Inicio / Estética / El sujetador bajo la piel

El sujetador bajo la piel

Se implanta a través de una pequeña incisión en la areola del pezón, que sujeta el músculo, mientras dos anclajes se agarran a las costillas y elevan el pecho femenino de forma natural, permanente y firme. Es lo último en cirugía plástica anticaída

Otras noticias

El sujetador bajo la piel
Esquema gráfico de cómo queda internamente el nuevo dispositivo Orbishape.Foto:Clínicas Dorsia

Aquellas mujeres que experimentan un grado moderado de caída en sus mamas o quieran evitar los efectos del paso del tiempo, así como aquellas que se han realizado una reducción mamaria o se han sometido a una mastectomía y quieran reafirmar sus pechos, disponen ahora de una innovadora opción estética.

Es el dispositivo Orbishape, apodado como “sujetador interno”, un arnés de silicona que se inserta durante un procedimiento quirúrgico y que se ancla a las costillas, informa su fabricante Orbix Medical desde Tel Aviv, Israel.

Este sistema, que funciona básicamente como un cabestrillo y se inserta quirúrgicamente, se ajusta y fija en su lugar, sosteniendo el pecho desde el interior del cuerpo, de modo que parte del peso de la glándula descansa sobre este dispositivo, proporcionándole un apoyo permanente, según esta misma fuente.

El “sujetador interno” se implanta a través de una pequeña incisión en la areola del pezón, sujetando el músculo y fue desarrollado por el cirujano israelí Eyal Gur, informan desde Clínicas Dorsia.

“Este sistema ofrece algunos beneficios respecto de la cirugía de elevación de mama convencional o mastopexia, ya que sus resultados son más definitivos”, según el doctor Domenico Ventura, cirujano plástico de Clínicas Dorsia.

La mastopexia consiste en quitar una parte de la piel de la zona mamaria y colocar el pezón y la areola en una nueva posición más elevada, según la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética, SECPRE.

Paso de los años y fuerza de gravedad

Una veintena de madres han dado hoy de mamar a sus hijos en una plaza céntrica de Soria, convocadas por la asociación Mimamasoria, para demostrar las ventajas de la lactancia materna y reivindicar que este acto no debe mirarse por la sociedad como algo extraño sino como "el triunfo de la naturaleza". La asociación ha querido visualizar en la calle que hay muchas mujeres que siguen dando de mamar a sus hijos y que este acto es "algo normal, que no debe mirarse como algo extraño sino como el triunfo de la naturaleza". EFE/Wifredo García
EFE/Wifredo García

Los años, y tras circunstancias como el embarazo, dar de mamar y la fuerza de la gravedad, hacen que la mama tienda a caer; además, a medida que la piel pierde su elasticidad la mama también pierde su forma, de acuerdo a la SECPRE, a la que pertenece el equipo de cirujanos de Clínicas Dorsia.

Cuando la mama, además de caer, ha perdido o posee poco volumen, se puede también colocar una prótesis. Con la mastopexia también se puede reducir el tamaño de la areola cuando sea muy grande, según esta misma organización médica.

Lo habitual es que el realzamiento posterior a la mastopexia se produzca mediante la implantación de prótesis pero, en muchos casos, problemas relacionados con esas prótesis o con procesos relativos al envejecimiento natural, provocan descontento en las pacientes sometidas a esta técnica, según informa el portavoz de Clínicas Dorsia.

Para el doctor Domenico Ventura, “el mecanismo del ‘sujetador interno’ garantiza el efecto antigravedad de los senos y, aunque pueda no parecerlo, este método es menos invasivo que algunas operaciones que ya existen y garantiza buenos resultados de la intervención por más tiempo”.

“La cirugía de mama “antigravedad” desde siempre ha intentado solucionar el problema de la caída del pecho, pero el problema viene después de efectuarla, porque al año o dos años la mama vuelve a caer como consecuencia de su envejecimiento natural”, explica este médico de origen italiano a Efe.

Según el doctor Ventura hay muchas técnicas de elevación que han ido perfeccionándose con el tiempo, “aunque ninguna ha conseguido ser verdaderamente antigravedad”.

“El ‘internal bra’ es una técnica sencilla que permite elevar la mama de manera estable, y que con los años el pecho siga sujeto de una forma bastante natural y con una sensación táctil espectacular, además de ser menos invasiva que otras cirugías y ofrecer un resultado más satisfactorio para paciente y cirujano”, añade.

“La mujer que recurre a este método ve un resultado estético estable y sin precedentes, que le da seguridad en sí misma y en su imagen””, asegura Ventura a Efe.

Una lámina de silicona, sostén “desde dentro”

Para sus inventores, el dispositivo ‘internal bra’ “es una lámina de silicona, muy sencilla, poco invasiva y sutil que se sujeta con dos hilos a las costillas, para conseguir una sujeción estable del tejido mamario que, normalmente y por sí solo, no tiene fuerza suficiente como para garantizar que quede sujetado en su sitio mucho tiempo”.

“Esta cirugía emplea incisiones no más grandes de las de una elevación convencional, pero ofrece unos resultados muchísimo mejores en el tiempo que las intervenciones habituales”, destaca el doctor Ventura.

Esquema de cómo se ajusta el dispositivo a la costilla.Foto:Clínicas Dorsia
Esquema de cómo se ajusta el dispositivo a la costilla.Foto:Clínicas Dorsia

Según este especialista estético, “este método antienvejecimiento está indicado para aquellas mujeres que empiezan a ver caídas moderadas de sus mamas y que las verán empeorar en el tiempo, ya que permite ahorrar cirugías más agresivas, con prótesis destinadas a compensar la excesiva caída y la falta de volumen de la parte superior de la mama”.

“Muchas veces se pone mucha atención en cuidar la cara pero un escote no tan bien cuidado deja ver la verdadera edad de una mujer, contrastando con la belleza de su rostro”, destaca Ventura, que explica que las técnicas de elevación y reducción sencillas de pecho pueden corregir todo esto, “menos la tendencia de la piel a volver a ceder y consecuentemente del pecho a volver a caer”.

“El ‘internal bra’ sujeta la mama desde el interior de una manera estable y permite que el peso de la mama sea sostenido por estructuras como las costillas, de hueso y sin tendencia a caer, lo cual no va a afectar la elasticidad de la piel ni su firmeza”, indica.

Respecto de las mujeres que han sido operadas de mastectomía, Ventura señala que su problema es que el pecho que lleva prótesis no vuelve a caer y se queda firme en su sitio, mientras que el otro, que tiene glándula, grasa y tejidos subcutáneos, tenderá a la caída aunque se haga una elevación con mastopexia.

“En estos casos, “el ‘internal bra’ permite a la paciente tener un pecho firme, natural y estable mucho tiempo, sin recurrir a un implante, logrando que las dos mamas queden iguales sin que la paciente se vea con un pecho asimétrico o con envejecimiento diferente de una mama a la otra”, señala Ventura a Efe.

(No Ratings Yet)
Cargando…