Inicio / Blog / Las emociones a flor de piel en la primera consulta de esterilidad

Las emociones a flor de piel en la primera consulta de esterilidad

“Sé que la primera consulta de esterilidad tiene que marcar un antes y un después en el ánimo esperanzado de una mujer y su pareja. Su mayor deseo es tener un bebé entre sus brazos cuanto antes, por lo que siempre, siempre les trato de forma muy especial para que la confianza nos mantenga cogidas por los ojos desde que nos cruzamos nuestras primeras palabras”, cuenta la Dra. Carmen Sala Salmerón, ginecóloga de la Clínica Gine-3 de Barcelona

play Las emociones a flor de piel en la primera consulta de esterilidad

“Sabemos que entre un 15% y un 17% de las parejas no logran conseguir su deseado embarazo de forma natural y, entonces, acuden a centros de reproducción asistida que han elegido por la indicación de una amiga, familiar, compañera de trabajo o, simplemente, por sus propias consultas informativas a través de internet”, apunta la Dra. Sala, también obstetra y experta en suelo pélvico.

El 40% de las dificultades son atribuibles al hombre, otro 40% a la mujer y el 20% restante a causas mixtas. La edad es el factor que más condiciona la fertilidad en ambos sexos, ya que, aunque el hombre produce espermatozoides prácticamente durante toda su vida, con el tiempo, se hacen más escasos y pierden su capacidad reproductiva.

Una pareja en busca de cuna para su futuro bebé-efe

Cinco cosas que NUNCA, NUNCA debemos decir en la primera cita de esterilidad

“Cuando una mujer y su pareja se sientan en la silla de mi consulta y ella dice, con aflicción, que no se queda embarazada por mucho que lo intenten, sé, porque llevo 35 años escuchando sus necesidades, sus dudas, sus preocupaciones, sus miedos, sus risas o sus silencios, que esa mujer, de 30 ó más años de edad, busca un trato personalizado”, dice.

‘Pero Carmen, ¿me vas a llevar tú, verdad?… Claro -respondo-; ¿Seguro que estarás conmigo, siempre?… Seguro, estaré contigo siempre -refuerzo-‘.

Tanto es así que la doctora Sala tiene un ‘pool’ histórico de mujeres que ya tienen un lugar estratégico en su corazón profesional.

“En su día les ayudé a venir al mundo a través de reproducción asistida; luego fueron niñas, adolescentes y jóvenes; más tarde se casarón y me enseñaron las fotos de su boda; ahora no se quedan embarazadas y desean tener un bebé casi desesperadamente”, enmarca.

“Hay que tener muy en cuenta, además, que estas mujeres cuando acuden a mi consulta vienen nerviosas. Seguramente, esa noche no habrán dormido, llegan con miedo, preocupadas por mis respuestas”, añade.

Forman parte de dos grupos de mujeres muy diferenciados: las que no están informadas, incluso desconocen sus días fértiles para quedarse embarazadas; y las que se lo han leído todo y saben hasta el número de inyecciones que necesitan”, describe.

A todas ellas, y a sus parejas, más o menos conocedoras de los entresijos de las técnicas de reproducción asistida, hay que evitarles cinco mensajes que autodestruyen su confianza:

Nunca, nunca se puede echar en cara la edad a la que pretende quedarse embarazada… ‘Pero, mujer, tienes cerca de 40 años, cómo es que no has venido antes’… No lo ha hecho por sus problemas económicos, por falta la pareja o porque sus problemas laborales se lo impedían. Los reproches no dan pie a la confianza.

Nunca, nunca asegures con rotundidad que conseguirá su objetivo de ser madre… ‘Tranquila, mujer, vamos a conseguir un embarazo’… No, como decimos aquí en Cataluña: potser sí, potser no (tal vez sí, tal vez no). En la primera consulta de reproducción asistida no debe asegurarse un resultado positivo.

Nunca, nunca infravaloréis el trabajo previo de otros centros o clínicas especializadas, ya que posiblemente lo hayan intentado todo para obtener el embarazo y hayan realizado con todas sus fuerzas y conocimientos. En ocasiones, las mujeres peregrinan de un centro a otro en busca de una nueva oportunidad estigmatizando el pasado.

Nunca, nunca hay que decirle a una mujer que… ‘A ti lo que te pasa es que estás muy estresada y sufres mucha tensión emocional’… qué tienen que ver… ni tus nervios, ni tu estrés, ni tus emociones determinan el objetivo fisiológico de conseguir un embarazo.

Y existen otras situaciones extremadamente delicadas cuando tienes que decir… ‘Aunque lo sigamos intentando, la tasa de éxito es muy baja, ¿lo entiendes?’… o cuando aconsejas a la pareja que debieran valorar la posibilidad de un embarazo con ovocitos o esperma donados.

“En este último caso, les recuerdo que el hijo o la hija que llevará durante nueve meses en su barriga le va a parir y, unos días después, constará como su descendiente en el libro de familia”, subraya.

La Dra. Carmen Sala nos habla de esterilidad.Para la doctora Sala, cuya carrera se ha centrado en la salud y calidad de vida de las mujeres y sus bebés, la reproducción asistida es una herramienta científica y tecnológica fundamental para nuestra sociedad del siglo XXI.

“He tenido que estudiar mucho sobre esterilidad y técnicas de reproducción asistida, puesto que cada cierto tiempo evolucionan hacia la excelencia; aún así, el humanismo no ha podido ser sustituido por estas innovaciones maternales. Los médicos y médicas nos hemos adaptado siempre a las características de cada mujer”, dice.

“Y cada uno de sus gestos, cada mirada o cada una de sus palabras son fundamentales en nuestra profesión, la más humana del mundo. Por eso, y mucho más, quiero darles las gracias a todas las mujeres que en su momento confiaron en mí y en mi equipo para lograr su tan deseado embarazo. Gracias a todas ellas”, concluye Carmen Sala Salmerón, experta en ti y para ti.

(No Ratings Yet)
Cargando…