias, como las citadas defunciones prematuras, podrían evitarse combatiendo su principal causa: el tabaquismo”, recuerda López-Campos.

En este sentido, aunque el consumo de tabaco ha disminuido progresivamente entre 1980 y 2016, los expertos de SEPAR consideran que sigue siendo importante monitorizar las nuevas tendencias de consumo de tabaco incluido el tabaco de liar, los cigarrillos electrónicos y los dispositivos de vapeo, pues cabe recordar que el tabaco es un factor de riesgo prevenible de EPOC y otras enfermedades.

EPOC
Paciente con EPOC. EFE/Narong Sangnak

Papel del familiar paciente de EPOC

El papel del familiar del paciente de EPOC es esencial para detectar el empeoramiento de los síntomas. Boehringer Ingelheim da continuidad a la campaña “No Llegar, No es Normal” desde la perspectiva del cuidador, recordando la importancia de estar alerta si el paciente no puede realizar tareas cotidianas que antes realizaba sin dificultad.

Los pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica muchas veces no pueden realizar sus actividades cotidianas con normalidad, pero lo achacan a los efectos de la edad y se resignan a ello.

Sin embargo, si la EPOC está correctamente controlada, el empeoramiento de los síntomas no debería ser habitual. Por ello, y con motivo del Día Mundial, la compañía farmacéutica presenta la nueva edición de la campaña “No Llegar, No es normal”, tras la del año pasado con la participación del actor Imanol Arias.

En España, hasta el 53% de los pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica presenta síntomas respiratorios durante todo el día pese a estar en tratamiento, según datos de un estudio publicado en la revista “Archivos de Bronconeumología”.

La campaña de este año se dirige a las personas que conviven con el paciente o forman parte de su entorno familiar más cercano, y busca su implicación en el control de la enfermedad. Un familiar que se preocupe por él de manera activa es un gran apoyo y, a la vez, una pieza fundamental para que el paciente busque soluciones y evite verse abocado a una espiral de empeoramiento.

Por otra parte, “No Llegar, No es Normal” también va dirigida a los facultativos, con el fin de resaltar la importancia de preguntarle al paciente que les comunique situaciones concretas que han dejado de hacer, aún estando en tratamiento.

La doctora Cruz González, de la Consulta Monográfica de EPOC del Servicio de Neumología del Hospital Clínico Universitario de Valencia, explica: “Los principales signos de alerta que nos indican que debemos visitar al médico son, sobre todo, la presencia del aumento de la intensidad de síntomas como la disnea o la tos y el incremento de expectoración diaria”.

“De todos ellos -prosigue la doctora-, la disnea es la más limitante para el paciente y, por sí sola, debe ser motivo de consulta. Con frecuencia los pacientes adaptan su vida y su actividad diaria para minimizar esta disnea y dejan de hacer actividades que antes realizaban con éxito. Es muy importante que el paciente no se conforme, ya que esta situación no es normal“.

(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…