Inicio / Enfermedades / El padre del trasplante de cara habla del avance en este campo

El padre del trasplante de cara habla del avance en este campo

Veintinueve cirugías desde el año 2005. A pesar de ser relativamente joven, el trasplante facial se ha convertido en una de las especialidades quirúrgicas con más éxito de los últimos años. EFEsalud ha hablado de sus avances con el doctor Bernard Devauchelle, pionero de estas operaciones

El padre del trasplante de cara habla del avance en este campo
Detalle de la primera reconstrucción facial/ EFE/Fayolle

El Hospital Ramón y Cajal de Madrid acaba de celebrar el I Simposio Internacional de Cirugía Maxilofacial, que ha contado con la presencia del doctor Bernard Devauchelle, jefe de Servicio de Cirugía Maxilofacial del Hospital de Amiens (Francia), responsable del primer trasplante de cara, en 2005.

En esta jornada también han participado la doctora Sylvie Testelin, profesora y miembro del Servicio de Cirugía Maxilofacial en el Hospital de Amiens.

Julio Acero, jefe de Servicio de Cirugía Maxilofacial del Hospital Ramón y Cajal de Madrid y presidente de la Sociedad Mundial de Cirugía Oral y Maxilofacial, ha dirigido este simposio.

EFEsalud ha hablado con ellos.

Fue hace nueve años cuando se hizo el primer trasplante de cara del mundo. Isabelle Dinoire, que tenía 38 años en aquel momento, se sometió a esta primera operación, que se llevó a cabo en Francia y en la que el doctor Devauchelle fue responsable y protagonista.

“Cada caso es un nuevo problema que resolver y una experiencia más para cada equipo de médicos. Lo cierto es que el trasplante de cara se trata de una operación muy complicada de organizar, pues los cirujanos tienen que adaptarse a cada operación”, explica Devauchelle.

Según afirman los expertos, no se puede hablar de un trasplante total en ningún caso, y es que no siempre se realiza la cirugía de lo mismo, sino que unas veces son los tejidos, otras veces es la piel y en otras ocasiones es todo.

De hecho, en Barcelona se llevó a cabo un trasplante de cara que fue considerado como total, pero solamente fue de piel. “Cada paciente es un caso único y da igual que sea algo parcial o total. La dificultad se encuentra en adaptarnos a cada paciente en concreto”, subraya Devauchelle.

El antes y el después

La cirugía es un proceso difícil, y más cuando la operación requiere un cambio en el aspecto físico del paciente. El antes y el después de una cirugía son fundamentales.

Preparación: el aspecto psicológico es esencial antes de someter al paciente a una operación de este tipo, pues debe concienciarse del tratamiento y de su futuro después del trasplante.

Tratamiento: “Cada día que pasa después del trasplante es un éxito”,  resalta el médico francés.

Los cirujanos maxilofaciales trabajan por la calidad de vida del paciente y por una reconstrucción del mismo, no solo física, sino también mental. El doctor Bernard Devauchelle saca a relucir una de las frases que más le llamaron la atención de uno de sus pacientes “Antes sobrevivía, pero ahora he empezado a vivir”.

Uno de los objetivos a alcanzar con la cirugía reconstructiva facial es que se recupere la autoestima y una vida social normal. Además, los pacientes han de tener en cuenta que las revisiones periódicas después del trasplante formarán parte de su vida.

Rechazos

Al tratarse de una cirugía joven, aún no se ha experimentado ningún caso de rechazo. Pero lo cierto es que, a pesar de la dificultad de esta operación, el rechazo se controla más fácilmente que en otro tipo de trasplante. Como media, los pacientes que se han querido someter a cirugía facial han sufrido solamente dos episodios de rechazo agudo. “Normalmente se controla con corticoides”, apunta la doctora Testelin.

¿Qué pasará en el futuro?

“Todos los días tratamos con cientos de pacientes con problemas reconstructivos, y tenemos que evaluar si es preferible hacer una reconstrucción o si es mejor realizar un trasplante”, señala el doctor Acero.

Ahora mismo está restringido, pero, en el caso de que se consiguiera un método de tolerancia del trasplante que fuera menos dañino para el paciente, probablemente desarrollaríamos estas técnicas, explica Testelin.

En cuanto a los condicionantes éticos, hacer un trasplante de cara cuando hay otras técnicas para el paciente va en contra de los principios éticos.

La doctora Sylvie Testelin afirma:”Si la mejor solución es el trasplante, elegimos esa opción, pero si tenemos otras posibilidades, siempre serán valoradas. No se puede someter a un paciente a ciertos riesgos si no es la mejor de las soluciones”.

 

(No Ratings Yet)
Cargando…