Inicio / Enfermedades / El cirujano desaconsejó a Jorge Lorenzo correr en Assen

El cirujano desaconsejó a Jorge Lorenzo correr en Assen

Un placa de titanio en la clavícula, ocho tornillos, apenas unas horas de recuperación y la opinión contraria de los médicos no fueron suficientes para que el dos veces campeón del mundo de MotoGp desistiera en su empeño de correr en Assen. El doctor que le operó, Joaquín Rodríguez, cirujano del Hospital General de Cataluña, nos lo cuenta

El cirujano desaconsejó a Jorge Lorenzo correr en Assen
Imagen cedida por YAMAHA

Treinta y cinco horas después de salir del quirófano con la clavícula reconstruída, Jorge Lorenzo aceleraba con el semáforo en verde en el circuito holandés.

Once vueltas en el calentamiento le bastaron para comprobar que aguantaba encima de la moto y que iba a cumplir la idea que tenía en mente, perder el menor número de puntos posibles en el campeonato desafiando al aquaplanning que le llevó al suelo en los entrenamientos.

Que los deportistas están hechos de otra pasta es una frase tan manida como cierta. Los “Porfueramaníacos”, los seguidores del piloto, tuvieron un día grande pero el riesgo que tomó fue tremendamente grande, hecho por el cuál el equipo médico que le operó le desaconsejó tomar la salida.

El doctor que le operó, Joaquín Rodríguez, cirujano del Hospital General de Cataluña,  nos explica todo lo relativo a la fractura y la operación del piloto y comienza explicándonos para qué sirve ese hueso que está siempre en el centro de la diana de todas las caídas.

¿Qué función tiene la clavícula?

La clavícula es un hueso que tiene como función estabilizar la cintura escapular que es el conjunto de articulaciones que forman el hombro. Es un hueso que, si bien parece que lo utilizamos poco, en el día a día es imprescindible para que podamos hacer fuerza sobre la extremidad superior apoyándonos sobre un mueble, la pared, el suelo… Su función es estabilizar la cintura escapular en su unión al tórax.

¿Es una fractura común en los deportistas?

Es un tipo de fractura muy frecuente en deportes de motos y sobre todo en ciclismo. Estos deportistas cuando caen, suelen hacerlo de lado y el hombro choca contra el suelo. La clavícula, en su función de estabilizador del hombro, soporta las cargas en tensión que recibe, se transmiten por la clavícula y si no aguanta, bien por elasticidad o porque no es capaz de absorber la fuerza de la contusión, se rompe, normalmente por la parte central de la clavícula.

La fractura de Lorenzo la califican de compleja ¿qué significa?

Los cirujanos ortopédicos hablamos de fracturas complejas cuando por el trazo de la fractura o bien porque hay más de dos fragmentos hacen que la osteosíntesis, es decir, la fijación de la fractura, sea más dificultosa. La osteosíntesis consiste en fijar una fractura con elementos metálicos, ya sean tornillos, placas, clavos, alambres; lógicamente, cuantos más fragmentos tiene una fractura, el puzzle es más complejo.

Es el caso de Jorge; no olvidemos que tenía una fractura sobre una clavícula rota anteriormente y que hacía que tuviera un dibujo, un trazo de fractura inusual con un tercer fragmento suelto que estaba muy desplazado, incluso muy cercano a la arteria y vena subclavias con el peligro que eso conlleva.

Este tipo de fracturas pueden ocasionar lesiones muy graves en los vasos sanguíneos que pasan por debajo de la clavícula o incluso en la pleura. No hay que menospreciar estas fracturas. La mayoría no son peligrosas; y la de Jorge era un poquito peligrosa.

¿En qué consistió la operación?

Lo que hacemos es abordar la fractura; disecar los tejidos blandos que hay alrededor de la fractura; localizar los fragmentos, alinearlos correctamente para que encajen y den la forma correcta a la clavícula. Una vez realizado lo que hacemos es fijar o sujetar la clavícula con una placa llamada anatómica que tiene la misma forma de una clavícula.

En este caso era una placa de titanio y una vez puesta encima de la fractura, ya correctamente alineada, lo fijamos con tornillos que van bloqueados, también fijados a la propia placa. Ponemos le tornillo, agujereamos el hueso, pasa el tornillo por el túnel que hemos formado en el hueso y una vez apretado queda bloqueado y fijado en la misma placa. La ventaja que tiene es que el hecho de que se aflojen estos tornillos es extraordinariamente difícil y le da una rigidez complementaria a este tipo de fijaciones. Son más seguras que unas placas normales.

¿Se trata de placas especiales por tratarse de este tipo de profesión de riesgo?

No es una placa especialmente diseñada para él, son las placas apropiadas para este tipo de fracturas. Las ponemos en pacientes jóvenes y a veces no tan jóvenes pero que tienen una actividad física importante.

La mayor parte de fracturas de clavícula no se operan, no son quirúrgicas. La mayoría, por el trazo que tiene tienden a curar sin necesidad de hacer ninguna intervención. Se hace una inmovilización, se pone unas especie de tirantes que echan los hombros hacia atrás y normalmente en un mes el paciente puede hacer una vida normal.

Solo se operan aquellas fracturas que son complejas por el trazo de fractura, porque tengan varios fragmentos o porque estos fragmentos están decisivamente desplazados.

Jorge Lorenzo se subió a la moto 35 horas después de salir del quirófano. Los médicos en el circuito aceptaron que compitiera tras examinarle  ¿cuál era su opinión al respecto?

Cuando acabamos la intervención y hablamos con él le desaconsejamos correr. Como teníamos muy claro que él tenía entre ceja y ceja la idea de correr, le explicamos una serie de gestos que no debía hacer bajo ningún concepto, básicamente, gestos en que tuviera que mover el brazo por encima de la cabeza o por encima de unos 90 grados, que son los movimientos que hacen palanca sobre la clavícula. Le dijimos las precauciones y los signos de alarma por los que él debía retirarse si notaba que algo iba mal.

Creo que lo entendió, integró muy bien los mensajes que le dimos, hizo el examen médico y lo superó con relativa facilidad. Después hizo el warm up, once vueltas, tuvo buenas sensaciones y aguantó bien.

Lo vi por televisión y lo pasé muy mal. Tanto mis compañeros de equipo como yo, cuando vimos que se subía a la moto, estuvimos pendientes de las posturas que hacía, de cómo se movía. Nos inquietaba mucho pero nos dio una lección de fortaleza física y psíquica y de voluntad de superar problemas. Es para felicitarle y sentirse orgullosos de tener un deportista de esta categoría.

¿Cómo se sintió en la carrera?

Nos vimos este lunes en el Hospital General de Cataluña y sorprendentemente la herida estaba perfecta; no había prácticamente signos inflamatorios, la radiografía estaba correcta: la placa, los fragmentos y los tornillos en su sitio y como anécdota, Jorge se quejaba del brazo bueno, el malo no le dolía; le dolía del esfuerzo que había hecho para sujetar la moto con el derecho y no sobrecargar el izquierdo.

Tuvo dolor durante la carrera pero sobre todo porque tenía que cambiar su posición habitual a la hora de cambiar la moto. Le dieron a probar dos motos con el manillar en distinta posición, al final se decidió por una pero eso le obligaba a hacer algunos cambios posturales.

Estas motos tienen dos problemas, uno el propio peso de la moto, la inercia tan brutal que tienen estos chicos a 300 kilómetros por hora, eso implica una sobrecarga muscular brutal; para eso no tiene problema, tienen la masa muscular de cualquier atleta pero tener que cargar más la extremidad sana que la lesionada hizo que esta asimetría le obligara a hacer gestos y tomar posturas incorrectas. Eso le cargó mucho.

¿Qué supondría una nueva caída con una clavícula recién operada?

Cuando hay una caída con un traumatismo con una extremidad que ya está operada y que lleva un clavo, una placa… pueden existir diversos peligros: que se arranque la placa del hueso; estos tornillos van bloqueados a la placa por lo que es muy difícil que se salgan pero puede ocurrir que haga palanca, el hueso se agriete, que la fractura se amplíe y la placa pueda arrancar los tornillos del hueso.

También el hueso se puede romper por fuera de la placa, que la zona de la placa al ser más rígida, transmita esas líneas de tensión a un extremo interno de la placa o externo y la clavícula se rompa por el sitio donde no está la placa; otra posibilidad aunque parezca increíble, es que se doble la placa por la mitad, yo lo he visto. Peligro existe, evidentemente.

(No Ratings Yet)
Cargando…