Inicio / Enfermedades / Ensayan tratar esclerosis múltiple con células madre de los propios pacientes

Ensayan tratar esclerosis múltiple con células madre de los propios pacientes

Dos mujeres enfermas de esclerosis múltiple han sido las dos primeras personas en España que hoy se han sometido a un ensayo para tratar su enfermedad con células madre extraídas de la médula ósea del hueso de sus caderas y multiplicadas en laboratorio antes de inyectárselas de nuevo

Ensayan tratar esclerosis múltiple con células madre de los propios pacientes
Un afectado por esclerosis múltiple, enfermedad autoinmune, realiza sus ejercicios de rehabilitación en el centro de la Fundación Aragonesa de Esclerosis Múltiple. EFE/Javier Cebollada

El ensayo se ha llevado a cabo en el Hospital Germans Trias i Pujol (Can Ruti) de Badalona (Barcelona), donde la responsable de la Unidad de Esclerosis Múltiple de este hospital, Cristina Ramo, ha inyectado a las dos pacientes, Patricia Pérez y Esther Avedillo, células mesenquimales, un tipo de células madre capaces de modificar los sistemas de defensa del organismo.

Ramo ha explicado a Efe que el proceso, que está incluido en un proyecto internacional con varios hospitales, tres de ellos andaluces, “consiste en extraer 100 mililitros de sangre de las caderas de las pacientes, bajo sedación, y seleccionar las células mesenquimales, que son células madre que pueden multiplicarse mucho y permiten diferenciar las células de tejido nervioso”.

Tras extraer estas células, se someten durante tres semanas a un proceso en laboratorio en el que se multiplican o expanden “y luego las introducimos por vía intravenosa a los pacientes”, ha dicho la doctora, que ha recordado que la característica principal de la esclerosis múltiple es que las defensas del propio cuerpo destruyen la mielina, una capa de proteínas y grasas que envuelve el tejido nervioso de cerebro y médula espinal.

En el caso de las dos pacientes de Can Ruti se han multiplicado las células madre ‘in vitro’ hasta conseguir entre 1 y 2 millones de células mesenquimales por cada kilogramo del peso de cada enferma.

“Lo que esperamos -ha añadido- es que estas células vayan al cerebro y que ayuden a las células que están enfermas a regenerarse, y que consigan también mejorar el papel de las células alteradas que están en la sangre en los casos de esclerosis múltiple”.

Según Ramo, es la primera vez que se aplica terapia celular y no farmacológica contra la esclerosis múltiple, por lo que esperan conseguir “la misma eficacia que con los fármacos de segunda línea, pero sin los efectos secundarios importantes que tienen los fármacos”.

El objetivo final de este trasplante de células madre es frenar la enfermedad, en la que se daña progresivamente la capa que envuelve las fibras nerviosas de cerebro y médula espinal.

Actualmente la esclerosis múltiple no tiene curación e investigadores de todo el mundo trabajan para encontrar formas para detener su progresión.

“Quiero volver a andar, a bailar…”

Por eso, Patricia Pérez, una de las ‘cobayas’ humanas que se ha sometido hoy al tratamiento, ha asegurado a Efe que “se ha abierto una esperanza para todos los enfermos de esclerosis, porque todos queremos curarnos”.

Aún en el hospital tras someterse al trasplante de células madre, Pérez ha soñado: “quiero volver a hacer las cosas que hacía antes, andar, bailar, correr, pasear, salir con los amigos”.

“Ahora no hay medicación que lo frene o lo cure, por eso estamos esperanzadísimas y muy ilusionadas”, ha concluido la paciente.

También Esther Avedillo se ha mostrado esperanzada en “recuperar la calidad de vida que tenía antes, o por lo menos que me quite el dolor que no se me va con nada, o que al menos no avance más y me quede como estoy”.

Avedillo cree que este ensayo clínico “puede ayudar a mucha gente que está igual o peor que yo. Yo tengo mucha confianza en las células madre porque además no tienen efectos secundarios”.

El trasplante de células mesenquimales se ha probado con éxito como tratamiento para otras enfermedades, aunque nunca hasta ahora en casos de esclerosis múltiple remitente recurrente, es decir, en las que la enfermedad se presenta por brotes y causa déficit neurológicos agudos.

Para poderse someter al ensayo, los enfermos tienen que tener entre 18 y 50 años, haber sido diagnosticados hace más de 2 años y menos de 10, y poder caminar autónomamente.

Las dos pacientes que han experimentado este ensayo clínico han querido ser incluidas en la prueba porque los tratamientos que han probado no les han sido suficientemente efectivos o porque han decidido no recibirlos.

En los próximos meses, el hospital Can Ruti administrará también este tratamiento experimental a 6 pacientes más y aún se están buscando algunos de los candidatos.

Los médicos de Can Ruti han explicado que los resultados del estudio se sabrán a medio plazo y mientras tanto esperan que los pacientes a quienes se aplique el tratamiento con células madre dejen de empeorar.

(No Ratings Yet)
Cargando…