Inicio / Sanidad / ¿El reto de la salud laboral? La calidad en la prevención

¿El reto de la salud laboral? La calidad en la prevención

La crisis no está ayudando a la prevención de riesgos laborales en las empresas. Los avances en los últimos años han sido muchos pero nos hemos centrado principalmente en la cantidad, en cumplir las pautas estipuladas. Ha llegado el momento de evaluar cómo lo estamos haciendo

¿El reto de la salud laboral? La calidad en la prevención
EFE/Nacho Gallego

La crisis económica y sus derivadas sociales y laborales están teniendo impacto sobre la salud integral de las personas y sobre la salud laboral en particular.

“Hay autores expertos que plantean que el principal problema de salud pública está en el desempleo y sus efectos. El desempleo está suponiendo todo una serie de problemas sanitarios en la medida en que está afectando a la salud física y mental de las personas que lo sufren, pero también para las personas que se sienten amenazadas de perderlo”, afirma Fernando Rodrigo, investigador principal del Centro de Investigación de Salud Laboral (CISAL) de la Universidad Pompeu Fabra.

En este contexto de tiempos difíciles, el 11,4 por ciento de los españoles recurrió en 2012 a hipnosedantes frente al 5,1 que los utilizó en 2005.  Han aumentado los síntomas de ansiedad, insomnio, alteraciones nerviosas, problemas de piel y circulación.

La crisis está teniendo también efectos colaterales en materia de salud laboral. “Las personas que permanecen en una empresa que ha sufrido un ERE quedan en una situación de ansiedad y de miedo. Se produce una vulnerabilidad por este miedo. Además, sufren un proceso de estrés porque normalmente el ajuste de plantilla no viene acompañado de una reducción del volumen de trabajo. Más trabajo, mayor intensidad y mayor ritmo y desgaste”, expone el investigador.

Retos de la salud laboral

Fernando Rodrigo nos plantea los principales objetivos que están sobre la mesa en material de salud laboral “tras el empeoramiento general de las condiciones de trabajo y la mayor debilidad de los colectivos laborales para afrontarlos”:

  • Atajar los efectos de la crisis laboral sobre la salud de las personas: problemas que tienen raíz social pero que acaban afectando al a salud física y psíquica. “Es uno de los retos más importantes al que habría que hacer frente desde las instancias públicas. El Sistema Nacional de Salud debería poner en marcha dispositivos en centros de atención primaria especializada en atender situaciones de personas cuyo problema de salud viene relacionado con su situación de desempleo; deberían recibir una multiatención especializada pero diversa”, señala Rodrigo.
  • Establecer una colaboración entre el Sistema Nacional de Salud, las mutuas y los servicios de prevención. Los tres organismos interactúan constantemente. “Desde la entrada en vigor de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales en 1996 hasta ahora, se ha avanzado mucho en materia preventiva, se ha creado un marco reglamentario y normativo que se homologa al resto de Europa, hemos multiplicado los recursos que teníamos, existe un aumento de conciencia social, los sindicatos y empresarios lo han tomado como una prioridad. El balance es positivo pero tiene insuficiencias y defectos y la crisis económica ha venido a poner un punto y aparte”, remarca este especialista.
  • Pasar de la cantidad a la calidad. “Se cumplen todos los indicadores de cantidad, formación, valoración de riesgos, reconocimientos médicos,… pero hemos dejado de lado el cómo. Hemos hecho más una prevención burocrático defensiva”, afirma.

Nos hemos quedado más en la cantidad que en la calidad de las políticas preventivas.

“Hay desigualdades muy grandes; en las empresas pequeña y micro tienen déficits de aplicación de normativa, de grado de información y de recursos con los que cuentan para hacerlo”

  • Visualizar las enfermedades de origen laboral, reconocerlas y prevenirlas. Hacer frente a las enfermedades relacionadas con el trabajo que en España no se reconocen prácticamente. “Las enfermedades mentales no están reconocidas como de origen profesional. El problema de las enfermedades profesionales es la subnotificación o la infradeclaración: en el caso de las enfermedades mentales es del 100%”.
(No Ratings Yet)
Cargando…