Inicio / Profesionales / El hospital La Fe recrea casos reales de enfermos de ébola para minimizar los riesgos

El hospital La Fe recrea casos reales de enfermos de ébola para minimizar los riesgos

El Hospital La Fe de Valencia imparte cursos de simulación clínica en el que los profesionales entrenan, con muñecos inteligentes, situaciones reales de pacientes con ébola y practican los protocolos de puesta y retirada del traje, con el fin de mejorar la formación y minimizar riesgos

El hospital La Fe recrea casos reales de enfermos de ébola para minimizar los riesgos
Sanitarios se colocan trajes de protección ante supuestos casos de ébola, en presencia de un instructor/EFE/Juan Carlos Cárdenas

Una enfermera y una auxiliar han enseñado a los medios cómo deben vestirse antes de tratar al enfermo, un proceso que puede durar unos quince minutos y que contempla la puesta del gorro, limpieza de manos, dos pares de guantes, mascarilla, traje impermeable y calzas, todo ello dirigido por un supervisor.

En esta simulación han atendido a un paciente que sufría vómitos con sangre, uno de los síntomas más frecuentes en un infectado por ébola. Posteriormente, han mostrado el proceso de retirada del traje, que puede durar más de media hora y que deben hacer en una esclusa o “sala sucia” diferente a la que se han vestido, también dirigidos y grabados por cámaras.

Se trata de uno de los ejercicios prácticos y uno de los “más críticos”, según los profesionales que desarrollan este curso, en el que también tendrán que simular cómo cuidan pacientes infectados por el virus del ébola defecados, cómo se toman las vías para extraer muestras y cómo se cursan o cómo se realizan intubaciones.

Una auxiliar de clínica se coloca un traje de protección ante un supuesto de ébola. Efesalud.com
Una auxiliar de clínica se coloca el traje de protección individual ante posibles casos de ébola,durante los cursos de simulación/EFE/Juan Carlos Cárdenas

El objetivo es “minimizar” los riesgos para los profesionales y “garantizar” la protección de los pacientes, lo que supone disponer de un “plus más de rigor y disciplina”, según el gerente de La Fe, Melchor Hoyos, que ha incidido en que el hospital ha adaptado sus instalaciones y dispone de los trajes suficientes y está “preparado” por si se diera algún caso.

700 profesionales

Los cursos los realizarán más de 700 profesionales, desde médicos a enfermeros, auxiliares y celadores, incluso personal de limpieza y de seguridad de Urgencias y Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), tanto de adultos como pediátricos, y de salas de hospitalización.

Hoyos ha explicado que, como hospital de referencia para pacientes con ébola, La Fe ha adecuado las cuatro habitaciones aisladas de que disponía con presión negativa y esclusas, porque carecían de espacio suficiente para el momento de retirada del traje y las han ampliado y dotado de cámaras y micrófonos.

Ha considerado que, para el nivel epidemiológico actual, cuatro habitaciones “dan garantías suficientes”, y ha incidido en que estos cursos “dan un paso más” en la formación que ya han recibidos los profesionales para “practicar en un escenario situaciones que se pueden dar en la vida real, pero en un entorno seguro”.

La responsable del Área de Simulación Clínica y Seguridad del paciente de La Fe donde se realizan estos cursos, Pilar Blasco, ha explicado que todas las actuaciones son filmadas y posteriormente, “se analizan los errores”.

Preocupación y formación

Blasco ha admitido que están “preocupados” ante el riesgo de contagios y que, aunque el personal está bien formado y conoce el protocolo, en medicina y enfermería se “mueven en la incertidumbre”, por lo que la formación “debe ser continua”, de forma que cualquier fallo se haya corregido ya antes de atender a un paciente real.

El responsable de Medicina Preventiva de La Fe, Juan Mollar, ha explicado que existen dos tipos de trajes para tratar ébola: los que incluyen directamente las mascarilla y gafas y los que son un mono al que posteriormente se le incorporan estos accesorios, pero ha dejado claro que todos “cumplen los requisitos de homologación”.

Ha señalado que disponen de trajes desde la talla M hasta la 5XXL y ha hecho hincapié en que los residuos de estos pacientes, se incineran, a pesar de estar catalogadas como nivel 3 (infecciosos) y ser susceptibles de una precaución menor.

Ambos responsables médicos han coincidido en que los momentos más críticos de contagio son el de retirada del traje, por lo que se ha incluido en el protocolo un supervisor y una segunda persona, y las técnicas invasivas con el enfermo, “porque significan peligro real”, y en ellas se va a incidir en los cursos.

(No Ratings Yet)
Cargando…