Inicio / Salud sexual / El cansancio y el estrés merman el deseo sexual masculino

El cansancio y el estrés merman el deseo sexual masculino

Un estudio realizado por tres investigadores europeos pone de manifiesto que estas son las dos principales causas de la pérdida de apetito sexual en los hombres, al tiempo que defiende la recuperación del erotismo en las relaciones de pareja

El cansancio y el estrés merman el deseo sexual masculino
EFE/Esteban Cobo

La investigación, efectuada a partir de entrevistas por internet a 5.255 hombres heterosexuales en países de “marcadas diferencias culturales” como Portugal, Croacia y Noruega, ofrece datos empíricos sobre un campo dominado por mitos, explicó a Efe Ana Alexandra Carvalheira, coordinadora del estudio.

“Estamos llenos de creencias, por ejemplo, que el varón está siempre listo o que tiene más deseo sexual que la mujer; no sé sabe si es así, pero la sociedad así lo cree, a pesar de que no hay estudios científicos suficientes para analizarlo”, indicó la investigadora.

Tras el cansancio y el estrés, los problemas en la relación (parejas poco disponibles, conflictos…) son los factores más comunes entre el 14,4 % de encuestados que admitió falta de deseo sexual durante al menos dos meses en el último año, lo que derivó en situaciones como eyaculación precoz o, sobre todo, incapacidad para mantener la erección.

La década de los 30, la más compleja

Por grupos de edad, los varones entre los 30 y los 39 años son los que más reconocen está disminución del deseo (24,1%), un hecho que, según Carvalheira, también presidenta de la Sociedad Portuguesa de Sexología Clínica, se explica por tratarse de la época en que más acontecimientos estresantes se concentran.

“En ese periodo de la vida es cuando se casan, tienen hijos, se divorcian o cuando realizan una mayor inversión en la carrera profesional”, señaló la investigadora lusa.

En el lado contrario, solo el 10 % de los mayores de 60 reconoció pérdida de interés sexual, seguido del grupo entre los 18 y los 29 años (16,7 %), de 50 a 59 (21,4 %) y de 40 a 49 (21,5 %).

De acuerdo con la investigadora, que realizó el estudio junto al Aleksandar Stulhofer (Universidad de Zagreb) y Bente Træen (Universidad de Olso), la crisis económica puede afectar la vida sexual masculina o encontrar en el sexo “la manera de aliviar el estrés que produce”.

Además, la experta lusa encuentra en la banalización del papel del sexo en la sociedad un aspecto que condiciona muchos de estos factores, como la disminución del deseo en parejas de larga duración, razón también presente en el estudio junto a la masturbación excesiva o el uso de demasiada pornografía.

“El erotismo es lo que moviliza el deseo, es el motor y desaparece con la banalización del sexo. Tenemos que ‘reerotizar’, poner más erotismo en nuestra vida individual y en nuestra relación de pareja”, aconsejó Carvalheira, quien admite que ello requiere un esfuerzo que “no es igual para todo el mundo”.

 

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies