Inicio / Enfermedades / Encefalitis, precaución con los niños sin vacunar

Encefalitis, precaución con los niños sin vacunar

La encefalitis es una enfermedad que consiste en la inflamación del sistema nervioso central, fundamentalmente del cerebro. Y los causantes más frecuentes de esta dolencia son los virus. Por esa razón los especialistas advierten ante los casos de niños sin determinadas vacunas, como la del sarampión. Un aviso en el Día Mundial de la Encefalitis, 22 de febrero

Encefalitis, precaución con los niños sin vacunar
EFE/George Frey

“Afortunadamente, la incidencia de encefalitis por algunos virus ha disminuido gracias a la vacunación infantil sistemática frente a sarampión, rubéola, parotiditis, polio, así como frente a otros agentes que causan encefalitis”, señala el doctor Santiago Trillo Senín, coordinador del Grupo de Estudio de Neurología Crítica e Intensivista de la Sociedad Española de Neurología (SEN)

Advierte, sin embargo, que en los últimos años, “y de forma alarmante, se ha producido un repunte de casos de enfermedades en niños no vacunados. Un aumento de casos, por ejemplo de sarampión, podría llevar a un aumento en el número de encefalitis graves por este virus, con consecuencias fatales”.

Por esa razón, el especialista insiste: “Es primordial vacunar a nuestros niños, para protegerlos tanto a ellos, como a otros que no pueden ser vacunados. Todo ello, unido al mejor control sanitario y el desarrollo de nuevas vacunas y antivirales podría favorecer un futuro en el que disminuya esta enfermedad tan grave”.

En España se diagnostican cada año unos 600 casos de esta enfermedad poco frecuente, según estimaciones de la Sociedad Española de Neurología (SEN) que considera que se producen muchos más casos que no se llegan a diagnosticar al no presentar síntomas específicos.

Los virus, los causantes más frecuentes

Los virus superan a las bacterias y a otros agentes como causantes más frecuentes de la encefalitis.

Estos son los virus más activos que producen encefalitis infecciosas:

  • La familia de los virus herpes: herpes simple, varicela-zoster, citomegalovirus etc.
  • Los enterovirus
  • Virus transmitidos por animales (como mosquitos, garrapatas, animales con rabia)
  • Virus del sarampión, paperas o rubeola pueden ocasionar encefalitis en las personas que no se vacunado en contra de estas enfermedades.

Pero además existen casos de encefalitis inmunomediadas, aquellas producidas por alteraciones en el sistema inmunológico del propio paciente que requieren tratamientos distintos a las encefalitis infecciosas y vigilancia neurológica especializada.

Los síntomas atípicos de la encefalitis

encefalitis
EFE

Fiebre alta, alteraciones del comportamiento, déficit motor, convulsiones, alteración del nivel de conciencia, alucinaciones, somnolencia, dolor de cabeza intenso o pérdida del conocimiento, son síntomas de emergencia de una encefalitis.

En bebés, es especialmente importante prestar atención también a síntomas como vómitos, rigidez corporal, presentar la fontanela (la separación de los huesos del cráneo) tensa o saliente y llanto constante e hipoactividad.

“Los signos y síntomas son la base para que sospechemos el diagnóstico y podamos realizar los análisis oportunos. En los casos de disfunción neurológica grave, como bajo nivel de conciencia, cuanto antes administremos el tratamiento mejor será su evolución”, explica el neurólogo de la SEN.

Según el especialista, “es de vital importancia mantener un elevado nivel de sospecha en los médicos, así como promocionar la investigación de esta enfermedad y favorecer la generalización y el acceso rápido a los medios tanto diagnósticos como terapéuticos”.

“En los casos graves -añade- es preciso un manejo multidisciplinar en unidades de neurocríticos, con experiencia en estos casos, para así mejorar el pronóstico de la enfermedad”.

Evolución de la enfermedad

Un alto porcentaje de los casos de encefalitis evolucionan favorablemente con el tratamiento adecuado. Pero los casos más graves conllevan riesgo de mortalidad y secuelas discapacitantes como epilepsia, déficits motores, síntomas cognitivos, trastornos en el comportamiento y en el aprendizaje, etc.

Pero la enfermedad depende del agente que haya causado la encefalitis, la región afectada, su intensidad y extensión.

Y es que además del cerebro, por extensión, también puede afectar por proximidad a las meninges (meningoencefalitis) y a la médula espinal (encefalomielitis).

Prevención

Para evitar la encefalitis, especialmente la de tipo infeccioso, la SEN recomienda:

  • Evitar ingerir agua y alimentos en mal estado
  • Protegerse de la picadura de insectos, sobre todo en climas tropicales
  • Protegerse de la mordedura de animales portadores
  • Vacunarse adecuadamente antes de emprender determinados viajes
  • Vacunar a los niños según el correspondiente calendario vacunal
  • Y vacunar a animales domésticos
(No Ratings Yet)
Cargando…