Inicio / Actualidad / En defensa de la vacuna de la gripe

En defensa de la vacuna de la gripe

Un año más, con la llegada del frío, se inicia la campaña de vacunación antigripal, útil para prevenir la infección por gripe, los contagios en la población y complicaciones graves como la neumonía. Después de haberse alcanzado en España los 700.000 casos de gripe en 2017-2018, los expertos inciden en la importancia de la vacunación en grupos de riesgo como ancianos, enfermos crónicos respiratorios o embarazadas. La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) ha lanzado una serie de recomendaciones al respecto

EFE/Ulises Ruiz Basurto

La campaña para promover la vacuna contra la gripe da comienzo un año más entre la tercera semana de octubre y la primera de noviembre, según cada Comunidad Autónoma. Justo antes de que caigan drásticamente las temperaturas, ya que la inmunidad frente al virus tarda unas cuatro semanas en desarrollarse.

Para conocer el funcionamiento de la vacuna y sus características, EFEsalud ha entrevistado al doctor Francisco Sanz, neumólogo del Hospital General de Valencia y miembro del Área de Infecciones Respiratorias de SEPAR.

¿Es eficaz la vacuna antigripal?

“La eficacia de la vacuna antigripal suele ser de un 40 %, aproximadamente; la del año pasado fue de un 46%. No es una vacuna absoluta y su eficacia se podría mejorar, pero aun así se consigue que no enferme mucha gente, miles de millones. Sobre todo tratándose de una enfermedad tan prevalente y tan distribuida en la población como es la gripe”, explica.

Y añade: “Puede pasar que alguien se vacune y contraiga el virus, que esté dentro de ese 60 % al que no le hace efecto la vacuna, pero no se debe crear la falsa expectativa de que la vacuna no es eficaz. Es importante seguir vacunándose cada año para hacer todo lo posible por evitar la gripe”.

¿Qué particularidades tiene la de este año?

La vacuna se prepara anualmente en función de las cepas circulantes del virus de la gripe observadas el año anterior y durante el invierno del hemisferio sur, informa SEPAR en un comunicado difundido con motivo del inicio de la campaña de vacunación.

La vacuna recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la temporada 2019-2020, es trivalente de composición mixta, ya que contiene cepas del virus A, H1N1 y H3N3, y una cepa del virus influenza B.

Aunque en algunas poblaciones de riesgo se administra una vacuna tetravalente de la misma composición pero con dos cepas del virus influenza B.

¿Por qué puede fracasar la vacuna?

Como explica el doctor, la vacuna antigripal puede fracasar o funcionar peor por varios motivos: “Podría pasar porque el virus de la gripe haga una mutación mayor de lo habitual – algo que ocurre cada 10 o 15 años- y el sistema inmune no lo reconozca adecuadamente a pesar de estar vacunado. A esto se le llama modificación antigenética, y sí que podría producir el fracaso de la vacuna. También podría no ser eficaz en pacientes con edad muy avanzada o muy deteriorados, que quizá no puedan producir una respuesta inmune adecuada”.

¿Por qué debe administrarse cada año?

La vacuna antigripal confiere una protección estacional, por ello es importante que las personas que pertenecen a grupos de riesgo de contraer la infección -enfermos crónicos respiratorios, con dolencias cardiovasculares, metabólicas, diabetes u obesidad, embarazadas, ancianos, personal sanitario y cuerpos de seguridad- se vacunen cada año.

“La garantía de inmunidad es de 12 meses. Revacunarse de la gripe cada año permite reforzar las propias defensas y que estas se adapten a las cepas de gripe que circulan cada año”, explica el doctor.

La campaña de vacunación se lleva a cabo siempre entre octubre y noviembre cuando todavía las temperaturas no han bajado demasiado, ya que “el pico de la epidemia de gripe se suele producir en enero o febrero, por lo que conviene que las personas que necesitan la vacuna lo hagan un par de meses antes, para desarrollar los anticuerpos contra el virus y estar preparados contra la infección”, añade.

La importancia de vacunarse

gripe vacuna
LEFE/R.GARCIA

Vacunarse frente a la gripe es importante no solo para prevenir la enfermedad y complicaciones en uno mismo, sino para evitar contagiar a otras personas.

Según la Sociedad Española de Neumología y Cirujía Torácica (SEPAR), el programa de vacunación antigripal en la temporada 2017-2018 en personas mayores de 64 años permitió prevenir el 11% de casos leves de gripe, el 17% de los ingresos hospitalarios y el 39% de las muertes entre los ingresados en el hospital por esta causa.

Existe además otra vacuna de interés para prepararse frente al virus: la antineumocócica trecevalente -contiene 13 serotipos- , que se administra una sola vez porque confiere inmunidad frente a la neumonía para toda la vida.

Esta vacuna antineumocócica está indicada en personas mayores de 65 años y permite prevenir el desarrollo de la neumonía, una de las complicaciones principales y más graves causadas por la gripe.

La gripe, infección masiva

La gripe no es una infección banal y puede afectar a un gran número de personas cada año.

En la temporada 2017-2018 hubo en España 700.000 casos leves y 52.000 casos de ingresos hospitalarios -de los cuales 14.000 desarrollaron complicaciones y 3.000 ingresaron en la UCI-, según datos del Sistema de Vigilancia de la Gripe en España (SVGE) del Instituto de Salud Carlos III.

Se estima, además, que unas 15.000 muertes en España estuvieron relacionadas con la gripe.

Grupos de riesgo

Los grupos de riesgo en los que esta vacuna es especialmente útil son los enfermos crónicos respiratorios -con asma u otras afecciones-, con dolencias cardiovasculares, metabólicas, diabetes u obesidad, embarazadas en cualquier trimestre de gestación y los ancianos.

También se recomienda vacunarse frente a la gripe al personal sanitario-al estar muy expuesto y poder ser transmisor de la enfermedad en las consultas- y a los cuerpos de seguridad.

Pero, ¿qué hay del resto de colectivos que trabajan de cara al público? Para el doctor “sería muy interesante que estuvieran vacunados para su protección y para no ser transmisores. Como es el caso de los maestros, por ejemplo, que están expuestos a la gripe circulante de niños y adolescentes. Protección civil, funcionarios de prisiones…gente que por la profesión que desempeña se encuentra tan expuesta al virus”.

(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…